El futbol mexicano, un acogedor asilo de cracks

Un recuento de varios cracks que en el ocaso de sus carreras llegaron al futbol mexicano, unos para dar cátedra y demostrar que la técnica y buen futbol nunca se olvidan, otros que sólo tomaron...
 Un recuento de varios cracks que en el ocaso de sus carreras llegaron al futbol mexicano, unos para dar cátedra y demostrar que la técnica y buen futbol nunca se olvidan, otros que sólo tomaron nuestro balompié como un atractivo asilo.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Grandes figuras mundiales han venido a México en el ocaso de sus carreras
  • Bebeto, Butragueño, Bakero, Guardiola, Zamorano, entre muchos otros

Sin duda, Santiago Solari es el fichaje más llamativo no sólo de Atlante, sino del futbol mexicano en varios años, dada la categoría y palmarés de este zurdo volante que militó en el Atlético de Madrid, en el Real Madrid y en el Inter de Milán, tres de los equipos más grandes del mundo. Pero el “Indiecito”, quien esta Jornada Cuatro visitará al Puebla con los Potros, no es el único jugador de esta envergadura que ha pisado el césped de los estadios en México fuera de una Copa del Mundo o torneo internacional, ya que el historial de cracks que han decidido venir a “jubilarse” a nuestro país es larga y peculiar, unos dejaron parte de su legado aquí o por lo menos, desquitaron con creces la inversión que se hizo en ellos, otros, sin embargo, sólo vinieron a aumentar sus cuentas bancarias. A continuación, un recuento de varios cracks que en el ocaso de sus carreras llegaron al futbol mexicano, unos para dar cátedra y demostrar que la técnica y buen futbol nunca se olvidan, otros que sólo tomaron nuestro balompié como un atractivo asilo. EMILIO BUTRAGUEÑO, MICHEL Y MARTÍN VÁZQUEZ El legendario “Buitre”, compañero de Hugo Sánchez y una de las glorias del Real Madrid de los 80, así como seleccionado y mundialista español durante muchos años, vino a jugar a Celaya para la Temporada 1995-96 en el final de su carrera. Ahí jugó un torneo largo y cuatro cortos, siendo recordado porque con gran participación de su parte, Celaya llegó a la Final de la Temporada 1995-96 ante Necaxa, donde fueron derrotados vía el desempate de gol de visitante. En este equipo y en la misma época de Butragueño, vino otro madridista a jugar, el caso del mediocampista Miguel González Michel, quien también tuvo aporte al equipo en sus dos torneos disputados, el Invierno 96 y Verano 97, otra figura del cuadro Merengue y de la Selección Española. Tiempo después, luego de la partida del cuadro cajetero de Michel, llegó otro ex jugador del Real Madrid, el también mediocampista Martín Vázquez, aunque su paso fue irregular en el único torneo que disputó, el Verano 98. MÁS JUGADORES DEL REAL MADRID Otros elementos del conjunto Merengue que por azares del destino jugaron en México en las últimas décadas, son Bernd Schüster, Iván Zamorano y hasta el argentino Óscar Ruggeri, quien alguna vez vistió de blanco. El alemán Schüster, figura de la Liga Española en los 80, tanto con Barcelona como con el Real Madrid, llegó para concluir su carrera a los Pumas de la UNAM en el Verano 97, pasó sin pena ni gloria por los universitarios, donde sólo disputó nueve partidos. El central Óscar Ruggeri, seleccionado por Argentina, y astro internacional, quien también pasó por los Merengues, vino a disputar dos temporadas largas con las Águilas del América, la 1992-93 y la 1993-94, donde tuvo una actuación discreta, ni siquiera jugó todos los partidos de las dos campañas. En cambio, el chileno Iván Zamorano, el “Bam-Bam”, llegó a las Águilas para el Torneo Verano 2001 y tuvo un buen paso, fue goleador del equipo y colaboró para ganar la Final del Verano 2002 ante Necaxa, donde incluso colaboró con una anotación en la serie para la obtención del título. El andino jugó cuatro torneos cortos con las Águilas, actuó en 63 partidos y anotó 33 goles, para tener un desempeño bastante aceptable. BARCELONA TAMBIÉN HA APORTADO CRACKS Aunque el equipo Merengue lleva mano entre las figuras que jugaron ahí y después vinieron a México, su archirrival, el Barcelona, también ha exportado jugadores de calidad que tuvieron paso en algún equipo de nuestro país. El mediocampista vasco, José Mari Bakero, quien fue figura y parte del Barcelona denominado el “Dream Team”, desembarcó en Veracruz en el Torneo Verano 97, donde fue intermitente aunque jugó todos los partidos de dicho campeonato para después colgar los botines. También, el actual entrenador del Barcelona, Josep Guardiola, uno de los mejores jugadores canteranos en la historia del club, terminó su carrera en Dorados de Sinaloa, donde jugó el Torneo Clausura 2006, el último también para dicho equipo, hasta el momento, en la Primera División Mexicana. DE BEBETO A RENÉ HIGUITA Y HASTA MUNDIALISTAS RUMANOS En Toros Neza, la magia tuvo presencia todos los días, ya que el desaparecido equipo mexicano siempre sorprendió a todos por su actitud desenfadada, por lo tanto, no fue tan raro que para el Torneo Invierno 99 hayan firmado a uno de los mejores jugadores brasileños de todos los tiempos: Bebeto. Sin embargo, el Campeón de Mundo con Brasil en Estados Unidos 94, tuvo un mal desempeño con el equipo de Neza, donde sólo jugó ocho encuentros en su estadía por México para después marcharse a dos paraísos de los cracks en el ocaso de su carrera, Japón y Arabia Saudita. Otro mundialista, pero en este caso argentino, fue Claudio “Piojo” López, quien llegó al América para el Torneo Apertura 2004 y permaneció cuatro campeonatos más, sin embargo, su paso fue marcado por la irregularidad y la apatía. América se ha caracterizado por traer figuras en decadencia, pero hubo una campaña en especial, la del Torneo Verano 97, donde sus fichajes apuntaron a la Europa del Este, y trajo al rumano Illie Dumitrescu, así como a los serbios Davor Jozic y Goran Milojevic, quienes pasaron sin pena ni gloria por México. Atlante no se quedó atrás y también apuntó por un rumano, el zaguero Miodrag Belodedici, quien jugó en el Valencia y en el Valladolid, quien jugó para los Potros cuatro torneos, del Invierno 96 al Verano 98, donde tuvo una participación constante y regular. René Higuita, el vistoso y acróbata portero de la Selección de Colombia, también pisó tierras mexicanas y lució su nutrida melena en los estadios de nuestro país, al jugar en el Veracruz dos torneos, el Invierno 97 y Verano 98, donde fue un buen animador. La lista es larga e inconclusa, cracks vendrán y terminarán aquí sus carreras, otras figuras no están mencionadas aquí, como la “Pantera Negra” Eusebio, que en los 70 fichó con Monterrey, o cuando América se africanizó y trajo a Francoise Omam Biyik, a Kalusha -de Sambia- y hasta a Pagal, miembros de la Selección de Camerún. México es sin duda desde hace muchos años una gran plaza para venir a jugar si un futbolista tuvo un buen cartel, ya que nunca faltan directivos que tratan de cerrar el fichaje del año para llamar o incluso desviar la atención, por ejemplo, cómo olvidar hace apenas unos torneos a Javier Pérez Teuffer, entonces Presidente de Necaxa, que declaró que estaba buscando traer a Romario para que jugara con los Rayos sus últimos encuentros y posteriormente también pretendió al portero francés Fabien Barthez.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×