Ya son 93 años de pasión y sufrimiento en rojo y negro

Si existiera una máquina que transportara a personas del pasado a este presente, seguramente Juan José Cortina no creería en lo que se ha convertido hoy en día el club que fundó el 16 de agosto de...
 Si existiera una máquina que transportara a personas del pasado a este presente, seguramente Juan José Cortina no creería en lo que se ha convertido hoy en día el club que fundó el 16 de agosto de 1916.  (Foto: Juan Téllez)
Zapopan, Jalisco -
  • El 22 de Abril de 1951 Atlas consiguió su primer y único campeonato

Si existiera una máquina que transportara a personas del pasado a este presente, seguramente Juan José "Lico" Cortina no creería en lo que se ha convertido hoy en día el club que fundó el 16 de agosto de 1916. Pasaron 93 años desde el día en que se instauró el equipo atlista y en sus anales hay de todo, momentos muy buenos, otros tantos inolvidables de lo malo que fueron, pero que han servido para moldear a su afición, que ante tanto suplicio se le conoce en todo el territorio mexicano como la Fiel. El comienzo como todo club, fue con la única intención de jugar al futbol entre amigos, poder desarrollar un juego a su propio estilo, lejos del balompié primitivo que se practicaba en la segunda década del siglo pasado. LA FUNDACIÓN Corría 1916 y el futbol en México era sólo una utopía y el buen futbol algo más lejano que el final de las guerras en distintos puntos del país, de aquellos tiempos. Pero en Guadalajara había un grupo de jóvenes recién llegados de Inglaterra que gracias al roce con los de la isla tenían las ganas, la ilusión de jugar al deporte de los goles y las patadas. Cuenta la leyenda: "Nunca había visto jugar futbol en mi tierra, pues estaba recién desempacado de Inglaterra donde había vivido doce años y había adquirido el vicio futbolístico con toda la fuerza... En el punto álgido de nuestra conversación, que nos fue subiendo de entusiasmo, pensamos que sería muy factible organizar un equipo de futbol entre un grupo de amigos", así empieza la descripción del viaje en el libro Historia Oficial del Atlas. Los fundadores que Alfredo García menciona en su reseña, rescatada del Magazine Deportivo Atlas de 1936, son Gabriel Romo, Luis Aguilar, Raúl Romo, Federico Collignon, además de Rafael, Tomás y Ernesto Orendain, otro de los invitados a este proyecto fue Rogelio Castiello. "El Atlas se fundó exclusivamente como club de futbol y en nuestras primeras actuaciones éramos llaneros a toda barba. En ese tiempo el futbol local era muy deficiente, y brusco y los equipos muy mal organizados", continúa el relato. Un dato, el primer Presidente, y cofundador junto con los antes señalados, fue Juan José "Lico" Cortina y todo empezó lejos, muy lejos de lo que hoy es el Atlas Colomos, allá por Tlaquepaque, en un sitio donde los camiones se detenían para subir y bajar pasaje, conocido como el Paradero. Fueron los primeros pasos del Atlas como club y de a poco crecían sus alcances dentro de la sociedad tapatía. COMIENZA AGITADA VIDA SOCIAL Orquestas, vida nocturna, una alberca con fosa para clavados, un pequeño estadio de futbol y todo eso pasaba mientras que el jet set del occidente y de la vida nacional se tomaba fotos con la "A" rojinegra como fondo. En 1930 María Félix fue la reina de los festejos taurinos, en un dejo claro de lo que se estaba convirtiendo el Atlas. Uno de los actos más significativos fue en 1944 con el club Deportivo Atlas Sociedad Cooperativa Limitada, con catorce socios comenzaron los andares de los Zorros como una comunidad más formal. EL CAMPEONATO El futbol mexicano estaba por comenzar la etapa profesional y fue en 1951, bajo la Presidencia de don Jesús González, que el cuadro atlista logró el campeonato, el único que tienen hasta ahora, del 22 de abril de 1951. El equipo Campeón hizo 30 puntos, y tenía un cuadro importante que se basaba en el buen trato del balón y un juego ofensivo. Los Campeones fueron Raúl Córdoba, Jesús Aldrete, Felipe Zetter, Juan Gómez, Luis Ornelas, Guillermo del Valle, Javier  Novelo, Felipe Velázquez, Juan José Novo, José "Chivo" Mercado, "Pajarito" Manzotti, Édwin Cubero, Adalberto "Dumbo" López, Lorenzo "Chale" Carrillo, Fidencio Casillas, todos ellos dirigidos por Eduardo el "Che" Valdatti. El gol, como es conocido, lo hizo Cubero, mediante un tiro de los once pasos, y el portero era el legendario Jaime "Tubo" Gómez, quien falleció hace poco tiempo y hasta sus últimos días de vida alegaba que el penalti del 22 de abril de 1951 no había sido, pero que el árbitro favoreció a los Zorros. LOS DESCENSOS Después de ganar el Campeonato Nacional y el trofeo Campeón de Campeones, el Atlas por diversos motivos perdió la categoría y descendió a la Segunda División, el primer trago amargo fue en 1953, pero al siguiente torneo lograron volver a la élite. Así es la historia de los rojinegros. Han bajado tres veces, pero sólo duraron un año en el infierno, para volver. El segundo descenso fue en 1971, cuando el Atlas era sólo un recuerdo y vivía de ellos, los apodos de la Academia y Los Amigos del Balón eran manchados con el descenso; el último bajón fue en 1978, después de ese año, el Atlas ya acumula 31 años continuos como un protagonista de la Primera División. El sufrimiento de esos tiempos los relata un rojinegro, de 42 años de edad, de nombre Alejandro Contreras. Resignado hasta el tuétano, atlista de toda la vida y con una memoria de videocámara con más de 120 gigas de memoria. "Es que ustedes no les ha tocado sufrir, yo he vivido dos descensos, es horrible irle al Atlas cuando está en Segunda División. No es posible las cosas que celebrábamos nosotros, eso sólo lo puede hacer el Atlas. Búscale bien y te encontrarás con que en los ochentas, el Atlas duró más de diez partidos, sin hacer un gol. En aquellas épocas se podía contratar a refuerzos durante la temporada y trajeron a Héctor Pitarch, no era bueno, pero metió el gol con el que se acabó la mala racha y le apodamos el "Exorcista" Pitarch. Pero lo peor es que lo contamos con un orgullo que nos debería dar vergüenza; sólo nosotros nos reímos de lo que le pasa al glorioso (Atlas)", dijo Alejandro, quien agrega tener más de dos años sin ir al Estadio Jalisco. Este relato lo confirman datos proporcionados por Jesús González Weeks, nieto del que fuera Presidente del Atlas en el año del campeonato. "En la Temporada de 1980-1981 el Atlas tenía 11 partidos sin hacer un solo gol y un jugador argentino Héctor Pitarch (20´ PT) metió gol y le pusieron el "Exorcista", en ese momento mingo de la porra del Atlas se agarró como loco y dio la primera vuelta al Estadio Jalisco con la bandera rojinegra. El partido se jugó el sábado 11 de abril de 1980, en el Estadio Jalisco contra el Tampico Madero". EL RESURGIMIENTO En las postrimerías de los noventa llegó al Atlas Marcelo Alberto Bielsa, un entrenador argentino, al que apodaban el "Loco". Junto con su gente cercana hicieron adecuaciones necesarias a las Fuerzas Básicas rojinegras. Las necesarias para dejar una camada que dio sus frutos, unos años después, cuando el equipo era dirigido por Ricardo Antonio La Volpe. La generación de "oro" de esos momentos era una suma de jugadores que le tenían un profundo respeto al balón y un cariño intenso al juego elegante, efectivo, pero que no dio el fruto anhelado, que era el campeonato. Era un equipo con Erubey Cabuto, Rafael Márquez, Héctor López, Mario Méndez, Juan Pablo Rodríguez, Daniel Osorno, Miguel Zepeda, Hugo Castillo entre otros que dieron su esfuerzo por un futbol alegre, con bases rojinegras y provocó que el medio nacional hablara de los Zorros, como el equipo que mejor jugaba. "Toluca ganó los títulos y Atlas hizo el futbol", el eterno consuelo de esa época. UN EPÍLOGO A lo largo de 93 años la suma de lo bueno y la resta de lo malo crean un balance positivo. La afición rojinegra, pese a los pocos lauros recientes, crece, evoluciona, se renueva. Eso no tiene una explicación lógica para un deporte en el que la gente está con los ganadores y cuando se comparte la ciudad con el cuadro más triunfador del país. Pero el Atlas hoy está de fiesta, cumplió un año más de vida. Después del resumen la respuesta que queda más lógica es que el romanticismo sigue vivo y que eso mantiene respirando y en plenas facultades a este hombre que sigue sosteniendo al mundo, a pesar de tener 93 años de edad.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×