Luis Miguel Salvador: Un gol que marcó historia

A 13 años de distancia, ya sin el añorado uniforme de jugador, el actual Vicepresidente del Monterrey, Luis Miguel Salvador, recuerda el histórico tanto que lo marcó de por vida.
 A 13 años de distancia, ya sin el añorado uniforme de jugador, el actual Vicepresidente del Monterrey, Luis Miguel Salvador, recuerda el histórico tanto que lo marcó de por vida.  (Foto: Jaime Luna)
Monterrey, Nuevo León -
  • Estuvo en la despedida del Claudio Núñez

Es 24 de marzo de 1996 y se juega el Clásico 51 en el repleto Estadio Universitario. Justo en el minuto 25, Luis Miguel Salvador se encuentra de espaldas al marco, gira y dispara con derecha. El balón hace un extraño en su viaje al arco y techa el lance del portero Robert Dante Siboldi. La afición rayada estalla en alegría con el gol que pone el marcador 2-1 a favor de La Pandilla y que enfila al equipo a la Liguilla. La hinchada de Tigres rompe en llanto: el plantel felino acaba de perder el Derbi más doloroso de su historia que lo manda a la Primera División “A”.  A 13 años de distancia, ya sin el añorado uniforme de jugador, el actual Vicepresidente del Monterrey recuerda el histórico tanto que lo marcó de por vida. “Bueno, fue el único gol que metí en un Clásico. Me marcó porque a la gente no se le olvida y estamos hablando que fue hace 13 años y lo sigue recordando, a la mejor por lo que fue, o por el momento que se vivía. “Yo lo disfruté mucho ¿por qué? porque era un gol en los clásicos, era un gol donde el equipo ganaba y manteníamos, en ese momento, el quinto lugar general y estábamos a pocos partidos de entrar a una Liguilla”, describe Salvador. “También lo dije en su momento: había amigos en el otro equipo que desgraciadamente sufrían ese pasito hacia atrás. Son amigos y tú nunca vas a desearle a un amigo que se caiga o que tropiece, pero desgraciadamente así son las circunstancias. Es una profesión, es una carrera, y cada quién tiene que cumplir lo que le corresponde”, apunta. El ex delantero rayado señala que ha tenido que vivir con el fantasma de su anotación. “Lo disfruté mucho y ahorita es un gol que lo tengo tatuado porque a donde vaya me lo recuerdan. Para bien o para mal, la gente se acuerda por cómo se dio, por las circunstancias que había alrededor de ese partido. "El gol en el Clásico lo llevo tatuado" “Yo creo que va a ser un gol que va a quedar en la historia, en la vasta historia que hay en los clásicos, y siempre va a estar ese presente, que estoy consciente que de repente dicen: ese (gol) no fue lo que bajó (a Tigres). “Hubo muchas circunstancias, pero la gente lo tiene identificado así (como el gol que mandó a Tigres al descenso), a la mejor sí fue el último empujón, no fue tanto culpa de ese partido, pero la gente lo ve como otra forma y he sobrevivido con eso y seguiré sobreviviendo”, dice. -Durante el partido, ¿pensaron ustedes que significaba el adiós de Tigres?- “No, no, nosotros íbamos a lo nuestro, en ese momento no estás pensando lo que pueda pasar, estás pensando en ganar el partido. A mí no se me olvida el detalle cuando llegué al vestidor… yo normalmente en los partidos llevaba cuatro o cinco pares de zapatos; a veces eran dos de los famosos intercambiables y tres normales. “Y no se me olvida que les dije a los utileros: a ver, escójanme los zapatos con los que voy a hacer gol hoy, y ¡pum! salió el gol ¿no? Pero nunca entras pensando en qué le vas a provocar al rival. Tú entras a un partido pensando en qué vas a conseguir tú sacando el resultado”. -Que Monterrey no gane desde esa ocasión en torneo regular ¿qué significa ya como directivo?- “Lógico, sí es una situación que nos gustaría acabar, son 13 años que en torneo regular no se ha podido conseguir la victoria en el Estadio Universitario ¿para qué se hacen las rachas? Para romperse y ojalá se pueda terminar ya con esa racha negativa de torneo regular, porque está la Semifinal del 4-1, pero en torneo regular ojalá se pueda terminar con esa racha”. -¿Hoy por qué crees que Monterrey va a ganar el Clásico?- “No es de que yo crea, sería absurdo pensar… es cómo te dicen ¿Piensa ganar el sábado? Claro que pienso ganar, no voy a pensar en perder. Yo siempre he sido muy positivo, muy optimista, y te das cuenta también de tu grupo. “Creo que tenemos un plantel muy completo, tenemos un plantel muy equilibrado, han trabajado bien, no por eso significa que lo vas a ganar, ahora eso hay que trasladarlo al campo de juego, porque ganar un Clásico de palabra, todos lo ganan. “Todo el trabajo, todo el convencimiento, toda la mentalidad, toda la unión, toda la fortaleza que pueda tener el grupo, la tienes que trasladar el sábado durante 90 minutos para conseguir el objetivo”. -Cómo directivo, previo a un Clásico ¿les tienes qué decir algo a los jugadores?- “No, porque ya lo sabes. Si un jugador no lo siente, no tiene que estar en un Clásico. Lo sientes solo, sales a la calle y la gente está con la camisa de los Rayados y te andan diciendo. Vas a otro lado e igual. Se está viviendo la fiesta en la ciudad y no necesitas decirle: ojo, que es un Clásico. “No, güey, el ejemplo que te está dando la afición, de cómo lo vive, es más suficiente para estar motivado. Ahora si vas a estar en los once titulares, estadio lleno, lo que representa para mí afición, hijo, que padre, yo daría lo que fuera por tener la oportunidad de jugarlo. “El otro día tuve la oportunidad de jugar en el juego de despedida de Claudio Núñez y lo disfruté mucho, porque la verdad fue impresionante: 35 mil personas fueron a despedirlo y fue un partido que rompió  muchas expectativas”. -¿Cómo lo sientes ahora?- “Acabo muerto de tensión porque desgraciadamente en esto no tienes forma de canalizarlo. Cuando tú estás jugando, toda la adrenalina, toda la tensión, todo el ambiente o la presión que puede haber. Todo lo que exista, lo canalizas corriendo. “Peleas un balón, peleas otro, y a los 15 minutos liberaste todo, porque lo estás sacando. Como directivo estás sentado y no puedes hacer nada, y si el Clásico es muy duro, o muy apretado, acabas físicamente como si hubieras jugado. “¿Por qué? por toda la tensión que no pudiste canalizar. Se vive diferente, muy diferente, pero también con ese ingrediente de sacar el resultado; lo vives de otra forma, pero con toda la ilusión y convencimiento de sacar la victoria”. -¿Te conviertes en aficionado, o en técnico cuando estás en la tribuna?- “Yo soy muy tranquilo en eso, soy muy frío. Estoy viendo el partido, analizándolo todo, lógico, cualquier jugada brinco y eso, pero no soy de los que está dando instrucciones: muévela, cámbiala, ahora haz esto. No, estoy callado y viendo, así es mi estilo. “Normalmente soy muy frío en eso. Frío de no estar con aspavientos, ni gritos ni nada, lógico, la sangre me hierve, porque no es un secreto, ya me conocen, yo soy así, de sangre caliente, acelerado, de pasión, pero trato de mantener la cordura”. -¿Sabe distinto jugar un Clásico en el “Volcán”?- “La coreografía que hay es impresionante. Todo el estadio, la gente, el ruido. Es muy motivante, no impresionante, motivante, porque miedo, presión, no, eso lo haces a un lado. “Ver a tú poca afición que va ahí, jugándosela, es una razón suficiente para decir: yo acabo igual o peor que ellos. Matándome igual porque ellos están aquí, porque a la mejor son tres mil ante un estadio con 38 mil o 39 mil en contra. Yo aquí estoy  tengo que darles a ellos la satisfacción. -¿Un pronóstico?- “Si jugara a los pronósticos sería millonario, lógico que yo quiero ganar, mi intención es ganar y siempre voy a tener la mentalidad de ganar. No creo que haya alguien que planifique, planee y desee que su equipo pierda. “Yo lo que pienso es en ganar, pero no es lo que yo piense. Hay que estar convencidos, trabajarlo, ser fríos, inteligentes, ser apasionados y vivirlo para sentirlo. “Tenemos un equipo de mucha calidad y eso me hace soñar en grande. Tenemos la materia prima, tenemos todos los elementos para dar un gran partido el sábado y Dios quiera ya romper con el cabalístico 13 y que el equipo siga en ascenso”.   Datos: *Luis Miguel Salvador marcó el gol del triunfo en el Clásico 51 y desde esa edición Monterrey no gana un partido de torneo regular en el Estadio Universitario. *El tanto significó sentenciar el descenso de Tigres a la Primera División “A”. *Salvador es actualmente Vicepresidente del Monterrey.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×