Sabah no se fue por miedo, sino por maltrato

El actual atacante de Monarcas Morelia, Miguel Sabah, afirmó que se fue de Cruz Azul por el constante maltrato que recibió tras sus declaraciones tras del Clásico Joven ante América.
 El actual atacante de Monarcas Morelia, Miguel Sabah, afirmó que se fue de Cruz Azul por el constante maltrato que recibió tras sus declaraciones tras del Clásico Joven ante América.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Miguel Sabah no ha logrado aún proclamarse campeón goleador del futbol mexicano

La perseverancia ha sido la mejor cualidad de Miguel Sabah, quien desde Cancún se mudó a Guadalajara para iniciar su carrera profesional como jugador de futbol. Fue hasta el Verano del 2002 cuando el atacante empezó a tocar la puerta de la titularidad con el Rebaño Sagrado en la época de Oscar Ruggeri, quien se convirtió en el padrino de carrera. Para mala fortuna, Sabah no cuajó en Chivas y decidió cambiar de aire, entonces llegó a Cruz Azul en el 2006 y convirtió a La Noria en su residencia por espacio de tres años, tiempo en el que fue aplaudido y maltratado por la afición y la Directiva de La Máquina, quienes se dejaron influenciar por los medios de comunicación que se empeñaron en destacar aquella declaración de 28 de septiembre del 2008 tras el Clásico Joven ante América, en la que dijo: "Fuimos un desastre, no fuimos el equipo que veníamos siendo, nos asustamos y pasó lo que pasó", frase que, acepta hoy el jugador de Monarcas Morelia, marcó su fin como jugador de Cruz Azul. "Me tocaron etapas difíciles en Cruz Azul pues la afición y la prensa presionaban por un campeonato" "Me tocaron etapas difíciles en Cruz Azul pues la afición y la prensa presionaban por un campeonato y bueno, tal vez en aquel momento no tenía la madurez suficiente para enfrentarlo. "Fue difícil enfrentar lo que vino tras esa declaración, eso influyó mucho para que yo saliera. Pienso que la Directiva y la gente se dejó influenciar por todo lo que dijo la prensa, obviamente se buscó de todas formas hacer un gran problema de eso y se consiguió. A pesar de todo a mí no me importó, yo siempre supe la intención de mis palabras y bueno, al final hicimos una gran Liguilla y llegamos a la Final", comparte Sabah, quien recibirá el día de mañana a sus ex compañeros celestes. Resentido y desilusionado, así dejó Sabah los vestidores del Estadio Azul en el 2008 pues no logró coronarse como máximo romperredes ni ganar un título con La Máquina. "Salí desilusionado del club tras el trato que me dieron después de aquella declaración y la verdad es algo que no me interesa recordar, tampoco me preocupa como me traten cuando voy al Estadio Azul, los números están ahí y me quedo tranquilo pues siempre hice lo mejor de mí". LA PIEDRITA EN EL ZAPATO Monarcas Morelia ha signficado el renacimiento de Sabah, quien acepta que en Cruz Azul lo dio todo y a pesar de ello le quedó una espinita clavada, una piedra en el zapato que desea sacudirse el miércoles en el primer encuentro de la serie de Semifinal ante su ex equipo. El atacante presume mayor madurez y mentalidad ganadora, algo que no pudo conseguir con Cruz Azul. "Nunca se queda uno satisfecho si no se logra el objetivo principal que es ser campeón, creo que realmente por una parte me dolió salir de Cruz Azul pues estaba seguro de que el equipo estaba en ascenso tras las Finales conseguidas y sentía que el título llegaría en cualquier momento, pero en el plano personal, en entrega, en esfuerzo en goles, creo que me fui muy tranquilo. "Necesitaba girar a otro equipo y que bueno que Monarcas me dio la oportunidad de estar aquí, el cambio fue para bien. Representa mucho para mí estar aquí en este momento ya que el torneo pasado quedamos a nada de la Liguilla con un gran equipo con el de hoy, tengo la espinita clavada, la revancha por el partido que nos ganaron hace unas fechas y nos queremos sacar eso a como dé lugar en nuestra casa", dijo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×