Pasó la prueba el Luis 'Pirata' Fuente

La amenaza de veto para la afición de los Tiburones Rojos del Veracruz, hizo que sus seguidores se pusieran a pensar en la gran oportunidad que perderían de hacerse realidad este aviso.
La amenaza de veto para la afición de los Tiburones Rojos del Veracruz, hizo que sus seguidores se pusieran a pensar en la gran oportunidad que perderían de hacerse realidad este aviso.
 La amenaza de veto para la afición de los Tiburones Rojos del Veracruz, hizo que sus seguidores se pusieran a pensar en la gran oportunidad que perderían de hacerse realidad este aviso.  (Foto: Notimex)
Veracruz, Veracruz -
  • Después de recibir la amenaza de veto, el puerto jarocho reforzó la seguridad

La amenaza de veto para la afición de los Tiburones Rojos del Veracruz, hizo que sus seguidores se pusieran a pensar en la gran oportunidad que perderían de hacerse realidad este aviso. Las porras veracruzanas saben que lo más importante para una escuadra es el apoyo y la calidez de su tierra, por ello mismo, en el partido de ida contra los Freseros del Irapuato, correspondiente a las semifinales de la Liga de Ascenso del futbol mexicano, demostraron que el pueblo veracruzano sabe comportarse. De haber surgido otro incidente en el inmueble, el estadio hubiese quedado vetado y sin ninguna oportunidad de que se jugará en él la Final, si Veracruz llegara a pasar. Después del partido contra los Dorados de Sinaloa donde hubo actos vandálicos por parte de las porras, el Estadio Luis "Pirata" Fuente se puso en la mira de las autoridades, quienes rápidamente comenzaron a movilizarse para que no ocurriera lo mismo el pasado miércoles. Implementaron diversas medidas de seguridad en el recinto para que familias, jóvenes o aficionados de cualquier edad pudieran disfrutar a gusto del gran cotejo. El encuentro terminó con una mínima ventaja para la escuadra escuala, lo que dio cierta tranquilidad a su gente; ahora quedan a esperas del partido de vuelta. Algunas de las medidas que se tomaron correspondieron a la revisión exhaustiva de objetos como paraguas, artefactos que contengan pólvora, así como algunos otros que puedan ser arrojados al terreno de juego. Además la seguridad se reforzó con elementos de caballería y policías con perros guardianes. En la historia del futbol mexicano ha habido situaciones similares a las del "Pirata"; durante el Torneo Apertura 2006 de la Primera División, el Estadio Azul recibió una amonestación de veto en un partido entre Cruz Azul y Atlante cuando un aficionado ingresó a la cancha a saludar a los jugadores. Otro caso es el que le paso al Pachuca, equipo del Máximo Cirtuito cuando la Comisión Disciplinaria sancionó con un partido de veto al estadio después de que el público arrojara objetos al terreno de juego en contra del Cuerpo Arbitral, donde salió lesionando el asistente Héctor Delgadillo, en el 2007. Dentro de la Liga de Ascenso, el caso del Nou Camp, casa de los Panzas Verdes del León, sale a relucir, cuando recibieron tres juegos de veto, tras haber revuelta entre seguidores esmeraldas y el mismo plantel. Sin duda existe afición que respeta cualquier reglamento y que acude al estadio para apoyar a su escuadra, sin embargo, hay otros tantos que opacan el espectáculo del futbol y con esos son los que se tiene que lidiar.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×