En el primer tiempo La Máquina arrolla a Rayados

Cruz Azul ha congelado el Estadio Tecnológico, luego que a Rayados le durara muy poco el gusto de estar al frente en el marcador; sólo tres minutos tuvieron de gloria, pues La Máquina los está...
 Cruz Azul ha congelado el Estadio Tecnológico, luego que a Rayados le durara muy poco el gusto de estar al frente en el marcador; sólo tres minutos tuvieron de gloria, pues La Máquina los está arrollando 3-1.  (Foto: Reuters)
Estadio Tecnológico -
  • Sólo pasaron tres minutos de que La Pandilla se fue al frente
  • Cruz Azul dio la vuelta rápidamente

Cruz Azul ha congelado el Estadio Tecnológico, luego que a Rayados le durara muy poco el gusto de estar al frente en el marcador; sólo tres minutos tuvieron de gloria, pues La Máquina los está arrollando 3-1. El amanecer y el trascurrir de las horas de este jueves en Monterrey, no era como cualquier otro día en la ciudad; La Pandilla arrancaría la disputa por el título en punto de las 21:00 horas en el estadio Tecnológico, en los primeros 90 de la Gran Final. Un 10 de diciembre frío, con lluvia gran parte del día y durante el partido entre Rayados y Cruz Azul; aún así, el Tec estaba a su máxima capacidad, ya ni los revendedores tenían boletos disponibles, pues a pesar de sus costos a más del triple del precio normal, las entradas volaron. La afición contenta pero a la vez  tranquila disfrutaba del inicio del encuentro, hasta que de pronto al minuto tres con 13 segundos, dejaron que su alegría se desbordara al 100 por ciento, cuando el líder de goleo, Emanuel Villa, anotaba gol, lamentablemente para él fue en su propia portería y Monterrey era una locura. El conjunto norteño a muy temprana hora sentía el título en su poder. “Vamos, vamos Monterrey, hoy te he venido a alentar; para ser campeón, hoy hay que ganar”, era el cántico en la tribuna con el 1-0 a favor. Sin embargo, el gusto les duró muy poco; Cristian Riveros emparejó las acciones apenas tres minutos después (al 7’), por si fuera poco repitió la dosis al 18’, con lo que el Tec se quedaba enmudecido, aunque sólo por poco tiempo, ya que la hinchada continuó su apoyo. La diferencia es que el cántico ya no hablaba del título, sino de su apoyo incondicional a los albiazules: “No te abandonamos cuando todo está mal”. De nuevo la ilusión regresó al 28’, pero la alegría y el grito de gol se desvanecieron, porque el empate a dos goles sólo quedaba en una alucinación, debido a que el árbitro Jorge Eduardo Gasso lo anuló por falta dentro del área. Y lo que faltaba, el frío y la lluvia no congelaron a los aficionados del Monterrey, pero sí el tercer gol de los capitalinos, esta vez por obra de Villa, quien al minuto 35 borraba su error en el autogol que le regaló al rival. “Rayados pongan huevos, Rayados pongan huevos”, es lo que se escuchó después del 3-1 en contra. 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×