Colotto vive su mejor momento con el Deportivo

La clave para que Diego Daniel Colotto haya conseguido la titularidad con el Deportivo La Coruña fue la paciencia. Es que desde septiembre de 2008 cuando fue contratado por el cuadro gallego, la...
La clave para que Diego Daniel Colotto haya conseguido la titularidad con el Deportivo La Coruña fue la paciencia. Es que desde septiembre de 2008 cuando fue contratado por el cuadro gallego, la situación no fue fácil para el argentino de 28 años.
 La clave para que Diego Daniel Colotto haya conseguido la titularidad con el Deportivo La Coruña fue la paciencia. Es que desde septiembre de 2008 cuando fue contratado por el cuadro gallego, la situación no fue fácil para el argentino de 28 años.
Zapopan, Jalisco -
  • Aseguró que quiere mantenerse en España

La clave para que Diego Daniel Colotto haya conseguido la titularidad con el Deportivo La Coruña fue la paciencia. Es que desde septiembre de 2008 cuando fue contratado por el cuadro gallego, la situación no fue fácil para el argentino de 28 años, quien en México jugó para Tecos y Atlas, pues lo llevaron para ocupar el sitio de Fabricio Coloccinni, un referente del club y tanto la prensa como un sector de la afición querían resultados inmediatos, pero el zaguero no se desesperó en lo absoluto y poco a poco se ganó la confianza de Miguel Ángel Lotina, al grado de que en este torneo es un titular indiscutible en el cuadro de Galicia. “La clave es la paciencia, pues vas llegando y es difícil la adaptación y por ahí eso le faltó a varios compañeros que el año pasado estuvieron acá, pues cayeron en desesperación. Pero viendo los números del equipo que jugó el torneo anterior a éste hay muchos movimientos, están dos volantes jugando ahora y antes no lo hacían y en mi caso también estoy teniendo regularidad, pero la clave era esperar tu momento y cuando te lo dieran no desaprovecharlo”, dice el argentino. En este torneo Diego Daniel se ganó por completo el respeto de la prensa y de las dudas pasaron a los adjetivos de “solvencia defensiva” y otro aspecto que brinda este elemento es “su aporte de goles en la táctica fija”; pero Diego tampoco se la cree y guarda su distancia entre los elogios que recibe en estos momentos. Sobre su presente en España, donde lleva diez partidos consecutivos como titular y donde se ganó un sitio entre los pilares del equipo, Colotto mencionó que pasa por su mejor momento por lo que es militar en una liga como la ibérica. “Comparada con México la Liga de España salvando a los dos o tres equipos de arriba es muy similar, mucha velocidad y fuerza; pero la oportunidad de ir y jugar en el Santiago Bernabeu, o el enfrentarte al Barcelona que viene jugando muy bien, que tiene a los mejores elementos del mundo eso si es una marcada diferencia y me alegra tener la oportunidad de enfrentarme contra los mejores”. Por cierto, recordando lo que fue el partido de hace dos semanas cuando se midieron en casa contra el Barcelona, Diego recapitula lo que significó medirse a un Zlatan Ibrahimovic. “Venía una pelota por alto en el medio campo y los dos brincamos, pero él saltó y tocó la pelota con la punta del zapato. Levantó la pierna y la jaló por encima de mí con una facilidad y elasticidad, que lo bueno fue que lo anticipé y le pude ganar la posición, porque él con su estatura y con lo que levanta la pierna era imposible que se la ganara con un salto normal”, recuerda un emocionado Colotto, sobre su experiencia contra el delantero sueco. En otro tema, cuando Argentina jugaría su pase al Mundial en los últimos dos partidos de la eliminatoria, sonó el nombre de Diego para integrar la nómina de Maradona, pero al final quedó en un intento. “Me llamaron y supe que tendría una oportunidad, pero no se dio en ese momento y ahora queda muy poco tiempo, pero la esperanza y la ilusión ahí está para poder estar con el equipo en el Mundial”, declara el que metió uno de los goles con los que la Selección Argentina ganó el Campeonato Mundial Sub-20 en el 2001. Pero así como la paciencia fue fundamental en su llegada a España, hay otro aspecto vital en la vida de Colotto: su familia. El grupo más cercano de Diego lo nutre y se ve pues de hecho en sus festejos de sus goles todos son con dedicatoria a Camila y también a Franco, quien es español y tiene un año de edad, su esposa Lucy, quien es argentina, lo acompaña a los partidos y lo respaldan y ahora con la titularidad las cosas marchan bien, por eso es que aún no piensan en la vuelta a México, donde tarde o temprano vivirán. “He tenido dos ofertas buenas de México, comparadas casi con lo que es el Deportivo, pero por ahora deseo cumplir mi contrato que aún es de año y medio y después renovar por otros dos, después de eso sí volvería a jugar a México, porque Guadalajara es una ciudad que nos gustó mucho, más ami señora, quien desea vivir en Zapopan”, dice un Colotto.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×