'Juanchis', un verdadero Santo

El torneo pasado Santos Laguna tuvo el honor de ser apadrinado por el pequeño "Ger", ahora el turno es para Juan Pablo De Dios, de nueve años de edad y que nació con parálisis cerebral. "Juanchis"...
El torneo pasado Santos Laguna tuvo el honor de ser apadrinado por el pequeño "Ger", ahora el turno es para Juan Pablo De Dios, de nueve años de edad y que nació con parálisis cerebral. "Juanchis" como le dicen sus padres.
 El torneo pasado Santos Laguna tuvo el honor de ser apadrinado por el pequeño "Ger", ahora el turno es para Juan Pablo De Dios, de nueve años de edad y que nació con parálisis cerebral. "Juanchis" como le dicen sus padres.
Torreón, Coahuila -
  • Este uno más de los ejemplos de vida que existen alrededor del balompié

El torneo pasado Santos Laguna tuvo el honor de ser apadrinado por el pequeño "Ger", ahora el turno es para Juan Pablo De Dios, de nueve años de edad y que nació con parálisis cerebral. "Juanchis" como le dicen sus padres llegó esta mañana a La Laguna y de inmediato se trasladó al estadio para convivir con sus jugadores favoritos y apoyarlos en su debut en el naciente Bicentenario 2010.

"Tuvieron la atención de invitarnos, Santos no es nada más un equipo de futbol, es un movimiento social de muchas otras cosas, siempre están preocupados por atender niños y tener un estadio para gente discapacitada que no es común. Siempre están atentos y de tener buenos detalles, sus jugadores están cercanos a los que lo necesitan y eso habla de un buen equipo, éste es un equipo de 'Santos'". Comentó Francisco De Dios, padre del nuevo padrino.

"Cuando nací me morí, lloramos y sobreviví como un angelito"

Juan Pablo es aficionado a la lucha libre y por supuesto santista de hueso colorado; tan así que se atrevió a vaticinar una goleada de 8 a 0 en favor de su equipo.

"Cuando nací me morí, lloramos y sobreviví como un angelito", dijo "Juanchis" con la inocencia de cualquier niño de su edad. Ahora voy con Hilda, mi terapista para aprender a caminar y mover mis bracitos, también voy con Lety la de lenguaje y tengo clases de natación".

-¿Qué le vas a decir a los jugadores?- Le preguntó su padre a lo que Juan Pablo emocionado respondió: "Mucha suerte, que ganaremos la copa".

Este uno más de los ejemplos de vida que existen alrededor del balompié, ya que en este caso, los jugadores laguneros, encontraron en “Juanchis” un motivo más para salir a dejar el alma en la cancha y darle una gran alegría a este verdadero santo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×