La afición universitaria se solidarizó con Haití

La afición universitaria no echó en saco roto la propuesta de los Pumas y de la Universidad Nacional Autónoma de México para apoyar a los damnificados por el terremoto que cimbró a Haití.
La afición universitaria no echó en saco roto la propuesta de los Pumas y de la Universidad Nacional Autónoma de México para apoyar a los damnificados por el terremoto que cimbró a Haití.
 La afición universitaria no echó en saco roto la propuesta de los Pumas y de la Universidad Nacional Autónoma de México para apoyar a los damnificados por el terremoto que cimbró a Haití.  (Foto: Agustín Cuevas)
Ciudad de México -
  • Favor de actualizar flashplayer

(Video: Andrés Corona)

Recibieron boletos a cambio de víveres

  • El objetivo es juntar 40 toneladas
  • La afición universitaria no echó en saco roto la propuesta de los Pumas y de la Universidad Nacional Autónoma de México para apoyar a los damnificados por el terremoto que cimbró a Haití el pasado 12 de enero y a cambio de víveres recibió boletos para el partido entre felinos y el Atlas. Desde temprana hora los seguidores de los Pumas llegaron a las inmediaciones del Estadio Olímpico con bolsas de frijol, arroz, latas de atún y agua embotellada, ya que a cambio recibiría un boleto para la presentación del conjunto universitario ante los rojinegros. El Coordinador de Servicios a la Comunidad de la UNAM, César Flores, informó que no había un límite de boletos para entregar y que el  objetivo era juntar 40 toneladas de alimentos, mientras que éstos serían entregados al Gobierno del Distrito Federal para que éste a su vez los hiciera llegar a Haití. Por otra parte, esta promoción de los Pumas perjudicó directamente a los revendedores, ya que en las zonas aledañas al estadio se vieron a éstos desesperados por no poder colocar las entradas que tenían en su poder, pues a la gente le salía más barato cambiar los víveres por el acceso. La convocatoria de los Pumas fue bien recibida e incluso a unos minutos de comenzar el partido, todavía había largas filas de aficionados con víveres esperando entrar al inmueble. Como siempre, hubo puntos negros en el arroz, ya que muchos aficionados, sobre todo los que se formaron en las puertas de la cabecera norte, se inconformaron porque la fila avanzaba muy lento y ya llevaban más de dos horas en ella, en cambio en la cabecera sur, la formación avanzaba de manera más veloz.

    Newsletter MT
    Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
    No te pierdas
    ×