Damián Álvarez está apenado por su mala conducta

Después de recibir una suspensión de tres partidos por ser expulsado e insultar a Fabricio Morales y su Cuerpo Arbitral el sábado anterior, un apenado Damián Álvarez expresó su sentir en una...
 Después de recibir una suspensión de tres partidos por ser expulsado e insultar a Fabricio Morales y su Cuerpo Arbitral el sábado anterior, un apenado Damián Álvarez expresó su sentir en una conferencia de prensa un día después de conocer su castigo.  (Foto: Notimex)
Pachuca, Hidalgo -
  • No justifica de ninguna manera su reacción
  • El juicio que más le pesa es el de su hijo Nicolás

Después de recibir una suspensión de tres partidos por ser expulsado e insultar a Fabricio Morales y su Cuerpo Arbitral el sábado anterior, un apenado Damián Álvarez expresó su sentir en una conferencia de prensa un día después de conocer su castigo. Para empezar aceptó la suspensión sin justificar su falta.

"No estoy acá para juzgar ninguna decisión que se ha tomado, simplemente quería hacer un descargo pero sin afán de justificar ni de reprochar nada, mi reacción fue por una falta de conocimiento y de profesionalismo, por no saber que estaba cometiendo una falta y pensar cualquier cosa".

"Pienso que la mala conducta estuvo a la vista y no es justificable más allá de que no conociera el reglamento"

Y a pesar de que no sabía que festejar tapándose la cara con la camiseta es motivo de amonestación, no escuda en esta situación la manera como se dirigió al silbante para reclamar y mejor ofreció disculpas.

"Pienso que la mala conducta estuvo a la vista y no es justificable más allá de que no conociera el reglamento, el árbitro reaccionó bien; simplemente estoy acá para ofrecerle disculpas a mis compañeros a la Directiva y a todo el Club Pachuca, obviamente a la terna arbitral que estuvo involucrada haciendo algo correctamente y yo lo interpreté de mala manera".

En cuanto a lo severo de la sanción, comentó que así la esperaba. "Voy a acatar un castigo que sabía que podía ser así de duro por todo lo que se vio, no puedo esconder los hechos del otro día y tampoco quiero menospreciarlos".

SU HIJO LE PIDIÓ UNA EXPLICACIÓN Al otro día del partido, en la tranquilidad de su casa revivió a detalle todo lo ocurrido en el festejo y el incidente, y fue ahí donde encontró al juez más severo, su hijo Nicolás de 5 años de edad.

"El Domingo me sentí muy mal, recuerdo haber visto las imágenes del partido, en este momento no me siento ejemplo de nada, ni para mi hijo, de hecho, viendo las imágenes me preguntó que porqué decía tantas groserías y que no debería de decirlas, eso me puso muy mal y me obliga a replantearme muchas cosas de esas reacciones". Damián tiene años jugando futbol, está en la madurez de su carrera y es un futbolista experimentado, todas estas razones son las que no le permiten cometer esta clase de errores.

"A esta altura de mi carrera no puedo darme el lujo de hacer estas cosas, espero que a partir de ahora lo entienda de esa manera porque ya no tengo veinte años y esto hace que me vea mal.  A veces uno se lo toma de manera tan personal que no se da cuenta de que primero se perjudica uno y después al equipo".

-¿Qué te queda de experiencia?- "Hay que conocer primero, para después reaccionar, podemos discutir muchas horas de que se le priva al jugador de festejar sus goles, pero si sólo se pueden hacer ciertas cosas hay que hacer caso, cometer esa falta desencadenó todo lo demás".

LO RESPALDAN

En este mal momento, Damián recibió respaldo total de la Directiva y Cuerpo Técnico hidalguense, situación que lo motiva para erradicar aquellas actitudes que lo perjudicaron.

"Me dieron el apoyo necesario, ayer tuve una plática muy buena con Andrés (Fassi), hoy lo hice con Guillermo Rivarola, ellos saben lo que siento en este momento y que a partir de ahora quiero dar un vuelco a ciertas actitudes que para nada se relacionan con un buen futbolista profesional".

LE DUELE LO DEPORTIVO En lo deportivo, también hay consecuencias para Damián, pues realizó una intensa Pretemporada con la finalidad de tener un buen rendimiento desde el inicio del BC2010 y aunque ya no cumplirá esa meta, hay otro aspecto que lo inquieta.

"Tenía rato que no me sentía así dentro de la cancha, jugué 35 minutos y pensaba que estaba mejor que en otros momentos, ese es mi pesar, saber que no voy a estar unos cuantos partidos disfrutando de lo que más me gusta, ojalá que esto no perjudique al equipo, eso es lo que más me preocupa", concluyó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×