Aquel autogol inolvidable de Verón a Bernal

En la historia de los enfrentamientos entre Cruz Azul y Pumas, pocos goles quedarán en la memoria como uno del torneo pasado: el autogol que Darío Verón le anotó al portero Sergio Bernal.
 En la historia de los enfrentamientos entre Cruz Azul y Pumas, pocos goles quedarán en la memoria como uno del torneo pasado: el autogol que Darío Verón le anotó al portero Sergio Bernal.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • "Fue una confusión nada más, no pasa nada"
  • "La hinchada siempre me apoya"

En la historia de los enfrentamientos entre Cruz Azul y Pumas, pocos goles quedarán en la memoria como uno del torneo pasado: el autogol que Darío Verón le anotó al portero Sergio Bernal. Esta diana en propia meta del defensor paraguayo, no sólo abrió la goleada de aquella tarde a favor de La Máquina 0-3 en la casa de los felinos, sino que menguó en lo anímico al entonces equipo Campeón que tuvo una desastroza campaña. La mala fortuna que tuvo Verón en el juego ante La Máquina, Pumas prácticamente la arrastró todo el Torneo de Apertura 2009, el cual terminó con únicamente cuatro victorias en 17 juegos disputados, sin clasificar a la Liguilla y en el penúltimo lugar de la Tabla General, sólo por encima de los Indios de Ciudad Juárez. Era el minuto 42, en un juego cerrado, parejo, que incluso dominaba Pumas territorialmente, cuando Jesús Corona salió a despejar un balón y en tres cuartos de cancha no había un jugador cementero que pudiera quedarse con la pelota, sin embargo, Verón no se habló con Bernal. Darío cabeceó hacia su meta para regresarle el balón al veterano portero, pero la pelota tomó por sorpresa a Bernal quien avanzaba hacia la media luna y lo techó, sin que éste pudiera evitar la caída de su marco, un costoso error de comunicación que le dio la vuelta al mundo. "Yo le bajé el balón pero él salió, fue una confusión, nada más, no pasa nada, soy un jugador experimentado, un profesional que siempre va a trabajar con todo para el bien del equipo, yo soy una persona que trabajo bien y a cualquiera le pasa algo así", explicó Verón sobre dicho autogol. A diferencia de los delanteros, que pueden fallar y volar los balones durante encuentros completos sin que esto sea trágico para un equipo, los zagueros y guardametas viven en campo minado, el menor error les cuesta una anotación, así es la condición de jugar en dichas posiciones. "El defensa y el portero sabemos que si fallamos, ya te meten gol, a veces pasa y uno debe estar tranquilo para trabajar", comentó. Sin embargo, a pesar del error de antología, Verón está tranquilo, porque sabe que se entrega siempre en el campo y es consciente de que es uno de los nuevos ídolos de los aficionados felinos, quienes a pesar de esa lamentable anotación en su propia portería siempre le han reconocido su calidad. "La hinchada puma siempre me apoya en las buenas y en las malas y conmigo siempre van a estar". Los jugadores siempre dicen que el futbol da revanchas y parece que la de Verón ha llegado, ya que tendrá la oportunidad el sábado ante los celestes de demostrar por qué es uno de los mejores zagueros de México al enfrentar a hombres como Emanuel Villa, Campeón de goleo del torneo pasado, o a Christian Giménez, fichaje de lujo de Cruz Azul para esta campaña.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×