Romano visitó a Cabañas en el hospital

Rubén Omar Romano aún recuerda aquel 19 de julio del 2005, el día en que la vida le cambió cuando unos individuos decidieron privarlo de la libertad. El estratega argentino vivió un calvario de 65...
 Rubén Omar Romano aún recuerda aquel 19 de julio del 2005, el día en que la vida le cambió cuando unos individuos decidieron privarlo de la libertad. El estratega argentino vivió un calvario de 65 días que terminó por marcarlo.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • El estratega lamenta que la delincuencia siga proliferando en el país
  • Romano fue víctima de la delincuencia cuando lo secuestraron en el 2005

Rubén Omar Romano aún recuerda aquel 19 de julio del 2005, el día en que la vida le cambió cuando unos individuos decidieron privarlo de la libertad. El estratega argentino vivió un calvario de 65 días que terminó por marcarlo; por ello hoy que la violencia vuelve a brillar con tanta fuerza que deslumbra, lo lamenta con pesar, sobre todo porque Salvador Cabañas era un hombre que conoció bien cuando tuvo la experiencia de dirigir al América.

El timonel que describe a Salvador como "un toro" visitó al paraguayo en el Hospital Ángeles Pedregal, y aunque el delantero no puede recibir visitas, se informó con los familiares sobre la salud del que es su amigo.

"En el Interliga hablamos mucho, de la Selección (de Paraguay), del América, de cuando estuve con ellos, es un jugador y un amigo que realmente duele mucho lo que le pasó y por eso ahora que tuve la oportunidad de venir a México vine a ver a la familia para darle fuerza, aunque no he dejado de orar, oramos todos los días por él".

Romano celebra entonces, las buenas noticias que recibe por parte de la familia de Cabañas y de los jugadores del América con los que tiene contacto, pues el simple hecho de que su amigo "ya se sienta, come y mejora mucho", es una muestra de que está luchando con mucha fuerza.

Lo lamentable para él, es que México no se pueda quitar el yugo que la violencia ejerce, pues siendo un país de tantas oportunidades le parece una tristeza que viva bajo la zozobra de la delincuencia.

"Yo sigo viviendo normal, y doy gracias a Dios que estoy con vida y que puedo superar esto y creo que Chava lo va a superar. No podemos vivir con miedo, y menos te puedes ir de un país que te dio todo por una circunstancia que te tocó a ti y que le pudo pasar a otro; yo creo más en la gente de bien que hay en este país".

"Regresar al Azul es volver a la historia de cuatro años atrás, a recordar a toda esa gente que no se olvida nunca"

Vivir en un país sin violencia y delincuencia se convierte entonces en un deseo ferviente para el argentino, y aunque no es fácil el camino sabe que la "solución la tienen que buscar la gente de arriba para que la ciudadanía pueda caminar con seguridad por la calle; yo creo que algún día podremos hacer eso".

La cabeza de Rubén Omar Romano se enfoca en emitir energía positiva para que el delantero paraguayo se recupere, pero también piensa en los temas deportivos, pues mañana enfrentará a Cruz Azul, un equipo con el que vivió claroscuros.

"Regresar al Azul es volver a la historia de cuatro años atrás, a recordar a toda esa gente que no se olvida nunca, queda marcado, volver a ese estadio es recordar el pasado", recuerda con alegría y un dejo de tristeza que tendrá que dejar a un lado pues tiene que preocuparse por conseguir una victoria con Santos, su actual escuadra.

"Vamos de menos a más, con muchas lesiones inesperadas, pero con un plantel que está muy unido y comprometido", sentenció.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×