Goles son amores: Omar Arellano

Omar Arellano ansía anotar un gol con Chivas en el actual Torneo Bicentenario 2010, para sacudirse la presión que trae, además de que quiere mostrarse para que el técnico rojiblanco, José Luis...
 Omar Arellano ansía anotar un gol con Chivas en el actual Torneo Bicentenario 2010, para sacudirse la presión que trae, además de que quiere mostrarse para que el técnico rojiblanco, José Luis Real, le dé la titularidad.  (Foto: Notimex)
Zapopan, Jalisco -
  • El atacante aseguró que no se encuentra desesperado por no haber anotado en el BC2010

Omar Arellano ansía anotar un gol con Chivas en el actual Torneo Bicentenario 2010, para sacudirse la presión que trae, además de que quiere mostrarse para que el técnico rojiblanco, José Luis Real, le dé la titularidad. El explosivo atacante del Rebaño indicó que un gol le quitaría mucho peso de encima, porque ya lo dice un dicho popular en el mundo del futbol, “goles son amores, no me desespero tampoco, pero si me gustaría marcar”, aclaró. La “Pina” aseguró que mantendrá la misma calma que hasta el momento ha tenido para jugar algunos minutos, pero admitió que al momento de jugar le falta tranquilidad porque hay jugadas en las cuales se atropella él mismo, lo cual habla de una falta de ritmo futbolístico. "No estoy desesperado, no estoy ansioso. Las cosas se van a ir dando poco a poco, de menos a más, entrando de cambio, jugando un partido iniciando como sea, pero hay que ir paso a paso. Es evidente que me falta ese ritmo normal de partido, decidir un poco mejor cada jugada y que te lo van dando únicamente los minutos dentro de un partidos”, enfatizó. El delantero indicó que en el aspecto físico está muy bien, simplemente no trae el ritmo de partido que desearía, “es lo único que me falta porque estoy bien, tranquilo. Hay que llevar las cosas con calma. Si me toca iniciar o no, lo voy a hacer con muchos deseos de salir adelante”. Chivas está mandando en el torneo, hay titulares indiscutibles como Édgar Mejía, así que con el regreso del contención el sacrificado será Omar Arellano, quien lo sabe y está dispuesto a colaborar ahora desde el banquillo, al tiempo que prometió dar todo en los minutos que le toque jugar. “Si me toca jugar 15, 30, 45 o 90 minutos lo voy a hacer bien. Aquí está por encima de todos el equipo. Lo más importante es seguir por esa línea no desesperarme y mantener las cosas con calma. Sé que es difícil la competencia, pero creo que he demostrado que puedo estar ahí y tengo que regresar a lo mismo". sentenció.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×