Rivarola aguanta la presión y se mantiene optimista

Los aficionados hidalguenses están molestos y responsabilizan a Guillermo Rivarola, quien le pone el pecho a las balas.
 Los aficionados hidalguenses están molestos y responsabilizan a Guillermo Rivarola, quien le pone el pecho a las balas.  (Foto: Notimex)
Pachuca, Hidalgo -
  • Está seguro que a partir de este sábado el equipo será otro
  • Dijo que es preferible que la afición lo culpe a él

La tensión por la ausencia de triunfos en cuatro jornadas del BC2010 crece en Pachuca, ni siquiera el empate del miércoles en la Concachampions ha calmado el entorno en el campamento tuzo. Los aficionados hidalguenses están molestos y responsabilizan a Guillermo Rivarola, quien le pone el pecho a las balas. El "Tiburón" aseguró que la situación que atraviesan no le afecta al plantel y manifestó mucha confianza en que este fin de semana el equipo se rencuentre con el buen futbol para regresar a la senda del triunfo. "Estoy consciente de que el responsable total de todo esto soy yo, por eso los jugadores están muy tranquilos, ellos más que nadie quieren revertir la situación como todos nosotros, en lo personal estoy muy tranquilo, tratando de conseguir el resultado que estamos buscando lo más rápido posible, tengo mucha expectativa en que a partir del sábado este equipo va a cambiar notablemente", indicó. Conforme pasan los días y Pachuca no mejora, los aficionados aprovechan cualquier oportunidad para manifestar su descuento. Es ese sentido Rivarola señaló que prefiere que las críticas recaigan sólo en él, porque las sabe manejar sin que lo perjudiquen.   "Yo no estoy presionado, trabajo de la mejor forma para que el equipo consiga buenos resultados. Me gusta que la gente la agarre conmigo y no con los jugadores. Yo aguanto toda la presión, todos los insultos y todo lo que quieran, pero no quiero que se metan con los jugadores, conmigo lo que quieran". NO PIERDE LA CABEZA Obviamente que a Guillermo no le gusta que la gente ponga en tela de juicio su capacidad como entrenador, sin embargo dijo que tiene que ser muy ecuánime ante la adversidad para enderezar el rumbo.   "Uno como cabeza de grupo tiene que estar tranquilo, porque si me vuelvo loco y empiezo a hace cualquier cosa, seguramente los jugadores harán cualquier cosa, creo que es cuando más tranquilo se debe estar para transmitirle esa tranquilidad a los jugadores y que salgan al a cancha sin presión porque toda la tengo yo". NO JUEGAN MAL Contrario a lo que la mayoría de la gente piensa, el estratega argentino considera que su equipo está haciendo bien las cosas, y como ejemplo puso los últimos dos partidos que han disputado. "El equipo está muy bien, el miércoles hizo 60 minutos muy buenos en una cancha mala, con un rival que corta mucho el juego a pesar de las críticas que recibió, y el sábado en Monterrey hicimos 40 minutos del segundo tiempo también muy buenos, eso me da la pauta de que el equipo empezó a mejorar y los jugadores a tomar confianza, por eso tengo la ilusión de que ante Santos despegaremos". -¿Pero los partidos son de 90 minutos?- "Por eso les digo, de no hacer nada y después 60. Significa que estamos mejorando; espero que ahora hagamos 70 u 80 minutos y conseguir el triunfo", finalizó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×