Carlos Calderón, un dolor de cabeza para América

Figura del Guadalajara entre los años 1962 y 1972, Carlos Calderón, también conocido como el "Cuate" por ser gemelo del también ícono de Chivas, Ignacio Calderón; se destacó por sus goles...
 Figura del Guadalajara entre los años 1962 y 1972, Carlos Calderón, también conocido como el "Cuate" por ser gemelo del también ícono de Chivas, Ignacio Calderón; se destacó por sus goles vistiendo la camiseta rojiblanca.
Guadalajara, Jalisco -
  • Recordó el campeonato de la Temporada 1969-1970
  • Ve favorito a Chivas el fin de semana

Figura del Guadalajara entre los años 1962 y 1972, Carlos Calderón, también conocido como el "Cuate" por ser gemelo del también ícono de Chivas, Ignacio Calderón; se destacó por sus goles vistiendo la camiseta rojiblanca, pero también por sus tantos teniendo en frente la playera azulcrema. Comparte con entusiasmo el recuerdo del Clásico de Clásicos de la Temporada 1969-1970, cuando con dos anotaciones suyas, el Guadalajara humilló a las Águilas por 4-1, donde el ariete marcó el primer tanto a los 30 segundos de haber comenzado el partido; siendo uno de los más rápidos en la historia de los Clásicos, si no es que el más rápido. “De este Clásico, una de las cosas que más recuerdo, es que metí el primer gol a los 30 segundos de haber iniciado, es más, ese gol no lo pasaron por la televisión porque estaban en los anuncios, por lo que cuando comenzó la transmisión ya estábamos ganando. “Esa temporada arrollamos, quedamos Campeones de liga, Campeones de copa y por ende, Campeón de Campeones, por lo que ganar ese Clásico no podía faltar”, comentó. Comentó que para ese juego, ocurrido un 23 de octubre de 1969 en el Estadio Azteca, llegaba lastimado y era una duda para arrancar el partido. “Es un partido que espera uno con muchas ansias y si te encuentras lesionado, te alivias, con tal de jugar. A mí me pasó y me fue muy bien, en la semana previa, ya hay muchos reporteros en los entrenamientos, entrevistas, fotos, es como una fiesta para el futbolista. “Yo tenía una lesión en la rodilla izquierda, me tenían que hacer una prueba previa para saber si estaba en condiciones de jugar, claro que me sentía bien, me tuvieron que vendar muy fuerte para que no me doliera tanto, encima del vendaje me ponía una rodillera; en el medio tiempo me tuvieron que cortar el vendaje con tijera, porque ya no sentía la pierna, dejando el medio tiempo para que volviera a irrigar la sangre y antes del segundo tiempo me volvían a vendar de igual manera.”, dijo. En el primer tanto, Valdivia envió un centro al área, la defensiva americanista se quedó completamente parada y Carlos Calderón se elevó y con un fuerte testarazo, que fue picado, venció al portero Ávila. Una de las cosas que más le motivó, además de que sería el mismo clásico, fueron las declaraciones del técnico de las Águilas hizo días antes al encuentro, mencionando saber la fórmula para evitar recibir goles de las Chivas. “Decía que era muy fácil minimizar a la delantera del Guadalajara, nada más evitando que Carlos Calderón cabeceara y que con eso le quitaban el 80% de su potencial al equipo y esto salió en los periódicos antes del partido. Seguramente les llamó la atención cuando al medio minuto metí el primero y a los 43 minutos del primer tiempo metí el segundo, imagínate la regañada que les ha de ver puesto, si lo primero que les dijo y lo primero que no hicieron. “Claro que me motivaron más (las declaraciones), porque si te lo están diciendo desde antes, yo decía vamos a ver si es cierto o no y al final me salí con la mía”, externó. EL CLÁSICO DE CLÁSICOS, PUNTO Y APARTE Al igual que todos los que han tenido la posibilidad de jugar un partido de esta envergadura, Carlos Calderón reconoció que no hay otro juego como éste. “Es algo importantísimo, como aficionado, ver un Clásico de esta categoría es muy bonito, como jugador es lo máximo; yo te podría decir que los partidos más ‘padres’ que se presentan para un jugador es Guadalajara contra América, y Guadalajara contra Atlas. Solamente que contra Atlas es un clásico local, más cerradito y el clásico ante América es de toda la república y hasta el extranjero”. ESTE DOMINGO CHIVAS ES AMPLIO FAVORITO Contento por el andar actual que tiene el chiverío, el ex jugador no dudó en mencionar que son los favoritos, no solamente para ganar este clásico, sino para ganar el título. “Me gusta porque llegan y definen, cuando hay definición son partidos ganados, porque juegan muy bien la pelota desde atrás, tienen muy buenos jugadores, el ‘Chícharo’ (Javier Hernández) está en su momento, en definitiva no hay equipo que nos gane, esa es la verdad. “Los veo muy bien con todos los jugadores jóvenes, eso demuestra que el futbolista mexicano puede jugar en cualquier parte, eso lo deberían de tomar en cuenta todos los equipos, para no traer tanto extranjero que muchas veces ni valen la pena”, dijo. También elogió al delantero sensación del Rebaño Sagrado, Javier Hernández, al que calificó como un jugador muy completo. “Al ‘Chícharo’, desde la primera vez que lo vi jugar, en reservas quizá, dije este muchacho va a ser bueno, es entrón, alto, sabe cabecear muy bien, tira con las dos piernas, me gusta que es muy rápido, su sprint es mucho más rápido que muchos jugadores, por eso se les va a los defensas”, apuntó. NUNCA HIZO TELEVISIÓN NI FOTONOVELAS Algo que muy pocos saben es que Carlos Calderón, al contrario de su hermano, que hizo cine y programas de televisión; nunca aceptó salir en la farándula, pues no le llamó la atención. “Yo no hice cine, Nacho (Ignacio Calderón) fue el que hizo una película, pero lo que más hizo fue fotonovelas, a mí me invitaron pero no acepté. Aunque somos gemelos con mi hermano, somos muy diferentes, a mí no me interesaba nada de eso, a Nacho sí. Yo soy muy tranquilo. “Una vez Nacho hizo un programa en el que se nos anunciaba, pero como a mí no me interesó, él la tuvo que hacer de Nacho y de Carlos Calderón, los dos papeles los hizo”, confesó. LA ACTUALIDAD El mítico delantero ya no juega al futbol ni en las ‘cascaritas’, pues prefirió ya no retar al destino con la lesión de su rodilla izquierda, la misma que lo obligó a retirarse del profesionalismo, pues ya ni siquiera participa en las ‘cascaritas’ con sus amigos. “Ya hace dos años que no juego para nada, ahora mi hobby es la bicicleta de montaña, el porqué pues me molestaba mi rodilla operada; me jaló un amigo para hacer bici y mi rodilla para nada me duele ni me molesta, es un ejercicio excelente”, finalizó. Actualmente, además de estar con su familia, tiene su consultorio dental en su domicilio y también le apasiona la carpintería. Agradecemos mucho a Carlos Calderón por abrirnos las puertas de su hogar, prestarnos sus recuerdos y por ser lector de Medio Tiempo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×