El torneo rojinegro tuvo de todo, pero al final fue fracaso

Como ha sido la constante en los últimos tres años (seis torneos), Atlas fracasó en este Torneo Bicentenario al quedar fuera de la Fiesta Grande, por lo que la Liguilla la tendrán que observar...
Como ha sido la constante en los últimos tres años (seis torneos), Atlas fracasó en este Torneo Bicentenario al quedar fuera de la Fiesta Grande, por lo que la Liguilla la tendrán que observar desde la comodidad de su hogar.
 Como ha sido la constante en los últimos tres años (seis torneos), Atlas fracasó en este Torneo Bicentenario al quedar fuera de la Fiesta Grande, por lo que la Liguilla la tendrán que observar desde la comodidad de su hogar.  (Foto: Notimex)
Guadalajara, Jalisco -
  • Las lesiones mermaron al cuadro rojinegro

Como ha sido la constante en los últimos tres años (seis torneos), Atlas fracasó en este Torneo Bicentenario al quedar fuera de la Fiesta Grande, por lo que la Liguilla la tendrán que observar desde la comodidad de su hogar. Este campeonato significó el debut de Carlos Ischia en el banquillo rojinegro y su primera experiencia en el balompié azteca. El semestre rojinegro tuvo de todo en Colomos, desde bajas del plantel, interminables lesiones, división de vestidor, grillas internas y al final, un equipo 100 por ciento de casa luchando por la Fiesta Grande.   ENERO Todavía no iniciaba el torneo y Eduardo Rergis ya era baja del mismo, luego de sufrir rotura de igamentos de la rodilla izquierda -en el Clásico amistoso ante Chivas- que lo mantendría fuera de toda actividad por los próximos seis meses. Rergis recién se había recuperado de la misma lesión pero de la rodilla derecha y era titular indiscutible para Carlos Ischia, por lo que Jorge Torres Nilo se adueñó del carril izquierdo. Pero Rergis no era el único lesionado de los Zorros, también el refuerzo Rómulo Marques se perdería varias semanas al presentar un desgarre muscular en la parte posterior del muslo izquierdo. Días más tarde Daniel Osorno visitaría el quirófano por un problema de meniscos de la rodilla izquierda que lo marginaría de la primera parte del torneo. Las lesiones no dejaban a los rojinegros,  Andrés Chitiva se perdió el duelo de la fecha dos ante Monterrey por una contractura muscular, una semana después Mario Méndez no viajó a Torreón. En el plano deportivo los Zorros iniciaron con el píe izquierdo el Bicentenario, ya que en la fecha uno cayeron ante Pumas (17 de enero), luego ligaron dos triunfos ante Monterrey (22 de enero) y Santos (31 de enero) que dieron confianza a Carlos Ischia. FEBRERO El segundo mes del año no pudo iniciar mejor para los rojinegros, el día 6 vencieron al América por la mínima diferencia con autogol del Juan Carlos Valenzuela y así ligaron tres triunfos lo que le valieron al plantel atlista ganarse como premio una camioneta Lobo. Pero el buen paso se cortó de tajo en Morelia pues Monarcas (13 de febrero) les propinó un 3-0. Rápidamente los atlistas tuvieron revancha pues se avecinó la jornada doble y a media semana (17 de febrero) golearon a Indios 7-1, donde nuevamente Miguel Zepeda fue la figura al marcar su segundo triplete –el primero había sido ante Monterrey- . Para el 20 de febrero Atlas tuvo otro doloroso revés, ahora a manos de San Luis por 3-1 y donde fue bastante criticado el guardameta Mariano Damián Barbosa; a esta altura del torneo la afición ya pedía su salida de la titularidad. En este cotejo ante los potosinos Zepeda no realizó el viaje  pues presentó fatiga muscular. Atlas fue visitante nuevamente. En la fecha 8 (27 de febrero) enfrentó a la Máquina en el Estadio Azul y volvieron a caer 3-1. Este duelo lo pudo jugar Édgar Pacheco, ya que la Comisión Disciplinaria le perdonó la tarjeta roja que vio en San Luis por supuesto engaño al árbitro y por fin debutó Daniel Osorno luego de su problema de rodilla; sin embargo las lesiones se hicieron presentes nuevamente y en este choque no vieron actividad Gonzalo Vargas y Luis Robles.   De esta manera Atlas terminó mal febrero y 3 derrotas en 4 partidos muchos ponían en duda la continuidad de Carlos Ischia.   MARZO Justo en marzo inició la segunda parte del Torneo Bicentenario. El panorama de los de Colomos no pintaba del todo bien. Recibirían a Toluca (6 de marzo) viviendo un pésimo momento futbolístico,  aunado a la suspensión de Darío Bottinelli y la nueva lesión que sufrió Rómulo Marques que le impedía debutar con el equipo. Zorros y Diablos igualaron a un tanto y los rojinegros desperdiciaron la oportunidad de alejarse más de los Diablos, ya que ambos compartían en el Grupo Uno. El gol de los rojinegros fue obra de Hebert Alférez quien se estrenó en el Jalisco. Pero las malas noticias no terminaban con el cuadro atlista. El 10 de marzo Hugo Ayala se fracturó la clavícula izquierda y se perdió el resto del Bicentenario, así como también sus posibilidades de seguir siendo considerado por Javier Aguirre. Néstor Vidrio fue su sustituto. El 13 de marzo los rojinegros consiguen un importante triunfo en el “Volcán” ante Tigres por la mínima diferencia con gol de Gonzalo Vargas; en dicho duelo no aparece Miguel Zepeda por un problema del tobillo derecho. Pero dicho partido ante Tigres marca al vestidor rojinegro. Y es que ante la lesión de Hugo Ayala todo indicaba que Mario Méndez portaría el gafete de Capitán ante los felinos (por ser el subcapitán), pero al final de cuentas Carlos Ischia se lo da a Fabricio Fuentes y esto provoca una revolución y división en el interior del equipo. Tal parece que la semana polémica por el tema de la capitanía afectó a los Zorros, ya que en la fecha 11 (20 marzo) ante Estudiantes cayeron por la mínima diferencia. Dicho duelo fue el último del torneo para Daniel Osorno ya que en la recta final del mismo se enfocó en recuperarse al 100 por ciento de sus malestares en la rodilla operada. La “Furia” continuaba en un tobogán. En duelo directo de Grupo, Atlas cayó en Querétaro (27 de marzo) ante los Gallos por la mínima diferencia y complicó bastante sus posibilidades de Liguilla. En dicho choque no apareció Andrés Chitiva nuevamente por una contractura muscular. Pero lo peor estaba por llegar en Colomos. Dos días después de caer ante los Gallos, Carlos Ischia decide separar del plantel a Miguel Zepeda, Mario Méndez, Omar Trujillo y Mario Pérez argumentando que no los tendría contemplados para el próximo torneo y no eran jugadores de la institución.    Esta decisión provocó gran malestar en el interior de los rojinegros. Los jóvenes se negaron a entrenar un día y la división entre extranjeros y mexicanos estaba marcadísima. La Directiva salió a la defensa de Ischia y ahí tuvo que terminar todo el problema. ABRIL Abril lo iniciaron los Zorros ya con cuatro bajas de sus futbolistas. Ante Atlante (3 abril) hombres como Jesús Paganoni y Hebert Alférez recibieron su oportunidad ocupando los lugares de Méndez Olague y Miguel Zepeda respectivamente. Al final, rojinegros y Potros igualan 3-3 y las posibilidades de Liguilla en Colomos siguen alejándose. Además, en este duelo ante los atlantistas Jorge Torres Nilo se despidió de la Academia ya que reportaría a la concentración del Tricolor. Ante Atlante salieron lesionados Gerardo Espinoza, Darío Bottinelli, Gonzalo Vargas y Fabricio Fuentes, lo que provocó que en la recta final del Bicentenario Carlos Ischia se la jugara con jóvenes. Los Zorros visitaron Pachuca (10 de abril) y ganaron 2-0 con tantos de Hebet Alférez y con un equipo hecho en casa, ya que Mariano Barbosa perdió la titularidad y la oportunidad apareció para Francisco Canales. En el mismo duelo debutaron los zagueros Guillermo Martín y Hugo Rodríguez, así como también el brasileño Rómulo Marques. Néstor Vicente Vidrio portó el gafete de capitán. El 14 de abril, en la jornada de media semana, los atlistas perdieron prácticamente su calificación al caer 2-0 ante Puebla. Pero tres días más tarde, las cosas cambiaron al ganar el Clásico Tapatío con dos tantos de Alférez Popoca. Este resultado dejó a los Zorros en inmejorable posición, ya que una victoria en la última  fecha ante Jaguares los calificaba automáticamente. Axel Velázquez hizo su aparición en el máximo circuito. Pero el sueño terminó este 24 de abril cuando empataron a uno ante Jaguares. La igualada dejó fuera a los Zorros de la fiesta grande para sumar así seis torneos de ayuno. Los rojinegros disfrutan de su periodo vacacional y será hasta el próximo 1 de junio cuando reporten al inicio de la Pretemporada.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×