Los 20 momentos del deporte mexicano

Internarse en las entrañas del orgullo nacional se convierte en un viaje inolvidable que se logra cuando un intrépido mexicano se proclama como el mejor del mundo en su categoría. Sus hazañas se...
Internarse en las entrañas del orgullo nacional se convierte en un viaje inolvidable que se logra cuando un intrépido mexicano se proclama como el mejor del mundo en su categoría. Sus hazañas se convierten en un logro de todos.
 Internarse en las entrañas del orgullo nacional se convierte en un viaje inolvidable que se logra cuando un intrépido mexicano se proclama como el mejor del mundo en su categoría. Sus hazañas se convierten en un logro de todos.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • El Campeonato del Mundo Sub-17, la Medalla de Oro de Soraya y los triunfos de Lorena Ochoa marcaron el rumbo

Internarse en las entrañas del orgullo nacional se convierte en un viaje inolvidable que se logra cuando un intrépido mexicano se proclama como el mejor del mundo en su categoría. Sus hazañas se convierten en un logro de todos, en la felicidad que embriaga a un pueblo hasta saciarlo. Las batallas ganadas y los momentos de gloria enaltecen el honor de ser mexicano. La bandera se ondea con soltura; las lágrimas se escapan con facilidad; el himno nacional se convierte en una melodía que hipnotiza. Los momentos de triunfos nacionales se reviven con el Bicentenario de la Independencia porque durante el trayecto al presente hubo hombres y mujeres que dejaron una huella para marcar así un nuevo camino. LA PRIMERA MEDALLA DE ORO Era 1900, un 28 de mayo, cuando una Selección Mexicana combinada con el norteamericano William Hyden Wright logró ganar un bronce que significó la primera medalla del país azteca en los Juegos Olímpicos. Manuel Escandón Barrón, Pablo Escandón Barrón y Eustaquio Escandón Barrón fueron los tres mexicanos en pasar a la historia al ganar el tercer sitio en el Polo hípico en París, Francia. CAPILLA, EL HOMBRE QUE CAÍA DEL CIELO Ningún mexicano ha emulado las hazañas que Joaquín Capilla logró en su historia como clavadista. El hombre que desde la plataforma de 10 metros se lanzaba para conjuntar la perfección con la velocidad, es el único que ha logrado colgarse medallas en tres Juegos Olímpicos diferentes. Lo hizo en Londres 1948 al obtener un bronce en la plataforma; en 1952, en los Juegos Olímpicos de Helsinki logró la plata; y en Melbourne 1956, el oro también en plataforma  y el bronce en el trampolín de tres metros. LOS HERMANOS QUE EMBRIAGARON A MÉXICO DE ADRENALINA Ricardo y Pedro Rodríguez se convirtieron en los hermanos que marcaron la pauta en el automovilismo y le enseñaron a México a disfrutar la adrenalina. Ricardo pasó a la historia como el hombre, que conduciendo un Ferrari, fue el piloto más joven en participar en un Gran Premio de Fórmula Uno. Pedro, como el piloto más veloz del mundo, conduciendo el Porsche 917, incluso rompiendo los registros de la Fórmula. EL MEXICANO DEL GRAND SLAM Rafael Osuna se convirtió en el primer tenista mexicano que logró destacar. Su raqueta llevó al país azteca hasta lugares insospechados. Su primer gran logro fue llevar a México a la Final de Copa Davis; pero el más grande de sus éxitos se presentó cuando logró vencer 7-5, 6-4 y 6-2 a Frank Froehling para así ganar el Grand Slam en Estados Unidos. LA LLAMA QUE ENRIQUETA PRENDIÓ México logró mostrar su cara al mundo al organizar los Juegos Olímpicos de 1968. El país azteca era el primer latinoamericano en convencer a los miembros del COI para ser el gran anfitrión. El logró marcó al país, pero el momento que cimbró al mundo fue cuando Enriqueta Basilio se convirtió en la primera mujer en encender el pebetero. Ataviada con un short y playera color blanco, ‘Queta’ fue la encargada de correr el último relevo, subir las escaleras y depositar la llama olímpica en el pebetero del Estadio Olímpico Universitario. EL BALÓN RODÓ EN TIERRA AZTECA Después de organizar los Juegos Olímpicos de 1968, México tuvo el honor de celebrar el Mundial de 1970. Con 56 votos a favor y sólo 32 en contra, el 8 de octubre de 1964 se designó al país azteca como el gran anfitrión. México hizo del Mundial una fiesta y aunque quedó eliminado en los Cuartos de Final, hizo suyo el triunfo obtenido por Brasil en la máxima justa balompédica del orbe. EL DEPORTE BLANCO VUELVE A LUCIR Raúl Ramírez se convirtió en el hombre que con una raqueta en mano volvió a enloquecer a un país. El tenista que jugó 10 años como profesional (1970-1980), logró ganar 60 títulos dobles, incluyendo Wimbledon (1976), Roland Garros (1975 y 1977) y los Masters de Cincinnati (1978), Canadá (1976, 1977 y 1981), Monte Carlo (1979), Paris (1977) y Roma (1974, 1975, 1976 y 1977). Sus logros no han podido ser emulados por ningún otro tenista mexicano.   EL HOMBRE QUE PASÓ DE “INDIO” A HÉROE Hablar de Hugo Sánchez, el futbolista, es hablar de perseverancia y éxito. El mexicano, que en 1981 logró fichar con el Atlético Español, consiguió cambiar los abucheos y gritos de “indio” por aplausos, Hugo consiguió su primer título de goleo en la temporada 84-85 al anotar 19 goles, pero se transformó en un inmortal en la temporada 89-90, pues no sólo obtuvo su quinto Pichichi, sino que empató el récord de Zarra al marcar 38 goles en una temporada. Ése mismo año, Sánchez logró ganar la Bota de Oro, asegurándose un lugar eterno en la historia del Real Madrid. EL ZURDO DE ETCHOHUAQUILA Fernando Valenzuela, postrado en el centro del diamante, se convirtió en el primer beisbolista mexicano en ganar una Serie Mundial. El pitcher zurdo nacido en Etchohuaquila, Municipio de Navojoa, Sonora logró fichar con los Dodgers de los Ángeles. Con ellos, llegó  a la Final en la que se encuentran el Campeón de la Liga Americana y la Nacional. Valenzuela fue el pitcher del tercer juego enfrentando a los Yankees de Nueva York. La serie quedó 4-2 y el nacido en Sonora pasó a la inmortalidad. EL ÁNGEL DE LA INDEPENDENCIA SOPORTÓ LA FIESTA Miles de mexicanos comenzaron a abalanzarse sobre Avenida Reforma para llegar hasta el Ángel de la Independencia. El país entero quería reunirse en un solo lugar para gritar con orgullo que eran mexicanos, pues el Tricolor, en su primera participación en la Copa América (Ecuador 1993), había logrado llegar a la Final. el último resultado fue una derrota frente a Argentina, pero el haber alcanzado la última instancia en la justa sudamericana más importante era motivo de fiesta nacional. EL AZTECA INMORTALIZÓ A UN HOMBRE Julio César Chávez y su brazo izquierdo, con el que metía el gancho al hígado, lograron convocar a 136 mil aficionados en el Estadio Azteca para ver la pelea del mexicano enfrentándose a Greg Haugen. Julio vivía en los cuernos de la luna. En su cuenta sumaba 20 victorias y cero derrotas. Su talento logró hacer vibrar al Coloso de Santa Úrsula y lo enloqueció al quinto asalto, cuando por la vía del KOT derrotó a Haugen. EL PRIMER MEXICANO EN LA NBA El mejor basquetbol del mundo se veía lejos para México, pese a estar tan cerca del país en el que se jugaba: Estados Unidos. Sin embargo, Horacio Llamas logró acercar a los mexicanos al baloncesto de la NBA cuando en 1996 fichó con los Phoenix Suns. Previo a su fichaje, Llamas se formó en el Pima Community College en Tucson, Arizona y en la Division II Grand Canyon University. LOS PEQUEÑOS GIGANTES En 1997 un equipo de 18 niños mexicanos tocaron el cielo. Los pequeños beisbolistas lograron llegar a la Final de la Serie Mundial de las Ligas Menores para enfrentarse a Estados Unidos. El juego se llenó de dramatismo, pues la escuadra azteca iba perdiendo 4 carreras a cero, pero logró levantarse cuando en la tribuna se escuchó el “sí se puede”. Los niños, aferrados a la gloria, le dieron la vuelta a la pizarra para dibujar un 4-5 a su favor... así se coronaron Campeones los pequeños del municipio de Linda Vista, Monterrey. LA MUJER DE ORO Era el tercer y último intento que Soraya Jiménez tenía. La mexicana se dispuso a levantar 127.5 kg para quedarse con la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Sydney. Soraya tomó aire y levantó las pesas para quedarse en cuclillas, logró apoyarse en las rodillas y levantó la barra hasta los hombros; ahí volvió a concentrarse para después levantar los 127.5 kilogramos. Jiménez lo logró para convertirse en la primera mujer mexicana en obtener una presea dorada en los Juegos Olímpicos, Soraya fue la primera que hizo vibrar a una nación escuchando el himno nacional mexicano. SAÚL, EL MULTIMEDALLISTA Saúl Mendoza demostró que no se necesitan dos piernas para alcanzar el éxito. El atleta paralímpico se convirtió en un multimedallista internacional, poseedor el récord del mundo en la prueba de cinco mil metros con un tiempo de 10:01:47 logrado en Atlanta, Estados Unidos. Sin embargo, el hombre que en la silla de ruedas movió a una nación obtuvo uno de sus mejores éxitos en Sydney 2000, cuando en la prueba de los mil 500 metros impuso un tiempo récord de 03:06.75. LA GACELA DE SONORA Ana Guevara se convirtió en un símbolo del país al lograr destacar en la pista de tartán. La originaria de Nogales, Sonora, logró conquistar en el 2002 la Golden League al registrar un tiempo de 48.89 segundos en los 400 metros, convirtiéndose así en la octava mujer en correr por debajo de los 49 segundos. Después de obtener el título mundial, Guevara cerró la temporada el 14 de septiembre en la Gala de la IAAF, celebrada en Mónaco, donde se impuso con tiempo de 49.34 segundos para encadenar su segunda temporada invicta con 27 triunfos consecutivos. LOS CAMPEONES DEL MUNDO “2 de octubre no se olvida”. comenzó a gritarse en las calles de México cuando la Selección Sub-17 regresó a su país. Un grupo de niños dirigidos por Jesús Ramírez había logrado en una cancha de futbol lo que una nación jamás imaginó: vencer a Brasil por un marcador de 3-0 y levantar la Copa que los proclamó como Campeones del Mundo. El equipo en su regreso a casa enloqueció a la capital.  Millones de mexicanos salieron a las calles para ovacionar a los niños que se convirtieron en inmortales. MÁRQUEZ, EL MARQUÉS DEL BARCELONA Rafael Márquez comenzó a vivir en Europa el sueño de un pueblo. El zaguero emigró al futbol francés para militar con el Mónaco. Ahí comenzó una conquista. Con el equipo galo, fue nombrado como el mejor defensa de la Liga, y eso le valió ser fichado por el Barcelona. Rafa comenzó una lucha consigo mismo para trascender. La batalla terminó ganándola, pues con los blaugranas obtuvo dos Champions League, transformándose en el único futbolista mexicano en conseguirlo hasta el momento. Con el Barca, obtuvo cuatro títulos de Liga (2005, 2006, 2009 y 2010), tres Supercopas de España (2005, 2006 y 2009), dos Ligas de Campeones de la UEFA (2006 y 2009), la Copa del Rey (2009), la Supercopa de Europa (2009) y el Mundial de Clubes (2009). EL REY DE SUDÁMERICA El plantel que se autonombró como el “equipo de México” logró alcanzar el máximo trofeo sudamericano que un club mexicano ha podido obtener. Los Tuzos del Pachuca vencieron con un marcador global de 3-2 a Colo-Colo de Chile para alzarse con el título de la Copa Sudamericana. Gabriel Caballero y Christian Giménez fueron los hombres que en el segundo partido le dieron el triunfo a los hidalguenses, así Pachuca fue el primer equipo mexicano en ganar uno de los dos torneos de mayor importancia continental a nivel de clubes. LA PRECISIÓN MEXICANA Lorena Ochoa le mostró a México que el deporte va más allá del futbol. La golfista mexicana se consagró como la número uno durante cuatro años. La tapatía fue la primera y única golfista mexicana en obtener la distinción.  Durante su carrera se adjudicó 27 victorias de la LPGA, mismas que le arrojaron 14 millones 862 mil 664 dólares de ganancias. La épica inspira, la historia inmortaliza y, en época de héroes y festejos, de gloria e independencia, el futuro invita a escribir nuevas páginas de oro para el deporte mexicano.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×