El Estadio Azteca entre 'luces, cámara y acción'

Imaginarse tocando un balón con la magia que sólo los grandes tienen es un sueño recurrente entre aquellos que aman el balompié, que lo viven añorando momentos de gloria.
Imaginarse tocando un balón con la magia que sólo los grandes tienen es un sueño recurrente entre aquellos que aman el balompié, que lo viven añorando momentos de gloria.
 Imaginarse tocando un balón con la magia que sólo los grandes tienen es un sueño recurrente entre aquellos que aman el balompié, que lo viven añorando momentos de gloria.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • El Coloso de Santa Úrsula fue el escenario elegido para el final de la película “El sueño de Iván”

Imaginarse tocando un balón con la magia que sólo los grandes tienen es un sueño recurrente entre aquellos que aman el balompié, que lo viven añorando momentos de gloria.

Son pocos los privilegiados que con las manos firmes levantan la Copa en estadios míticos, en aquellos lugares que tienen el poder de volver en leyendas a los que pisaron el césped siendo mortales.

El Estadio Azteca tiene esa magia, por eso cuando Roberto Santiago comenzó a rodar su segunda película de futbol, no pensó en otro sitio para el final de su largometraje.

El Coloso de Santa Úrsula fungió como una de las locaciones en donde Santiago rodó la historia llamada “El sueño de Iván”, una película que cuenta la vida de un pequeño que a sus 11 años cumple el sueño de jugar un partido contra una Selección Mundial de estrellas para ayudar a las víctimas de un terrible terremoto ocurrido en África.

La película que tiene la presencia de los actores mexicanos como Demián Bichir y Ana Claudia Talancón, comenzó a rodarse en Alicante, España para terminar su ciclo en la Ciudad de México.

"En México se vive el futbol con una pasión, locura y sabiduría que no he visto en casi ningún lugar"

“En México se vive el futbol con una pasión, locura y sabiduría que no he visto en casi ningún lugar. Además, el Azteca es el único estadio donde se han jugado dos Finales de un Mundial".

"Aquí, se coronó Campeón el Brasil de Pelé, Rivelino y Tostao en 1970. Más tarde, un chaval de 25 años llamado Diego Armando Maradona cruzó el campo regateando ingleses para marcar el mejor gol de la historia”, señaló Roberto Santiago para el diario español "Marca".

Con “El sueño de Iván”, Santiago habrá dado vida a dos largometrajes futboleros, el primero de ellos fue “El pénalti más largo del mundo”, una película basada en el libro del argentino Osvaldo Soriano.

“El mundo del futbol está lleno de historias emocionantes. Creo que es algo más que un juego. Se trata de un espectáculo que reúne todos los ingredientes para hacer una buena película: tensión, suspenso, drama, héroes...”, señaló al rotativo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×