Santos vs. la leyenda de 'La Doña'

Durante 24 años dedicados a trabajar para el Club Santos Laguna, el utilero Raymundo Ramírez ha vivido y visto muchas cosas que nunca olvidará, pero sin duda alguna, hay una anécdota que lo dejó...
 Durante 24 años dedicados a trabajar para el Club Santos Laguna, el utilero Raymundo Ramírez ha vivido y visto muchas cosas que nunca olvidará, pero sin duda alguna, hay una anécdota que lo dejó marcado de por vida.  (Foto: Notimex)
Torreón, Coahuila -
  • Las apariciones retrasaron el trabajo de los utileros

Durante 24 años dedicados a trabajar para el Club Santos Laguna, el utilero Raymundo Ramírez ha vivido y visto muchas cosas que nunca olvidará, pero sin duda alguna, hay una anécdota que lo dejó marcado de por vida. Ray y su compañero Juan Lara, tuvieron un encuentro cercano con un ser del más allá, se enfrentaron con el fantasma de “La Doña”, con quien se vieron obligados a convivir durante un par de semanas. “Nos pasó en una Pretemporada, fuimos a Manzanillo con Daniel Guzmán. Cuando estamos en Pretemporada iniciamos las labores a las 5:30 de la mañana porque los entrenamientos son a las 7:00 y resulta que, mientras mi compañero Juan preparaba las cosas para llevarse al entrenamiento, yo me brincaba una barda para llegar a la camioneta y encenderla, cuando la estaba calentando vi a una persona que pasó flotando con una toalla blanca en la cabeza, iba cantando algo pero se perdió en la oscuridad de la noche”, explicó el utilero al mismo tiempo que se le enchinaba la piel por recordar la historia. “En un principio no le hice caso, pero al día siguiente volví a verlo pero en otra dirección y ya le pregunté a mi compañero Juan, ¿Viste a esa persona?, me respondió que sí, se nos hizo raro porque en la madrugada nadie va a la playa, nos asustó mucho pero continuamos con nuestro trabajo”. La curiosidad animada por el miedo lo llevó a investigar quién era, por lo que preguntaron a empleados del hotel de concentración, y para su sorpresa, se enteraron que habían tenido un encuentro con el fantasma de “La Doña”, al cual muchos empleados conocían bien y estaban acostumbrados a toparse con ella. “Más tarde preguntamos en el hotel y resulta que no era un aparecido, era una aparecida, nos dijeron que era una antigua dueña del hotel a la que los botones y las recamareras le llaman “La Doña”. Las cosas cambiaron a partir de ese momento, a tal grado que optó por iniciar sus labores más tarde, aunque eso no evitó que, tanto él como su compañero siguieran viendo el espectro de esta mujer que andaba por toda el área: “A partir de ese día ya no salimos tan temprano y salíamos con una lámpara pero si nos la volvimos a encontrar casi todos los días, afortunadamente nunca se nos acercó y nos dejó hacer nuestro trabajo, aunque la verdad nos tenía bien asustados”. “Era una mujer ya mayor, siempre andaba con una toalla en la cabeza y se veía muy rara, parecía que flotaba, era de aspecto muy tétrico”, relató Ray.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×