Tigres–Monarcas... El Ajedrez

¿Cómo puede un equipo perder un partido llegando más veces que el rival, terminando la mayoría de sus jugadas y recibiendo contado peligro en su área?
 ¿Cómo puede un equipo perder un partido llegando más veces que el rival, terminando la mayoría de sus jugadas y recibiendo contado peligro en su área?
  • Vuelve a fallar Tigres en la última línea
  • Monarcas hace lo mínimo pero se lleva el partido

¿Cómo puede un equipo perder un partido llegando más veces que el rival, terminando la mayoría de sus jugadas y recibiendo contado peligro en su área?

Esa pregunta quizá rondó la mente de muchos aficionados al salir del Estadio Universitario, viendo a Tigres ser mejor en la cancha y disparar constantemente al arco contrario, pero inexplicablemente siendo limitado para definir el encuentro.

El duelo de este sábado en el Volcán es uno de esos ejemplos extraños donde un equipo hace todo para aspirar al triunfo y poco para perderlo, pero carece de serenidad para liquidar, y para colmo se va derrotado en una jugada aislada, bien ejecutada por el rival.

Ya en análisis anteriores se ha ponderado la dependencia de Tigres a que sus delanteros culminen la obra que representa el sistema Ferretti, y este sábado quedó demostrado nuevamente.

Tigres ya es sólido en posesión de pelota y en vocación defensiva, pero no tiene el peso de un ataque que le resuelva la misión.

La propuesta de Tomás Boy y 'Tuca' fue similar en la formación, aunque muy distinta en los conceptos. Fue un duelo de mentalidades, donde el visitante fue más fuerte.

Monarcas le aplicó a Tigres un juego efectivo en grado máximo, teniendo menos el balón, generando menos oportunidades y aplicando menores conceptos para el triunfo, pero con eso le bastó para llevarse una victoria con el corazón, mostrando el orgullo de un plantel herido en su amor propio.

Los felinos presentaron un sistema de juego cada vez más adaptado, construyendo desde su propia meta, y mejorando considerablemente respecto a torneos anteriores, aunque sin puntería. La cancha –muy al estilo del Tuca- se vio abierta de lado a lado, con buena circulación de pelota, cada vez con mejores enroques defensivos, y un conocimiento pleno de lo que se intenta hacer.

Falló la línea final, donde todo lo anterior bastó de poco para matar al adversario. Y no es demeritar la fórmula para la escuadra michoacana, que fue muy intensa en todas sus líneas, sino simplemente detallar cómo ganó un partido que en circunstancias normales debió perder.

Monarcas le apostó menos a lo ensayado, y pareció improvisar una actuación para liberar a sus jugadores. Ejemplo claro de esto fue que el equipo atacó siempre de una forma diferente, como encontrándose lo que el rival le dejaba en el camino.

El cuadro de Boy se olvidó de construir desde su zaga, y en la mayoría de las ocasiones salió desde con despejes desde su meta de Vilar, que tuvieron poco efecto para abastecer a su ofensiva.

El tiempo de posesión fue ampliamente mayor para el conjunto universitario, que ligó cadenas de hasta 15 toques sin que Morelia retuviera más de tres la mayoría de las ocasiones.

Por muchos lapsos, la batalla fue una réplica de la complicación que tuvieron los Tigres en el duelo ante Jaguares. La diferencia es que esta vez Ricardo Ferretti sí se vio obligado a arriesgar al verse abajo en el marcador sacando gente del fondo para sumar arriba, aunque en sus decisiones terminó por entregar lo que se hacía en el campo.

El trámite del encuentro, con todo y el golazo de Dorame, permitió recordar que muchos partidos del ajedrez táctico se ganan sólo con mayor concentración. El jaque mate en el futbol también vale cuando el rival no sabe terminar su maniobra final.

Tigres:

Cambios:

1 Minuto 75 Sale Antonio Sancho, entra Alan Pulido. El canterano se fue como segundo delantero por la izquierda, botándose más a recibir el esférico tratando de habilitar más a Torres Nilo y Damián Álvarez.

2 Minuto 75 Sale Francisco Acuña, entra David Toledo. Toledo se tiró igualmente a la banda derecha, para retrasar a Lobos como enganche, iniciando las jugadas como segundo contención.

3 Minuto 81 Sale Israel Jiménez, entra Alberto Acosta. Cambio que de primera instancia pareciera hombre por hombre al ponerse Acosta en la lateral derecha, pero con la diferencia que tuvo una mayor tendencia a jugar adelantado en la zona de los volantes. Tigres cerró el encuentro sólo con tres defensores para marcar a un solitario Miguel Sabah.

Monarcas:

Cambios:

1 Minuto 64 Sale Luis Gabriel Rey, entra Aldo Leao Ramírez. El relevo colombiano se tiró más como volante, jugando detrás de Elías Hernández, quien se tiró a la punta derecha en cada desdoble.

2 Minuto 76 Sale Ismael Pineda, entra Rafael Márquez. Cambio obligado ante la lesión de Pineda, que invitó a Tomás Boy a mandar a Márquez como volante derecho, y Aldo Leao recorrerse como segundo contención. Aquí Morelia provocó los momentos de mayor desconcierto para Tigres.

3 Minuto 83 Sale Elías Hernández, entra Luis Miguel Noriega. El ex poblano Noriega se fue como contención fijo junto al ‘Jimmy’ Lozano, Aldo Leao se reafirmó como tercer contención, y Sabah se quedó como el único delantero michoacano.

El Rey: Jaime Lozano. Fue el más inteligente de la cancha. No es un contención natural, pero sus limitantes para la recuperación las suplió con un gran posicionamiento en el campo, tomando muy buenas decisiones al desdoblar. Si Lobos y Acuña fueron a menos en el juego, fue en gran parte gracias al talento del ex felino.

La Captura: No hubo. Morelia jugó al filo de la lógica. Dejó libertades a Tigres y lo contuvo defensivamente, pero jamás lo dominó tácticamente. Si acaso para resaltar la buena decisión de Boy de poner al final a Luis Noriega como quinto volante, enredando más el traslado de los regios.

El Peón: Itamar Batista. Sin una marca para presumir, el brasileño se fue perdiendo en el duelo, sin creatividad ni peso para marcar diferencia. Cuando la tribuna empezó a abuchearlo careció de temperamento para seguir intentando. El moreliano Dorame también brindó un juego para cuestionar, aunque el golazo le salvó la noche.

El Jaque Mate: Sólo el gol de Francisco Dorame. Morelia hizo un partido práctico, y encontró el tanto en una jugada aislada, bien aprovechada ante el error de Israel Jiménez en la marca.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×