Los Potros, del cielo al infierno

Atlante se mudó a Cancún para el Torneo Apertura 2007 y todo fue bonanza para el conjunto azulgrana, pues dicha plaza le generó grandes beneficios económicos a su llegada y además, justo en ese...
Atlante se mudó a Cancún para el Torneo Apertura 2007 y todo fue bonanza para el conjunto azulgrana, pues dicha plaza le generó grandes beneficios económicos a su llegada y además, justo en ese campeonato se alzaron con el título.
 Atlante se mudó a Cancún para el Torneo Apertura 2007 y todo fue bonanza para el conjunto azulgrana, pues dicha plaza le generó grandes beneficios económicos a su llegada y además, justo en ese campeonato se alzaron con el título.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • En seis torneos vino la debacle azulgrana
  • Ahora ocupan el lugar 15 de 18 en la porcentual

Atlante se mudó a Cancún para el Torneo Apertura 2007 y todo fue bonanza para el conjunto azulgrana, pues dicha plaza le generó grandes beneficios económicos a su llegada y además, justo en ese campeonato se alzaron con el título en el futbol mexicano al vencer a Pumas en la Final.

En ese torneo los Potros eran dirigidos por José Guadalupe Cruz, quien logró conformar un buen conjunto, que jugaba al toque y era del agrado de la afición, con una amalgama de elementos experimentados y muchos jóvenes, entre los que destacaron Federico Vilar, Mustafá, Gabriel Pereyra, Christian “Hobbit” Bermúdez, Alain Nkong y Giancarlo Maldonado como base del plantel.

Pero poco a poco el equipo se desinfló. Para la siguiente campaña, el Clausura 2008, salió Nkong, quien había anotado goles valiosos el torneo pasado, además, no calificaron a la Liguilla, apenas si consiguieron tres victorias en 17 fechas, los Potros se enfermaron de "campeonitis".

Pero esto fue pasajero, pues para el Apertura 2008, los Potros volvieron a las bases, con prácticamente el mismo equipo que se coronó, con el mismo técnico y el regreso de Luis Gabriel Rey, regresaron a la Liguilla, aunque cayeron en Semifinales ante Cruz Azul.

Todo indicaba que este Atlante podría ser un equipo de época, pero comenzaron los problemas de vestidor y la salida de algunos jugadores fundamentales que generaron ganancias al club, como fue la venta al Pachuca del zaguero Javier Muñoz Mustafá para el Clausura 2009, donde los azulgranas tampoco fueron a la Liguilla y apenas sacaron tres victorias.

Para el Apertura 2009, las cosas siguieron en la misma tónica, un distanciamiento entre José Guadalupe Cruz y varios jugadores, como Gabriel Pereyra, quien no era considerado titular por el Profe, mientras que Giancarlo Maldonado siguió inmerso en una sequía goleadora, casi sin producir, lo que generó otro campeonato más sin Fiesta Grande y la Directiva tampoco hizo grandes cosas para cambiar la situación.

Los focos rojos comenzaron a encenderse, sobre todo por la baja cantidad de puntos lograda en los últimos torneos, lo que generó que Atlante perdiera terreno en la tabla porcentual, comenzó una caída libre que nadie pudo detener; al interior del equipo siguieron los problemas de vestidor, llegó un ex astro internaciona, Santiago Solari, el argentino que jugó en el Real Madrid y en el Inter de Milán, pero ya en calidad de veterano.

Regresó José Joel el "Chícharo" González quien había jugado con Necaxa; Giancarlo Maldonado se fue a España con el Mallorca, Luis Gabriel Rey fue vendido a Morelia, pero el conjunto azulgrana no levantó, otra vez tampoco pudo calificar a la Liguilla y la crisis de Atlante se agudizó.

Entonces llegó el Torneo Bicentenario 2010, la Directiva mantuvo a José Guadalupe Cruz, técnico que los había hecho campeones con pocos recursos, dejaron ir a Gabriel Pereyra a Puebla, quien estaba peleado con el entrenador, pero la crisis se mantuvo; el "Profe" había pedido apuntalar la defensa, además, él nunca pidió a un jugador como Solari, a quien a veces alineaba y a veces no, lo que generó ruptura en la plantilla. Giancarlo Maldonado regresó tras fracasar en España y el Mallorca no hizo válida la opción de compra, pero a su regreso tampoco pudo despertar de su letargo goleador.

Fue otra mala campaña de sólo cuatro triunfos, sin Liguilla, con el vestidor roto, lo que precipitó que al final de la misma, José Guadalupe Cruz, a pesar de tener todavía contrato, negociara con la Directiva su salida, su ciclo se había cumplido, después de llevar a las nubes a los Potros, los dejó con problemas de descenso. Si acaso, lo único rescatable de Atlante fue el descubrimiento de Johan Fano, delantero peruano que logró el título de goleo de este torneo al lado de Hérculez Gómez de Puebla y Javier Hernández de las Chivas, con 10 dianas cada uno.

Para el actual torneo, Apertura 2010, la Directiva atlantista apostó por poner al timón una dupla, René Isidoro y Mario García, además de la salida del Profe Cruz, otro ciclo se cumplió: Federico Vilar, el eterno Capitán azulgrana, fue vendido a Morelia, en su lugar llegó Moisés Muñoz; Giancarlo se fue a Chivas USA y tras jugar pocas fechas, Santiago Solari se fue al Peñarol.

Llegaron otras incorporaciones sudamericanas como Líder Éder Mármol, Mathías Cardaccio, Nicolás Torres y algunas nacionales como Luis Ángel Landín y Ulises Mendívil, pero no terminaron por acoplarse, los resultados negativos persistieron y la salida de René Isidoro se precipitó, fue cesado en la Jornada 7.

Llegó Eduardo Bacas, técnico del Atlante UTN, para hacer mancuerna con Mario García, pero tampoco lograron levantar al equipo, actualmente suman cuatro victorias y ocupan el puesto 15 de 18 en la tabla porcentual, sólo arriba de Atlas, Querétaro y Necaxa.

Atlante tendrá un torneo más de sufrimiento, donde deberán ser regulares, sobre todo en casa o una mala racha acabaría por hundirlos, así que la próxima campaña será de mucho dolor y sufrimiento para los azulgranas si es que no son capaces de reponerse.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×