El 'Avioncito' se despidió con cuatro vuelos

El tiempo pareció abrió un túnel al pasado en la cancha del Tec, en donde el más grande goleador en la historia del Monterrey, Bahía, dijo adiós este lunes con la misma la costumbre que lo hizo...
 El tiempo pareció abrió un túnel al pasado en la cancha del Tec, en donde el más grande goleador en la historia del Monterrey, Bahía, dijo adiós este lunes con la misma la costumbre que lo hizo ídolo de los Rayados: metiendo goles.  (Foto: Óscar Adrián Velázquez)
Monterrey, Nuevo León -
  • Brilla Bahía en su tarde de homenaje
  • Congrega el Tec a ex figuras del Monterrey

El tiempo pareció abrió un túnel al pasado en la cancha del Tec, en donde el más grande goleador en la historia del Monterrey, Bahía, dijo adiós este lunes con la misma la costumbre que lo hizo ídolo de los Rayados: metiendo goles.

El brasileño Mario de Mota Souza ‘Bahía’, casi 20 años después de haber vestido por última vez la playera del equipo, recibió el homenaje a su trayectoria en la Sultana del Norte, y lo hizo con cuatro goles frente a un combinado de ex figuras, ante cerca de 8 mil aficionados que lo aclamaron por última vez.

Con los brazos en alto y faltando dos minutos para el final del partido, el legendario “Avioncito” dejó el campo para reintegrarse a su papel histórico, entre la ovación del estadio, que se le entregó de pie.

El choque amistoso ofreció a muchas caras conocidas en un momento desconocido, dado el paso del tiempo, pero eso no fue obstáculo para que volvieran a emocionar a la afición.

El homenajeado se vio rodeado por la camada que logró el primer título de liga de los Rayados en 1986, junto a algunos elementos de la década actual.

Missael Espinoza, Héctor Becerra, Guillermo Muñoz, ‘Jalapa' Ortega, Rito Luna, Tirzo Carpizo, y ‘La Moca’ González formaron junto al delantero, además de elementos como Marcelino Bernal, ‘Careca’, y Pablo Rotchen.

Enfrente estuvo un equipo de diversas generaciones, donde brillaron Luis Hernández, Claudio Núñez, Adrián Incapié, Antonio Taboada, Juan Ángel Solís, Pedro Damián Álvarez, y José Luis Vilchez, a la altura del reto antagonista.

El festejado correspondió a su noche con la contundencia que lo hizo ídolo en el Monterrey, y protagonizó el partido por méritos propios, no sólo por el decreto de su fiesta.

Bahía sacó el repertorio para anotar, y lo mismo lo hizo desde adentro que fuera del área, de zurda, de derecha, rematando de cabeza, siempre certero para perforar la meta.

Y un buen detalle del amazónico es que cada celebración volvió a combinar su tradicional “avioncito” con el baile de la samba, además de imitar al ex delantero rayado Antonio de Nigris, fallecido hace un año, levantándose el pantaloncillo viendo a la tribuna.

Era el minuto 89’ cuando el técnico Miguel Herrera llamó al brasileño a la banda para dejar el campo por última vez.

La tarea estaba cumplida, y toda la atención se centró entre las bancas, cuando el ariete recibió el abrazo de todos sus invitados, mientras el cotejo se detenía para iniciar la vuelta olímpica que enmarca a las figuras.

“Borom, bom bom, es pa’ Bahía, de corazón”, entonó la representación de La Adicción cuando el espigado delantero se asomó a su paso para el adiós.

La tarde cerró con Bahía a hombros por encima de sus compañeros, tal y como aparece en las listas de goleo, por arriba de todos los jugadores que hayan vestido la playera albiazul.

El marcador, por si acaso importara, un salomónico 6-6 que puso el cerrojazo a la carrera del goleador, de una forma a la altura de cómo vivió su carrera en México.

Amigos de Bahía 6-6 Estrellas de América

Goles: 1-0 Bahía 3’ 1-1 Adrián Incapié 19’ 2-1 Bahía 29’ 2-2 Juan Ángel Solís 30’ 3-2 Manuel Negrete 32’ 4-2 Bahía –penalti- 40’ 4-3 Claudio Núñez 46’ 5-3 Bahía 53’ 5-4 Eduardo Zavala –autogol- 60’ 5-5 Luis Hernández 68’ 5-6 Abramo Lira 73’ 6-6 Careca 93’

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×