En Tigres no hay borrachos

Para el Clausura 2011, la meta de puntos de Tigres seguirá siendo de mínimo 26 puntos, con la mira puesta principalmente en la tabla de cocientes y para conseguirlos, la disciplina es importante...
 Para el Clausura 2011, la meta de puntos de Tigres seguirá siendo de mínimo 26 puntos, con la mira puesta principalmente en la tabla de cocientes y para conseguirlos, la disciplina es importante para el club.  (Foto: Notimex)
San Nicolás de los Garza -
  • La meta continúa siendo de 26 puntos.
  • Itamar le lloró al "Inge" porque ya no aguantaba vivir en Monterrey

Para el Clausura 2011, la meta de puntos de Tigres seguirá siendo de mínimo 26 puntos, con la mira puesta principalmente en la tabla de cocientes y para conseguirlos, la disciplina es importante para el club, pero la directiva subraya que no es una cárcel y sus jugadores tienen derecho a divertirse. "Alguien me dice que Tigres debe ser ambicioso y que debe tener una meta arriba de 30 puntos… nosotros insistimos que en lo primero que tenemos que salir, es en la tabla de cocientes… creo que definitivamente el equipo que se va a armar, está para mínimo 26 puntos, pero con posibilidad de crecer un poco más", estableció el Presidente del equipo, Alejandro Rodríguez. "El Inge" habló que para conseguir el objetivo, se debe tener unido al equipo, incluso la directiva y cuerpo técnico en su reglamento interno, les da permiso de salir a divertirse, ganen o pierdan los partidos, siempre y cuando tengan un buen comportamiento. "Esto no es una cárcel de que no te puedes divertir. Después de un partido yo no puedo dormir, ganes o pierdas y el jugador tampoco, entonces se habla con ellos y dices 'te puedes desvelar después de un partido, hasta una hora tranquila, estamos hablando de la una, una y media; puedes tomar con moderación'". "Ninguno de los jugadores cuando menos en estos últimos meses que he estado en Tigres lo hemos tomado borracho, sabemos que hay jugadores borrachos, yo creo que en Tigres ninguno de los jugadores es 'borracho'; salen a divertirse, salen a, ahora les llaman antros, salen a restaurantes, salen a cenar, salen con su esposa, con amigos; el comportamiento es el que cuenta", dijo. Sin embargo, salir a divertirse fue la razón por la que el delantero brasileño, Itamar Batista, se quería ir de Tigres, ya que se sentía perseguido, ya que se ventilaba en los medios los lugares que al parecer visitaba. Fue así que Itamar pidió a la directiva su salida porque ya no quería estar en tierra regia, no estaba a gusto, al grado de soltar el llanto frente al Presidente del club, Alejandro Rodríguez. "Itamar cuando platicó conmigo, incluso con lágrimas en los ojos, me dice que él sentía que aquí la afición no lo quería y que le habían creado situaciones y que él no estaba haciendo cosas malas; pero yo siempre creo que hay las versiones de los dos lados". "Él se sentía perseguido y muchas veces los jugadores son con una estabilidad emocional frágil, otros no, otros aguantan, tienen una piel más gruesecita o son más cínicos, o tratan de que las situaciones las evaden saliendo por la tangente", dijo el directivo. "La Bestia" antes de irse a su país natal, reconoció a Rodríguez que él no era un buen capitán, puesto que batallaba para comunicarse.  Batista tiene planeado su futuro en Brasil, donde Sao Paulo es el equipo al que quiere pertenecer; al jugador le queda un año y medio de contrato vigente con los felinos, además de otro año más si los auriazules lo desean, por lo pronto a petición de Itamar, ya no se le paga un salario.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×