Orozco sueña con marcar época con el Monterrey

Jonathan Orozco pone la meta en formar una dinastía del Monterrey, convertido en un invitado permanente a las finales, y dejando huella en la historia con sus compañeros. Compartió con Mediotiempo...
Jonathan Orozco pone la meta en formar una dinastía del Monterrey, convertido en un invitado permanente a las finales, y dejando huella en la historia con sus compañeros. Compartió con Mediotiempo sus anhelos en esta fase final.
 Jonathan Orozco pone la meta en formar una dinastía del Monterrey, convertido en un invitado permanente a las finales, y dejando huella en la historia con sus compañeros. Compartió con Mediotiempo sus anhelos en esta fase final.  (Foto: Notimex)
Monterrey, Nuevo León -
  • No quiere ser la figura de la Semifinal
  • Siente que vive el momento justo de su carrera

Es producto de la cantera rayada, y por tanto conoce desde la médula los sueños y aspiraciones de toda la institución. Y en esta nueva Liguilla, Jonathan Orozco pone la meta en formar una dinastía del Monterrey, convertido en un invitado permanente a las finales, y dejando huella en la historia con sus compañeros. Entrevistado en el Paseo Santa Lucía, uno de los símbolos de la Sultana del Norte, Orozco compartió con Mediotiempo sus anhelos en esta fase final, donde está a dos pasos de llegar a un nuevo duelo por el título. Rayado de hueso colorado y militante del club desde que tenía diez años, "Jona" ha defendido la playera de todas las categorías de la institución, y ahora espera conseguir una estrella más para el escudo de sus amores, y para gusto de toda su afición. "Quiero marcar una época con este equipo, quisiera permanecer muchos años aquí", comentó en exclusiva. "Me siento muy contento y realizado hasta ahorita, de seguir haciendo bien las cosas, de buscar otra estrella más para el Monterrey y ojalá que se nos pueda dar esta temporada, tenemos mucha confianza y fe de que así sea". Su talento y seguridad bajo los tres palos blancos lo ubican como uno de los porteros jóvenes con mayor futuro de México, y uno de los pilares en el buen torneo del equipo. Pero aunque sus actuaciones han sido muy significativas para el Monterrey, el arquero señaló que no le gusta ser la figura, ni espera serlo en estos juegos donde se juega la gloria. "Yo la verdad no creo tener el puesto ni comprado ni asegurado, en cada entrenamiento hay que ganarlo, no creo ser el mejor, me falta mucho que mejorar, hay que seguir creciendo y puliendo detalles", expresó el cancerbero, quien debutó en la Primera División en el Apertura 2005. ""Quiero marcar una época con este equipo, quisiera permanecer muchos años aquí" -Tu presencia podría ser clave para Rayados en la Liguilla ¿Cómo lo tomas? "Espero que no. Nunca me ha gustado ser figura; siempre me ha gustado mejor que los delanteros o demás compañeros sean las figuras y uno solamente hacer el trabajo que le corresponde". "Hay gente que me recuerda más por los goles de Santos en la Semifinal (Clausura 2008) porque al final es lo que te marca, a la gente nunca se le van a olvidar los errores que uno comete, y las atajadas sí se olvidan, pero estamos trabajando para que siempre sean atajadas y nunca errores". Pero principalmente, Orozco tiene claro el concepto de la honestidad. Sabe que en el futbol hay elementos que sólo se activan por dinero, y en su caso prefiere poner el pecho a las críticas, con la convicción de hacer lo que realmente disfruta. "A uno le ha costado, uno se queja mucho a veces cuando llegan otro tipo de jugadores que vienen un rato y se van, y no es por hacerlos quedar mal, pero nomás vienen, se llevan su dinero y se van". "Uno lleva 14 años en esta Institución, se ha roto el lomo, y ha aguantado muchas cosas, más críticas que otros jugadores, y a lo mejor no se le da el reconocimiento que se merece pero eso se lo va ganando uno con los años". Desde el Apertura 2009 Orozco ha tenido un crecimiento futbolístico y una madurez muy marcada respecto a sus orígenes. El cambio va de la mano con la llegada de Nicolás Navarro como entrenador de porteros del Monterrey, a quien "Jona" le da mucho crédito de sus buenas actuaciones. "Con la ayuda de Nico mejoramos en muchas cosas; mejoramos el punto débil, digámoslo así, que es lo que me ha costado prácticamente toda mi carrera, como son las salidas, y no porque no te atrevas a salir, sino porque a veces sales y por el mismo ímpetu de ayudar al equipo, te puedes equivocar". "Hemos mejorado en muchas cosas, creo yo, pero hay otros aspectos en los que se puede mejorar mucho más, ojalá que lo podamos lograr". Aunque en la actualidad es el titular indiscutible en el arco rayado, Orozco recordó cuando a su llegada el actual timonel Víctor Manuel Vucetich no le tenía plena confianza. "Fue complicado (ser titular). Primero hubo que ganarse la confianza, no la teníamos, al principio no es que dudaran de nuestra capacidad, pero sí se cuestionaban, después se dio la confianza y la oportunidad y tratamos de responder y se dio". -¿Las cosas te han llegado en el momento justo, o sientes que se tardó? "Creo que ha sido justo hasta cierto punto, obviamente, me gustaría haber tenido ciento y tantos partidos o incluso hasta doscientos si me hubieran dado la confianza desde antes, pero la confianza bien, no de que si te equivocas vas para afuera y a lo mejor ahorita  estuviéramos hablando de otro tipo de cosas deportivas". SIEMPRE FRONTAL Y DIRECTO Algo que distingue a Jonathan Orozco es su sinceridad, su forma frontal y directa de decir las cosas, y el guardameta albiazul explica el por qué: "Nunca me ha gustado hablar bonito para quedar bien; no es mi estilo, ni con la gente, los medios o los compañeros. Voy de frente porque me gusta que sean frontales conmigo, que me digan la verdad". "A veces les molesta mi sinceridad o mi forma de decir las cosas, pero es lo que pienso y siento, lo que digo trato de hacerlo valer dentro de la cancha, a lo mejor piensan que soy sangrón, pero simple y sencillamente he tratado de llevar una vida muy recta en ese sentido". EL RECONOCIMIENTO A SU TRABAJO Años atrás siempre se hablaba de la llegada de arqueros de prestigio para reforzar la meta rayada, pero en los últimos torneos esa visión ha cambiado, reflejo de que se le ha reconocido a Orozco su labor bajo los tres palos. "Nos costó revertir todo eso porque antes eran puras críticas, los abucheos, mucha gente que pedía otro portero. No  creo mucho en los halagos, las críticas son las que me han hecho crecer, mentalmente y futbolísticamente, me han hecho crecer para seguirle echando ganas y demostrarle a toda esa gente que no creía en nosotros, que están equivocados".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×