Le robó cámara 'Chiquimarco' a Pumas

La afición de Pumas se congregó en el aeropuerto de Monterrey para recibir al equipo auriazul, pero entre los destellos de los flashes apareció una figura inesperada.
La afición de Pumas se congregó en el aeropuerto de Monterrey para recibir al equipo auriazul, pero entre los destellos de los flashes apareció una figura inesperada.
 La afición de Pumas se congregó en el aeropuerto de Monterrey para recibir al equipo auriazul, pero entre los destellos de los flashes apareció una figura inesperada.  (Foto: Óscar Adrián Velázquez)
Monterrey, Nuevo León, México -
  • Viajó Árbitro junto a la UNAM a Monterrey y fue aclamado en el aeropuerto

La afición de Pumas se congregó en el aeropuerto de Monterrey para recibir al equipo auriazul, pero entre los destellos de los flashes apareció una figura inesperada.

Marco Antonio Rodríguez, Silbante mexicano internacional, llegó junto al Cuerpo Arbitral para el duelo de vuelta de este domingo y fue recibido de gran manera por los aficionados, quienes se le acercaron para saludarlo, y le pidieron en forma numerosa la foto del recuerdo.

Luego de una odisea de casi dos horas para despegar, el plantel universitario pudo llegar a La Sultana del Norte y lo hizo al lado de los silbantes de la Semifinal, encabezados por el carismático “Chiquimarco”, que saludó incluso más que muchos jugadores de la UNAM.

“Mira mamá, es el ‘Chiqui’”, decía un pequeño con la playera universitaria al reconocer al Juez Central.

Marco dejó su huella en las aficiones de Monterrey luego de expulsar a tres jugadores de Tigres en el “Volcán” en la Final ante Pachuca del 2003 y luego a otros tres rayados en el Tec al Monterrey en la Final del Apertura 2005 ante Toluca.

En el Apertura 2009 los Rayados se coronaron de visitantes ante el Cruz Azul, esta vez sin resultar con ningún expulsado.

Su actitud reflejaba confianza, y gusto por el trato de la gente.

"No puedo hablar antes de los partidos, discúlpenme"

“No puedo hablar antes de los partidos, discúlpenme”, comentó el también empresario e impulsor de proyectos hacia los niños.

Pero la presencia sonriente de Marco no pasó desapercibida para la suspicacia.

“Ahh, con que volando juntos, ya estuvo que marchó el Monterrey”, mencionó un empleado de la terminal viendo la escena de Marco al lado de Pumas.

Pero tras caminar juntos por el pasillo de salidas de la terminal aérea, Marco aceleró el paso rumbo al estacionamiento y los felinos partieron al lado contrario rumbo al autobús, sepultando el vínculo que los entrelazó en la coincidencia de varios minutos.

Marco volverá a dirigir en el Tec, una cancha de la que se mantuvo ausente por casi dos años tras la polémica Final del 2005.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×