'El que no salte, se va al Volcán'

El nerviosismo pudo más que el apoyo. Nadie en el Tec quería festejar antes de tiempo. El grito de “Monterrey, Monterrey” asomaba ligeramente en el ambiente de Tec, viendo a los Pumas al acecho en...
Las mujeres también apoyaron a Monterrey.
 Las mujeres también apoyaron a Monterrey.  (Foto: Notimex)
Estadio Tecnológico -
  • Se desahogó el Tec hasta lo último
  • Se 'embriagan' de felicidad por el pase a la Final

El nerviosismo pudo más que el apoyo. Nadie en el Tec quería festejar antes de tiempo. El grito de “Monterrey, Monterrey” asomaba ligeramente en el ambiente de Tec, viendo a los Pumas al acecho en busca del gol que eliminara a los de casa.

El estadio entero era como un teatro cuando prevalecía el 0-0. A excepción de la zona de General, donde se ubica la Barra “La Adicción”, las tribunas estaban completamente expectantes, sin nadie que tomara la iniciativa para una porra incondicional.

Pero faltando unos minutos, y como sincronizada por un reloj invisible, la masa regiomontana se invadió del apoyo y comenzó a gritar efusivamente viendo que la resistencia asomaba al boleto de la ilusión.

Fue una tarde donde no hubo venta de bebidas alcohólicas, aunque el público en el inmueble se las ingenió para estimularse con nervios y alegría, vislumbrando la quinta serie por el título en sólo siete años.   Y todo se consumó al 88’. Suazo no perdonó en la única jugada clara que tuvo en el partido y con el 1-0 el escenario se volvió la locura. En el festejo afloró la rivalidad con el otro plantel de la ciudad.

“Hay que saltar, hay que saltar, el que no salte se va al Volcán”, atronó el cántico en el inmueble, que se sacudía en la zona del Volado por la agitación de la multitud.

Era cuestión de tiempo para cantar la victoria y al 92’ Cardozo sentenció el encuentro con un gol para el delirio, y ahora sí, todo se inundó de alegría. La escasa representación Puma callaba viéndose vencida, y ante el silbatazo de Marco Rodríguez todo el equipo Rayado se fundió en un abrazo consumando la tarea. Un 'goya' de desahogo de los visitantes apenas si se distinguió entre la eufórica celebración local.

Y poniendo el dedo en la llaga, los seguidores albiazules dedicaron el triunfo al acérrimo rival, Tigres, que está a unas horas de regresar de sus vacaciones para iniciar la pretemporada.

“Y ya lo ves, y ya lo ves, es para Tigres que lo mira por TV”, fue el grito de guerra elegido por la gente, que explotó luego de 88 minutos de agonía donde nada estaba claro para nadie.

Sobrios en lo físico, pero embriagados en lo emocional, los seguidores de La Pandilla dejaron el escenario, que fue del sufrimiento al júbilo en sólo unos instantes.

Al salir del estadio el sonido de los cláxones en los automóviles sólo significaba una cosa: Monterrey está de regreso en una serie por el título, y el sueño de una cuarta estrella vuelve a rondar la Ciudad, que dormirá poco este domingo por un festejo que tardó muchos minutos en consumarse.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×