Entre notas musicales y el futbol

Entre dos grandes pasiones como son la música y el futbol se vive en el hogar de Hiram Mier, el canterano central del Monterey quien ha sido una grata revelación para los Rayados en el Apertura 2010.
 Entre dos grandes pasiones como son la música y el futbol se vive en el hogar de Hiram Mier, el canterano central del Monterey quien ha sido una grata revelación para los Rayados en el Apertura 2010.  (Foto: María Elena Partida)
Monterrrey, Nuevo León -
  • El padre de Hiram Mier relata las andanzas con el balón de su hijo, quien hace apenas tres meses debutó con el Monterrey
  • Reconoce que de no haber sido músico le hubiera gustado ser futbolista, por lo que ahora disfruta la carrera de su hijo
  • El joven de 21 años ha jugado como titular tanto en partidos de Liga como en la Liguilla

Entre dos grandes pasiones como son la música y el futbol se vive en el hogar de Hiram Mier, el canterano central del Monterey quien ha sido una grata revelación para los Rayados en el Apertura 2010. Y es que el defensa de 21 años de edad, quien debutó con la camiseta albiazul el 25 de agosto, en el partido de la Concahampions entre el Monterrey y Seattle Sounders, proviene de una familia de gran tradición y arraigo musical, cuyas agrupaciones como Los Montañeses del Álamo y Los hermanos Mier, han trascendido con gran proyección más allá de las fronteras del estado de Nuevo León. Sin embargo, el canterano albiazul rompió con esa tradición de la familia, pues él decidió dejar a un lado las notas musicales y las cambió por el futbol, la otra pasión desconocida de su padre Ricardo y de toda la familia Mier, que se declara rayada de hueso colorado desde los años setentas.

"Empecé a meter a mis equipitos en torneos y así él fue avanzando. Cuando Ricky tenía 16 años vi que tenía buenas posibilidades de llegar a ser profesional y entonces lo llevé a las pruebas"

Es en su hogar en El Cercado, Nuevo León, Municipio ubicado al sur de Monterrey, donde el cantante grupero habla de cómo él le inculcó el amor por el balón a ‘Ricky’, como llama cariñosamente a su hijo, y del orgullo que representa que el zaguero central se haya ganado la confianza del técnico Víctor Manuel Vucetich, quien le ha dado la oportunidad de jugar como titular en su torneo de debut en la Primera División y además de lo cerca que está de lograr un Campeonato. “Siempre he sido aficionado al futbol, para empezar desde chico la idea mía era ser profesional y como no pude, me dediqué a la música por herencia y por necesidad junto con todos mis hermanos. Yo jugaba futbol en el pueblo, pero tuve que dejar de hacerlo a los 18 porque había la necesidad de trabajar debido a que mi padre falleció a los 13 años de edad, entonces me dediqué de lleno con mis hermanos a la música que es una herencia de la familia. Desde siempre cuando me preguntan en las entrevistas que qué hubiera sido si no fuera músico, siempre he dicho que me hubiera gustado ser futbolista”, explica el padre de Hiram, quien además describió al jugador de Rayados como un joven alegre, al que le gusta la música grupera, pero también el reggeton y otros estilos más. -¿Cómo fueron los primeros pasos de su hijo dentro del futbol?- “Desde los dos años empezó a patear un balón. Ya cuando él tenía como cinco comencé a formar equipitos de niños aquí en El Cercado y ahí él siempre salía campeón goleador”. -¿Entonces de chico él era delantero, no defensa?- “La idea mía era que fuera medio creativo, siempre en los equipos lo ponía en esa posición y sabía hacer muy buenas jugadas y marcaba muchos goles. No me gusta la posición en la que está ahora, peor bueno, ahí lo pusieron y está haciendo muy bien las cosas”, indica el también guitarrista y vocalista del grupo Los Mier.

-¿Cómo llegó a Rayados?- “Empecé a meter a mis equipitos en torneos y así él fue avanzando. Cuando Ricky tenía 16 años vi que tenía buenas posibilidades de llegar a ser profesional y entonces lo llevé a las pruebas de las convocatorias que lanza el equipo de Rayados y se quedó, finalmente es al equipo que siempre le ha ido toda la familia”.

-¿Cómo fue el proceso en el equipo?- “Se batalló un poco para que lo firmaran porque es muy difícil, de hecho él me había dicho: ¡sabes que papá, mejor ya no juego porque veo que está my difícil!, pero yo le decía, ¡síguele, síguele, siempre te voy apoyar hasta donde se pueda!. Siempre tuve la fe de que podía llegar un día en que se le iba a dar la oportunidad, yo sabía que se le podía dar algo porque siempre ha sido buen jugador, nadamás que le echara ganas, que le diera para adelante. Cuando le dieron la oportunidad en la Segunda División le dije, síguele, a ver hasta donde se puede llegar. Todos los días lo llevaba hasta Monterrey a entrenar, lo esperaba a que terminara y nos veníamos de regreso”, narra el padre del jugador. -¿Entonces el gusto de la familia por Rayados no es nuevo?- “No. Desde hace muchos años admiramos a este equipo; desde los años 70 cuando estaba el Mundial (en México) vi al equipo de Rayados, me gustaron los colores y desde entonces en la familia, todos los hermanos apoyamos a este equipo”.

-¿Cómo ha visto a Hiram en estos meses que tiene jugando con el primer equipo?- “Yo pienso que está haciendo bien las cosas, creo que puede llegar lejos, tiene altura, velocidad y buen toque de balón”.

-¿Cómo ha vivido esta Liguilla donde su hijo ha tenido participación?- “Como esperamos tanto tiempo para que lo firmara el club, fue muy lento el proceso, pero ahora con esto se nos hace muy rápido, porque en cuestión de tres meses debutó y ya está en una Final, además está jugando; es muy emocionante lo que está viviendo, imagínate, apenas tiene tres meses y que llegara a ser Campeón, sería algo maravilloso, toda la familia estamos muy orgullosos de él”, concluyó sonriente el músico, quien tiene otros dos hijos: Lidia Amalia, de 23 años y Edson de ocho.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×