Policía agredió a afición rayada y se desató la violencia

Faltando cinco minutos para el final del encuentro de ida de la gran Final, los aficionados que acudieron a apoyar al Monterrey a Torreón fueron desalojados del al Estadio Corona con el motivo de...
 El Director de Seguridad Pública de la Ciudad de Torreón, el general Bibiano Villa, negó que la policía local haya empleado exceso de fuerza y violencia en contra de la porra del Monterrey el jueves por la noche al terminar el partido de la Final.  (Foto: María Elena Partida)
Estadio Corona -
  • Un total de 17 personas fueron detenidas

Faltando cinco minutos para el final del encuentro de ida de la gran Final, los aficionados que acudieron a apoyar al Monterrey a Torreón fueron desalojados del al Estadio Corona con el motivo de evitar alguna trifulca entre hinchadas.

Sin embargo, sería la Policía Municipal de Torreón quien iniciaría la riña y es que alegan que batallaron para que los seguidores de La Pandilla aceptaran subir rápido a los siete transportes en los que se trasladaron de tierra regia a la Comarca; fue entonces que al ver que un aficionado seguía abajo, lo comenzaron a golpear entre muchos elementos.

Lo anterior provocó que desde arriba de los autobuses, los regios enojados por el maltrato comenzaran a aventar botellas de vidrio (de cerveza), las cuales habían sido guardadas en su camino rumbo a Torreón.

No hubo control de la situación y llegó el momento en que algunos santistas salieron del recinto y tomaron piedras para arrojar a los camiones de la afición rayada, quien seguía peleando con las autoridades.

"Tuvimos el error de no checar de nuevo los autobuses cuando llegaron al estadio, sólo checamos a los aficionados, por eso pudieron guardar las botellas en los camiones"

La Policía Municipal utilizó la fuerza y recurrió a la violencia extrema, al utilizar sus macanas para golpear por las ventanas a los hinchas, quebrando a su paso los vidrios de los autobuses; esto complicó más, así que optaron por utilizar gas lacrimógeno para acabar con el problema.

Fueron 17 detenidos en la batalla, sólo cuatro de ellos de Monterrey, según informes del Comandante Delgadillo de la policía antes mencionada.

Aseguró que no hubo ningún aficionado con heridas, a pesar de que hubo testigos de cómo hinchas regios salían ensangrentados.

Lo que sí subrayó el Comandante es que cinco de sus elementos resultaron con lesiones en la cabeza, debido a botellazos y pedradas.

Se informó que las botellas de cerveza que tenían en los autobuses no fueron decomisadas cuando entraron a territorio lagunero, puesto que el operativo para checar unidades y personas de Monterrey se realizó a partir de este jueves a las 14:00 horas, y dos o tres camiones ya habían llegado antes.

“Tuvimos el error de no checar de nuevo los autobuses cuando llegaron al estadio, sólo checamos a los aficionados, por eso pudieron guardar las botellas en los camiones”, comentó Delgadillo.

Finalmente, los siete autobuses fueron escoltados hasta que tomaran la autopista y asegurarse así que no regresaran, mientras que los detenidos fueron trasladados al Centro de Atención Temporal, donde se les cobrará una multa por falta administrativa por causa de riña.

Antes de la pelea entre la policía y aficionados, nueve seguidores del Monterrey fueron detenidos por alterar el orden público dentro del estadio, pero estos fueron liberados de inmediato con la condición de que se retiraran del inmueble.

Hubo 17 personas detenidas al final del partido.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×