Las críticas tambalearon a Ignacio Ambríz

"Más bien cómo me pude levantar yo", respondió de inmediato Ignacio Ambriz cuando se le cuestionó la forma de alzar al San Luis. Y es que los malos números que dejó en el Bicentenario 2010 con San...
"Más bien cómo me pude levantar yo", respondió de inmediato Ignacio Ambriz cuando se le cuestionó la forma de alzar al San Luis. Y es que los malos números que dejó en el Bicentenario 2010 con San Luis.
 "Más bien cómo me pude levantar yo", respondió de inmediato Ignacio Ambriz cuando se le cuestionó la forma de alzar al San Luis. Y es que los malos números que dejó en el Bicentenario 2010 con San Luis.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Se consideró "algo anormal del futbol mexicano"  tras recibir la continuidad en el equipo
  • Quiso implementar con los potosinos la misma fórmula que implementó en su paso por Europa, pero falló
  • Rearmó al equipo con jugadores que buscaran una revancha como él

"Más bien cómo me pude levantar yo", respondió de inmediato Ignacio Ambriz cuando se le cuestionó la forma de alzar al San Luis. Y es que los malos números que dejó en el Bicentenario 2010 con San Luis, convirtieron a al técnico en su propia víctima al grado de llegarse a “tambalear”, sin embargo, ese trago amargo ya es tema del pasado, pues en la pasada campaña no sólo alejó al equipo del descenso, sino consiguió meter a los Gladiadores a la Fiesta Grande. La continuidad que la Directiva potosina, encabezada por José Romano, le dio a Ignacio Ambríz,  fue más que remunerada por lo que para muchos el club de los tuneros dio el ejemplo, al mostrar que la paciencia sí da frutos, incluso, Nacho se consideró “algo anormal del futbol mexicano, porque normalmente cuando no dan resultados, ‘fuera y el que sigue’”. No obstante, el proceso de recuperación por el que el ex mundialista mexicano tuvo que atravesar no fue nada sencillo pues las críticas que recibió en su contra le llegaron a afectar al grado de buscar un refugio en su casa sin querer salir de ella. Favor de actualizar flashplayer

“En el Bicentenario 2010 no salieron las cosas como se había esperado, se tenían muchas expectativas por mi paso en Europa y los resultados no fueron nada agradables; quedar en último lugar, ser el peor entrenador, el equipo más goleado, muchas circunstancias, que hubo un momentito que pude tambalearme, no al grado de decir si sirvo para esto o no sirvo para esto”. “En aquél momento quería evitar la crítica, puede ser que me llegó a afectar, me refugiaba en mi casa con mi mujer, mis hijos, que son mi motor, pero estaba consciente de que las cosas no estaban bien”, declaró Ambríz, quien aceptó que con el tiempo esas malas críticas lo ayudaron a salir adelante. El ex defensa mexicano reconoció que ese mal paso del equipo se debió a querer implementar en San Luis la misma fórmula que aplicó en su estancia por Europa, la cual fe rechazada por los jugadores potosinos al grado de no llevar una buena relación con Ignacio Ambríz, y verse reflejada en los números negativos del club. Pero sus más allegados pronto lo hicieron recapacitar. "Desconocía el futbol mexicano, yo tenía 6 años fuera del país" “Me equivoqué, sin temor a decírtelo, en mi relación con el jugador. En España no hay relación con el jugador, es entrenar a tu casa y otra vez entrenar, pocas indicaciones le das al jugador  y yo traía esa barrera, yo los quise convencer (a los potosinos) a base de trabajo y me olvidé de la parte humana, siempre me decían que ponía mi cara de perro, muy pocas veces se me acercaban (los jugadores), yo no tenía click con ellos”. “También desconocía el futbol mexicano, yo tenía 6 años fuera del país y llegué con la misma metodología de allá (Europa), fue “Capi” (Ramírez) y Harlem (Medina) que me dijeron ‘Nacho olvídate de Europa esto es México, el jugador mexicano necesita más apapacho’. Y hoy la relación con mis jugadores es muy diferente a la que no tuve el torneo pasado”. Para rearmar al nuevo San Luis que encararía el Apertura 2010, Ignacio dijo que tuvo que  desmantelar casi todo el equipo y emprender la búsqueda de nuevos jugadores que al igual que él tuvieran una revancha futbolística, pues Ignacio pretendía no sólo salvar al equipo del descenso sino revertir  el mal torneo con un mejor desempeño, lo que finalmente consiguió, incluso hasta obtener un  boleto a la Copa Santander Libertadores. Ahora el técnico de los tuneros espera continuar con este paso ascendente,  por lo que para la próxima campaña buscará hacer un mejor papel pues “hay que estar abiertos para tratar de mejorar, de hacer las cosas para sumar y ojalá y a partir de eso podamos crecer con el club”.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×