Su propósito en 2011, ser un Damián muy Tigre

Han pasado apenas seis meses desde que Damián Álvarez se vistió de felino y desde entonces su deseo ha sido identificarse plenamente con la institución universitaria.
Han pasado apenas seis meses desde que Damián Álvarez se vistió de felino y desde entonces su deseo ha sido identificarse plenamente con la institución universitaria.
 Han pasado apenas seis meses desde que Damián Álvarez se vistió de felino y desde entonces su deseo ha sido identificarse plenamente con la institución universitaria.  (Foto: Jessika Méndez)
Monterrey, Nuevo León, México -
  • El jugador argentino confiesa que para él hay cosas más importantes que el futbol
  • Cambia las uvas por chocolates y no usa ropa interior roja ni amarilla en Fin de Año

Han pasado apenas seis meses desde que Damián Álvarez se vistió de felino y desde entonces su deseo ha sido identificarse plenamente con la institución universitaria; para el 2011, se lo ha puesto como su principal propósito de Año Nuevo, al mismo tiempo de hacer de Tigres un equipo grande. “Quiero en el 2011 un Damián Álvarez identificado completamente con el equipo, con todo lo que representa Tigres y que todos podamos sentir eso, que juntos podemos hacer de Tigres un equipo grande”, confesó. Este fin de año sabe que podría tomar las 12 uvas que se acostumbran a comer cuando llega la media noche, y así pedir como deseos el sumar cierta cantidad de puntos, entrar a la Liguilla, ganar el título y en lo personal esa meta ansiada de ser identificado como un elemento muy Tigre.

"Mi familia hace mucho lo de las uvas, pero yo no lo hago, no lo hago porque a veces los deseos interiores que uno tiene no son superficiales"

Sin embargo, el ‘Enano’ no suele hacer ese tipo de rituales, hasta prefiere cambiar las tradicionales uvas por chocolates e incluso, al tomar unos cuantos cuando platicaba con Medio Tiempo, señaló (en broma) que comería uno por cada punto que quiere que Tigres sume en el Clausura 2011 y al ver que la caja sólo tenía 25 piezas, subrayó que iban a faltar más dulces. “Mi familia hace mucho lo de las uvas, pero yo no lo hago, no lo hago porque a veces los deseos interiores que uno tiene no son superficiales, las cosas que deseo son más concretas y sé que las puedo lograr más en base a trabajo, en base a dedicación y que las puedo conseguir con la fuerza de mi familia, entonces antes de comerme uvas, prefiero comerme chocolates. “Lo único que deseo es que la gente que quiero esté bien, que tenga mucha salud, porque al fin y al cabo si uno no está bien, no puede disfrutar de lo que te puede llegar; quiero que mis papás estén bien, que mi familia esté bien, mi esposa, mi hijo, más que nada de salud, después el trabajo puedes cambiarlo si no te va bien, puedes hacer otras cosas para que te vaya bien”, indicó Damián. “En cuestión de salud, a veces pasan cosas repentinas que uno no está preparado; a veces hay cosas más importantes que el futbol, para mí; si tengo que hablar de lo que me dedico, quiero que Tigres sea el equipo que todos deseamos, que podamos obtener el campeonato”, agregó el argentino. -¿Cómo festejas el Fin de Año?- “Cuando escucho los fuegos artificiales, ahí ya me abrazo con la gente, no estoy tan al pendiente de eso, los demás sí están al pendiente de que descorchemos, pero los relojes no están completamente en línea, unos tienen antes, otros después, así que cuando se escuchan los fuegos artificiales nos alarmamos todos y ya. Me visualizo con mi esposa, mi hijo, van a venir mis papás, hablando mucho por teléfono a larga distancia (risas). “Algunas veces me ha tocado festejarlo en Argentina, otras acá, siempre la paso con gente que me aprecia y que aprecio yo; es un día para recordar las cosas buenas y malas que te han pasado, en resumen trato de aventurar mejores cosas en el futuro y las que pasaron darle gracias a Dios por haberlas vivido”.

"Algunas veces me ha tocado festejarlo en Argentina, otras acá, siempre la paso con gente que me aprecia y que aprecio; es un día para recordar las cosas buenas y malas"

Es así que para el ‘Enano’, la frase “Año Nuevo, vida nueva” no cabe en la realidad, pues no se puede borrar lo que ha sucedido en el 2010 o años más atrás, ya que además sirve para aprender de los errores y superarlos en el futuro. “’Año nuevo, la vida sigue circulando’, ¡No es vida nueva!, es acumular cosas y buscar lo que uno realmente desea para el próximo año, no cambia mucho, la vida que lleva uno no cambia mucho, esperas, sí, que pasen cosas mejores y las cosas que no hiciste bien, mejorarlas”. -¿Qué te propusiste para el 2010 y no cumpliste?- “Me he hecho propósitos que no se me cumplieron, me propuse estar en la Liguilla en el 2010 y con Tigres no pude; pero fuera del trabajo, se me ha cumplido todo lo que me he propuesto. “He escuchado que mucha gente se propone dietas, pero ¿cuál dieta?, ¿la de cómo todo el fin de semana y el lunes empiezo?, no, no, nosotros por ejemplo ya vivimos a dieta con un régimen que nos dan; gente que se pone esas metas, decir bueno este año voy a estar en forma y qué se yo, pero nosotros tenemos que andar comiendo bien. -Una de las tradiciones más conocidas es la de usar ropa interior roja o amarilla, para el amor y el dinero, respectivamente, ¿Damián Álvarez la ha usado o la usará para recibir el 2011?- “No, no, yo no soy nada cabalero, mi familia sigue esas tradiciones, pero yo no voy con esas cosas; me ha ido muy bien, a veces no tan bien, a veces mal, pero nunca voy a hacer esas cosas, que salgan buenas o malas no lo voy a vincular con usar un calzón rojo o rezar 10 Padres Nuestros antes de un partido, eso no… “Uno tiene que forjar que el destino sea a favor de uno, que las cosas salgan por sí solas, hay que trabajar para un Feliz Año 2011”, finalizó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×