Lo negativo ya quedó atrás, soy un joven nuevo: Martín Galván

Cinco meses han pasado desde que Martín Galván recibió una de las peores noticias que a un futbolista le pueden dar. Rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha fue el diagnóstico...
 Cinco meses han pasado desde que Martín Galván recibió una de las peores noticias que a un futbolista le pueden dar. Rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha fue el diagnóstico que arrojó la resonancia magnética que se le realizó.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • El canterano celeste se lesionó en un torneo que disputó en Irlanda
  • No pudo disputar el Mundial Sub-17 del 2009 debido a que fue separado del Tri

Cinco meses han pasado desde que Martín Galván recibió una de las peores noticias que a un futbolista le pueden dar. Rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha fue el diagnóstico que arrojó la resonancia magnética que se le realizó luego del golpe que sufrió en un torneo que disputó en Irlanda.   Sin embargo, los malos tiempos para el joven futbolista aparecieron desde el año 2009 cuando quedó separado de la Selección Mexicana que habría de disputar el Mundial Sub-17 en Nigeria y que tenía en Galván su mejor exponente. Una indisciplina durante una concentración previa ocasionó que la ilusión de disputar su primera Copa del Mundo quedará en el olvido.   Ahora, el panorama comienza a ser más claro para el canterano celeste, pues poco a poco comienza a integrarse al primer equipo de Cruz Azul y el aprendizaje a ser notorio en su persona y sobre todo teniendo la confianza de Enrique Meza.   “Para mí es una responsabilidad muy grande, todo lo negativo ya quedó atrás, soy un joven nuevo y a partir de que termine mi rehabilitación voy a tratar de ganar un lugar y de pelear a muerte. Estoy muy agradecido con el profe Meza y con el cuerpo técnico por lo que quiero agradecerles de la misma manera.

"Pienso que es normal que a veces te pierdas pero fue muy poco, no estaba muy preparado pero me ha ayudado bastante "

“Ha ido muy bien (la rehabilitación), gracias a dios no he tenido ningún problema con la rodilla. Poco a poco me voy integrando con el equipo y me siento muy bien. Llevo cinco meses, falta uno para que la rodilla esté completamente bien y después ya veremos cómo nos podemos integrar de lleno”, comentó.   Galván dijo reconocer también, que quizás el éxito y los elogios, que en algún momento envolvieron su talento, llegaron muy rápido y la madurez era una característica que hasta ese momento no había conocido y por lo cual cometió errores de los cuales ahora busca rescatar el aprendizaje.   “Era un niño, tenía 14 años y se había hablado en muchas ocasiones de mí. Pienso que es normal que a veces te pierdas pero fue muy poco, no estaba muy preparado pero me ha ayudado bastante y al cumplir 18 años seré un joven experimentado.   “(Rescató) Los momentos que ha estado con mi familia, que es la que me ha sacado adelante, la que me ha apoyado, la que me ha ayudado a superar todas esas cosas malas y aprendes de todo de lo negativo a sacar cosas buenas, me ha ayudado bastante a sacar conclusiones buenas”, indicó el joven cementero.   Recuperarse de su lesión y retornar a la plantilla del primer equipo son los objetivos que Galván Romo se ha puesto en primera instancia, aunque la eliminatoria para la Selección Mexicana sub-20 tendrá el próximo mes de abril en Guatemala, es una meta que con esfuerzo y disciplina espera alcanzar.   “Es una meta estar ahí. Ojala me alcance el proceso de recuperación para estar con ellos, sería un honor. He tenido contacto con los profesores y también muy agradecido con ellos que me han dado la confianza y el apoyo y si me alcanza a ganarme un lugar con ellos”, puntualizó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×