Del Rayados-Atlante, El Ajedrez

Cuando las cosas no están para inventar, los técnicos deben saber componer con lo que tienen y este sábado el pragmatismo volvió a triunfar sobre el idealismo ante la urgencia de ganar.
Cuando las cosas no están para inventar, los técnicos deben saber componer con lo que tienen y este sábado el pragmatismo volvió a triunfar sobre el idealismo ante la urgencia de ganar.
 Cuando las cosas no están para inventar, los técnicos deben saber componer con lo que tienen y este sábado el pragmatismo volvió a triunfar sobre el idealismo ante la urgencia de ganar.
Monterrey, Nuevo León -
  • Rayados, una lección de juego práctico
  • Los Potros debajo de las variantes del campeón

Cuando las cosas no están para inventar, los técnicos deben saber componer con lo que tienen y este sábado el pragmatismo volvió a triunfar sobre el idealismo ante la urgencia de ganar.

El Monterrey brindó una de sus demostraciones más prácticas en los últimos meses, guardando el lustre para mejor momento, ante un rival que se distinguió por su compromiso ofensivo, pero que no pudo llevarse ni siquiera un punto del Tec.

El técnico Víctor Manuel Vucetich volvió a dar una cátedra de su repertorio al dirigir, al anteponer el resultado al espectáculo y mandar al campo una alineación apegada al presente y no a las jerarquías históricas.

Sin sus piezas en el nivel óptimo por la consabida falta de Pretemporada, el técnico rayado decidió prescindir de Duilio Davino y Severo Meza, para colocar a Hiram Mier y William Paredes, sin duplicar funciones en el sector defensivo.

Los esfuerzos aislados que se vieron en las primeras dos jornadas dieron paso a un estilo más ordenado de parte de los regios, que sin ser brillantes tuvieron para conjuntarse por momentos, y componer un segundo tiempo que inició teñido de azulgrana.

Atlante cumplió su amenaza de no cambiar su esencia y llegó al Tec con un 5-3-2 muy dinámico, que se volvió casi siempre un 3-4-3 buscando el arco rival.

Monterrey buscó explotar las deficiencias del rival más que apegarse a sus virtudes. Miguel Herrera volvió a acusar falta de variantes, ante la mayor experiencia y recursos de su adversario.

Si Rayados se enfrascaba en el tú a tú con los Potros, quizá esta vez hubiera acabado vencido, al contar los caribeños con mayor fondo físico y dinámica para repartirse el juego. Pero en vez de eso, el plantel rayado ancló sus líneas en su sitio, fue generoso al repartir el esfuerzo y atacó sólo en la frecuencia que las circunstancias se lo permitieron.

Clave la labor de Ayoví para Rayados. Esta vez el ecuatoriano no fue el mago para salir al frente, pero su presencia en el medio campo amarró a Jorge Hernández y entretuvo a Daniel Guerrero y Mario Ortiz, quienes no pudieron desprender de su zona para llegar por sorpresa.

Y si algo faltaba en el libreto, esto llegó apenas al minuto 2, al ponerse Rayados arriba en el marcador casi desde el vestidor, aumentando la lógica para la fórmula elegida. Fue interesante en el complemento el ingreso de Reimond Manco, quien revitalizó la ofensiva, y brindó los mejores momentos del cuadro visitante, pero nuevamente apareció el ojo de Vucetich, quien recompuso con los ingresos de Sergio y Luis Ernesto Pérez tomando el rumbo definitivo a la victoria.

La desesperación acabó en contra del conjunto caribeño, que terminó jugando con muchos elementos adelante del balón, y Monterrey navegó tranquilo a su primer triunfo del torneo, que careció de todo lustre, pero contó con una efectividad que le urgía para no caer en una presión tempranera.

MONTERREY:

Cambios:

1.- Minuto 61 Sale Osvaldo Martínez, entra Sergio Pérez.

Vucetich reaccionó ante el acoso del Atlante, y puso a Sergio Pérez como volante derecho, aunque con mayores tendencias defensivas, cerrando mucho como quinto zaguero cuando Atlante atacaba. Este movimiento apagó el peligro de Bermúdez, quien ya no se vio en el partido y acabó jugando los últimos minutos en la banda contraria.

2.- Minuto 61 Sale Jesús Zavala, entra Luis Ernesto Pérez

Un cambio hombre por hombre, pero con una orden muy específica de Vucetich. Lucho presionó constantemente a Manco cuando se botaba a jugar, desarticulando las funciones azulgranas que empezaban a crecer. Atlante desde este minuto dejó de tener la pelota.

3.- Minuto 79 Sale Aldo de Nigris, entra Jesús Arellano

Ya con el control del esférico de vuelta, Vucetich intentó poner un socio a Suazo y Cardozo para lanzar un contragolpe, y casi le sale. Arellano apareció muy lejos de su mejor nivel, aunque con todo entretuvo la salida de los zagueros atlantistas en los últimos instantes.

ATLANTE

Cambios:

1.- Minuto 46 Sale Ever Alfaro, entra Reimond Manco

Cambio hombre por hombre, que sin embargo transformó el frente azulgrana. Bermúdez se tiró como volante izquierdo, y Ortiz se fue como delantero en la misma zona. Manco se botó constantemente como media punta, haciendo participar a los volantes para dar volumen al frente.

2.- Minuto 70 Sale Mario Ortiz, entra Giancarlo Maldonado

Ajuste que intentó refrescar la zona izquierda, pero que no surtió efecto. Ortiz estaba muerto anímicamente tras fallar el penalti, y Maldonado trató de reavivar ese lado, pero todo cambió tres minutos después, cuando Jorge Hernández se fue expulsado, acabando la idea.

3.- Minuto 82 Sale Fernando Navarro, entra Sony Guadarrama.

Un ajuste de Herrera para seguir arriesgando aún con 10 elementos, aunque tampoco pudo trascender. Guadarrama se tiró como volante derecho, pero no entendió el partido, y acabó siempre jugando delante de la pelota, sin participar en el flujo de la construcción de su equipo.

El Rey: Walter Ayoví. Brilló menos que en otras tardes, pero el ecuatoriano cumplió una labor inteligente, dando unidad a su equipo, y entreteniendo con su sola presencia a los tres volantes del Atlante.

El Peón: Mario Ortiz. En el mejor momento del Atlante falló el pénalti que suponía el 1-1. Además, tras el yerro, se fue mentalmente del partido, navegando a su equipo en el limbo por muchos minutos hasta su salida.

La Captura: Las entradas de Sergio y Luis Ernesto Pérez, que anularon la reacción azulgrana, y le dieron el control a Rayados. La última media hora del partido prácticamente no existió la ofensiva visitante.

El Jaque Mate: La expulsión de Jorge Hernández. Atlante se jugaba su última propuesta en el partido con la entrada de Giancarlo Maldonado, pero apenas el equipo se acomodaba cuando el volante de recuperación se ganó su segunda amarilla, agotando la esperanza de su equipo por meterse al partido.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×