Rayados es un imán

El arrastre que tiene Monterrey volvió a reflejarse este martes en una firma de autógrafos, donde más de 600 seguidores se dieron cita para convivir un rato con tres representantes del cuadro Campeón.
El arrastre que tiene Monterrey volvió a reflejarse este martes en una firma de autógrafos, donde más de 600 seguidores se dieron cita para convivir un rato con tres representantes del cuadro Campeón.
 El arrastre que tiene Monterrey volvió a reflejarse este martes en una firma de autógrafos, donde más de 600 seguidores se dieron cita para convivir un rato con tres representantes del cuadro Campeón.  (Foto: Óscar Adrián Velázquez)
San Pedro Garza García, Nuevo León -
  • Convocaron a más de 600 en firma de autógrafos
  • Suazo sorprendió a niña regalándole playera 

El arrastre que tiene Monterrey volvió a reflejarse este martes en una firma de autógrafos, donde más de 600 seguidores se dieron cita para convivir un rato con tres representantes del cuadro Campeón. Una hora y media fue insuficiente para que los aficionados lograran el cometido de llevarse el recuerdo de Humberto Suazo, José María Basanta y William Paredes, designados para la cita. Al final, y pese al interminable desfile frente a los futbolilstas, aún quedó gente esperando por más de sus ídolos. La escena se dio en la tienda Nike de Plaza Fiesta San Agustín en San Pedro Garza García, donde el tumulto acaparó la atención de los usuarios del centro comercial, quienes se asomaban por los vitrales movidos por la curiosidad. Al interior, los tres futbolistas mostraron más que paciencia para brindar un instante a cada aficionado, extendiéndose por media hora más del tiempo establecido originalmente para atender a la concurrencia. La mecánica consistió de comprar artículos oficiales del club para acceder a las mesas donde los futbolistas plasmaron su rúbrica incontables ocasiones y posaron para la lente de los afortunados. Afuera la desesperación se hizo presa de algunos al ver que la fila no cedía y difícilmente llegarían hasta el objetivo de la cita. “Lo que sea, ayúdenme a pasar, quiero que le firmen la playera a mis hijos”, mencionaba una madre de familia, muestra de la rayadomanía que impera en la Sultana del Norte. Entre todas las historias que convergieron en el lugar, existe una que sin duda quedará para el recuerdo. El chileno Humberto Suazo se vio enternecido con una pequeña, que no portaba playera de la firma original, y le pidió a los empleados que le regalaran una prenda de reciente lanzamiento. “Dénle una playera, yo se la regalo, ahorita lo arreglamos”, dijo 'Chupete' iluminando el rostro de la pequeña Mónica de Luna, seguidora de nueve años originaria del municipio de San Nicolás, quien fue al evento acompañada por su papá. La convivencia continuó y al final algunos se quedaron sin poder acceder, despidiendo a los jugadores entre peticiones de autógrafos y clamor para ganar el Clásico 93 ante Tigres. “Para nosotros es importante siempre estar con nuestra gente, no deja de sorprender el cariño que nos tienen, y lo que nos queda es estar con ellos y darles lo que podemos siempre que se puede”, mencionó el argentino José María Basanta, Capitán en fechas recientes del cuadro albiazul. La demostración de lo que es la afición rayada quedó manifiesta de nuevo en el marco de su torneo de la defensa de su cuarto título. Apenas el lunes, alrededor de cinco mil fanáticos se reunieron para ver la práctica del equipo en el Estadio Tecnológico, aprovechando el asueto oficial, en una verbena rayada que se está volviendo cada vez más frecuente.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×