Carlos Ochoa, por tres goles en su cumpleaños

Su mejor regalo en la vida ha sido su familia, el futbol y estar bien con sus creencias religiosas, pero este sábado el delantero de Tigres, Carlos Ochoa, desea algo más en su cumpleaños.
Su mejor regalo en la vida ha sido su familia, el futbol y estar bien con sus creencias religiosas, pero este sábado el delantero de Tigres, Carlos Ochoa, desea algo más en su cumpleaños.
 Su mejor regalo en la vida ha sido su familia, el futbol y estar bien con sus creencias religiosas, pero este sábado el delantero de Tigres, Carlos Ochoa, desea algo más en su cumpleaños.  (Foto: Jessika Méndez)
Monterrey, Nuevo León, México -
  • El delantero de Tigres cumple 33 años de vida este sábado 5 de marzo

Su mejor regalo en la vida ha sido su familia, el futbol y estar bien con sus creencias religiosas, pero este sábado el delantero de Tigres, Carlos Ochoa, desea algo más en su cumpleaños. Y es que tal como lo dice su edad a cumplir ¡33! Es lo que Ochoa pretende, dos veces tres; y es que el torneo pasado con Jaguares se apuntó tres goles en el estadio Omnilife ante Chivas, ahora este 5 de marzo quiere festejar su aniversario con otro Hat-Trick. “El mejor regalo sería ganar y meter otros dos o tres goles como el año pasado; no va a haber ningún pretexto para no jugar bien en ese tipo de cancha, yo ya hice tres goles, es muy bonito anotar en Guadalajara, cuando uno anota es una cosa que a veces uno no puede ni explicar. “Aún recuerdo esos tres goles, el primero fue cuando viene un pelotazo, el defensa se lo quiere bajar al portero y yo le gano al portero la pelota; el segundo fue de cabeza y el tercero fue un pase filtrado y yo la toqué por un lado a Michel; tuve una jugada muy clara donde viene un centro, mido el bote mal, me bota de más, si no hubieran sido cuatro goles”, dijo. "El mejor regalo sería ganar y meter otros dos o tres goles como el año pasado; no va a haber ningún pretexto para no jugar bien" Ya en el Clausura 2005, a Ochoa le tocó jugar en su cumpleaños 27 ante Tecos; jugaba en ese entonces con Jaguares y participó 58 minutos, no le tocó anotar en el duelo que concluyó 1-1. - ¿El mejor regalo de cumpleaños que hayas recibido? - “Mi mejor regalo es mi familia, mi trabajo y estar muy bien con Dios, son los mejores regalos que he tenido”. - ¿Algún regalo material que te gustaría? - “No, pues sí me hacen mi regalo, pero ya de grande no me gusta, no me gusta porque me siento como que soy medio raro, medio cursi, no me gusta andarles quitando, mejor me gusta dar”. - Y de niño, ¿qué deseabas de regalo? – “Yo siempre pedía balones de futbol o mis pistolitas, desde chavito siempre pedía pelotas de futbol o hasta zapatos para jugar futbol”. Recordando lo que ha pasado a lo largo de sus 33 años, Ochoa quiso compartir con Medio Tiempo un par de anécdotas que se le vinieron a la mente: “Una vez llegué tarde y Tuca no me dejó entrenar, me puso a ver el entrenamiento, la verdad me dio mucha pena, porque mis compañeros se estaban burlando de mí, me sentó en una banca y estaba como niño castigado. “Otra que me acuerdo, es que una vez en Jaguares me quedé sin ropa, porque me aventaron la mía en el jacuzzi, tuve que conseguir ropa prestada, me prestaron una de entrenamiento, fue algo desagradable, pero nunca supe quien había sido”. Por otra parte, Ochoa se enteró que el gol que anotó ante Puebla fue la diana número mil anotada por los equipos dirigidos por Ricardo Ferretti. “No lo sabía, luego me lo dijeron, la verdad son muchos goles para un entrenador, a ver quien anota el dos mil”, finalizó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×