Y el Omnilife terminó como 'Unilife'

'Y ya lo ven, y ya lo ven, somos locales otra vez', fue el cántico que miles de aficionados Tigres entonaron en el Estadio Omnilife, al cual con la 'Invasión Tigre' bautizaron como el 'Unilife'.
La llegada al Estadio Omnilife.
 La llegada al Estadio Omnilife.  (Foto: Jessika Méndez)
Estadio Omnilife -
  • Se estima había más de siete mil aficionados de Tigres

"Y ya lo ven, y ya lo ven, somos locales otra vez", fue el cántico que miles de aficionados Tigres entonaron en el Estadio Omnilife, al cual con la "Invasión Tigre" bautizaron como el "Unilife"; y a pesar del empate a cero goles y falta de espectacularidad de su equipo, salieron del recinto entonando sus porras.

"Fuimos locales otra vez", seguían diciendo al salir del estadio, del cual les pidieron de favor abandonarlo 40 minutos después de concluído el encuentro, por mayor seguridad y para evitar encontrarse con la porra tapatía. Esto, el dejar a un grupo de seguidores tras el encuentro, regularmente aplica para la afición de casa, pero dada la gran cantidad de personas.

Se estima que en total acudieron ocho mil seguidores felinos al partido ante Chivas, en un duelo que registró una entrada oficial de 28 mil 582 personas. Pese a que al final sí hubo mayoría rojiblanca, al final la proporción fue cercana al 3 por 1, relación que pocas veces aplica en equipos con sedes con la distancia geográfica como la que existe entre Guadalajara y Monterrey.

Pese a que no se llenó el inmueble, la de este sábado fue la tercera mejor entrada que ha tenido el Omnilife en su corta historia. La primera fue en la inauguración frente a Manchester United y la segunda en un duelo ante Estudiantes Tecos.

Varias zonas de la casa de Chivas estuvieron pintadas de amarillo, y aunque los hinchas del Guadalajara abucheaban a los seguidores felinos, estos nunca guardaron silencio, incluso había momentos en que se escuchaban más los de Tigres que los del conjunto local.

Para defenderse con cánticos, la barra de Chivas comenzó a entonar "coro, coro, coro, coro, el que no salte es un Tigre maricón", a lo que los felinos respondían con rechiflas y callaban con su grito de "Tigres, Tigres".

Esta noche, más de 80 autobuses que trasladaron a la afición auriazul hará el viaje de regreso a Nuevo León, para llegar a tierra regia en la mañana de este domingo, tras un resultado que no agradó, pero que mantiene al equipo en primer lugar del Grupo 1 y como sublíder de la competencia, ahora con cinco partidos al hilo sin recibir gol.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×