Racismo en canchas mexicanas

Los actos de discriminación racial pueden presentarse casi en cualquier cancha del mundo, tal como ocurrió el sábado por la noche en el Estadio Corona.
 Los ánimos subieron de tono.  (Foto: Notimex)
Torreón, Coahuila -
  • Santos podría presentar queja en la FMF
  • Son varios los antecedentes de tipo racial en México

El racismo es una de las grandes plagas del mundo actual y en el futbol no es la excepción. Por desgracia, los actos de discriminación racial pueden presentarse casi en cualquier cancha del mundo, tal como ocurrió el sábado por la noche en el Estadio Corona.

Esto de acuerdo a lo denunciado por el colombiano Carlos Darwin Quintero, y ante lo que la Directiva de Santos Laguna podría estar contemplado interponer una denuncia contra el zaguero de Cruz Azul, Rogelio Chávez.

Al minuto ’71 de juego, el “Científico del gol” agredió físicamente, y sin razón aparente, a sus rivales Christian Giménez, Emmanuel Villa y Hugo Droguett, lo que le valió para recibir apenas su primer cartón rojo en dos años y medio de carrera en el futbol mexicano.

Visiblemente enojado, Quintero golpeó a Giménez y después arremetió contra los otros dos como respuesta a que el argentino Villa lo apretó del cuello, mientras que el chileno Droguett tiró un manotazo sobre la cabeza del goleador santista, en lo que fue un capitulo extraño en el que la conducta del agresor fue a todas luces inusual.

Al finalizar el encuentro, el propio Darwin aclaró la situación al acusar a su colega Rogelio Chávez de haberlo insultado con tintes racistas al llamarle “simio de mierda”, a la vez que se disculpó por su violento accionar.

“Lo puntualizo, Rogelio Chávez me dijo 'simio de mierda', después el 'Chaco' me dio un empujón y yo le di un cabezazo”, explicó.

Estas declaraciones fueron negadas de inmediato por el acusado: “La calentura del partido a veces te lleva a decir cosas de las cuales luego piensas y a lo mejor estuviste mal, pero en ningún momento fue un tema de racismo".

La Comisión Disciplinaria podría tomar cartas en el asunto y abrir una investigación si es que la Directiva lagunera decide presentar una denuncia. Esto se podría dar el lunes entrante.

No obstante, no es el primer futbolista de la liga mexicana que levanta la voz para acusar de racismo a otros jugadores. El ahora defensa de Santos, Felipe Baloy, ha sido quizás el que más ha padecido de este mal dentro de las canchas del país.

Años atrás, en la época en que el canalero defendía la playera de Monterrey, tuvo que soportar discriminación por su color de piel.

En el estadio de Dorados de Sinaloa fue insultado cada vez que tocó el balón, desde la tribuna se escucharon sonidos de mono y, sin embargo, esto no fue castigado.

En el 2006 el mismo Baloy fue víctima de una fechoría muy parecida a la anterior, solamente que en esta ocasión fue en el Estadio Corona. Por estos actos, el inmueble deportivo recibió una amonestación de veto y tuvo que pagar una multa económica.

En mayo del 2010 denunció a los defensas de Pumas, Marco Antonio Palacios y Darío Verón, de haberlo llamado “esclavo de mierda”, “mono” y “negro”.

Los jugadores auriazules fueron investigados incluso por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

La FIFA contempla sanciones para aquellos que profieran insultos de corte racial, entre ellas se involucra hasta un descenso inmediato en caso de reincidencia.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×