El Estadio Omnilife le pesó a las Chivas

El primer año para el Guadalajara en su nuevo estadio fue de transición, de cambio, y por ende, de adaptarse a las nuevas circunstancias y las condiciones que dicta jugar en un campo de...
 El primer año para el Guadalajara en su nuevo estadio fue de transición, de cambio, y por ende, de adaptarse a las nuevas circunstancias y las condiciones que dicta jugar en un campo de características distintas.  (Foto: Notimex)
Guadalajara, Jalisco, México -
  • Chivas decreció 40 por ciento su productividad como local en el primer año tras su mudanza al Omnilife
  • José Luis Real reconoció que los primeros tres meses fueron los más complicados

El primer año para el Guadalajara en su nuevo estadio fue de transición, de cambio, y por ende, de adaptarse a las nuevas circunstancias y las condiciones que dicta jugar en un campo de características distintas a lo que han marcado los estándares mundiales durante años.

Chivas juega desde hace un año en pasto sintético, y la mudanza le ha costado al equipo de José Luis Real un precio alto, que se ha traducido en menos victorias… y también menos público.

Chivas pagó un derecho de piso al mudarse de casa, como sucede a cualquier nuevo inquilino: la adaptación cuesta.

En el último año en que el Rebaño jugó como local en el Estadio Jalisco, ganó 10 partidos del Torneo regular, empató tres y perdió cinco. En cambio, en su primer año jugando en el moderno e imponente Omnilife, el Rebaño Sagrado sumó los tres puntos en seis veces, empató en siete ocasiones y perdió otras cuatro.

Eso indica que la producción de Chivas decreció en un 40 por ciento jugando como local, lo que implica retroceso para el plantel.

También es cierto que en el último Torneo en que Chivas jugó en el Jalisco, consiguió una racha histórica de ocho encuentros con victorias.

José Luis Real asume lo contundente que son los números: Chivas no se puede dar este tipo de lujos y cada semestre debe pelear por el título.

“Guadalajara cada Torneo debe buscar el campeonato, lograr ocho victorias fue algo que pasó a la historia y ya está ahí para que lo rebasen. Nosotros somos los primeros en querer rebasar ese récord, pero sobre eso buscamos primero que el equipo juegue bien y le guste a la afición”, aseveró el “Güero”.

Por otro lado, reveló que los primeros tres meses, tras la mudanza, fueron los más complicados para su equipo; fue donde más se padeció y cuando menos se consiguieron los ansiados resultados y hasta se habló de que Jorge Vergara habría perdido la paciencia hacia el estratega.

"Esa etapa fue muy fuerte, muy difícil. Los tres primeros meses fueron muy complicado para nosotros y toda nuestra cultura futbolística"

“Esa etapa fue muy fuerte, muy difícil. Los tres primeros meses fueron muy complicado para nosotros y toda nuestra cultura futbolística, todos los rivales que venían se quejaban de esta cancha, nosotros mismos nos estábamos adaptando, pero con el paso del tiempo logramos la adaptación total y ahora podemos estar pensando que puede ser una ventaja para Chivas”, concluyó.

Ahora empieza el segundo año, donde Chivas ya está adaptado, ya sabe a qué juega y cómo manejar las circunstancias. Este domingo, ante Jaguares, será el momento de empezar a escribir una historia diferente.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×