Está Sergio 'Cherokee' Pérez pleno y adaptado al Monterrey

Sergio Pérez ha dejado atrás los problemas futbolísticos y el desánimo que lo acompañaron al salir del Puebla, y hoy confiesa su deseo de ser rayado por muchos años, integrado totalmente al...
 Sergio Pérez ha dejado atrás los problemas futbolísticos y el desánimo que lo acompañaron al salir del Puebla, y hoy confiesa su deseo de ser rayado por muchos años, integrado totalmente al proyecto del conjunto albiazul.  (Foto: Notimex)
Monterrey, Nuevo León, México -
  • Confiesa lo mucho que sufrió cuando llegó a Rayados, por jugar una posición que nunca antes desempeñó
  • Tras conseguir la continuidad, reconoce el peso que tiene defender la camiseta albiazul
  • Frente a Pumas sumará su partido número 100 en el Máximo Circuito

Cuando llegó al Monterrey hace cuatro torneos, la vida futbolística para Sergio Pérez se tornó complicada, pues de ser titular en Puebla, su anterior equipo, con la camisa rayada tuvo que 'jugar' los partidos desde la banca, situación que se prolongó durante varios meses.

Después, cuando ya tuvo la oportunidad de participar, los problemas continuaron para el oriundo de la Angelópolis, ya que a sus 23 años se sentía 'en fuera de lugar', como si nunca hubiera jugado al futbol, al desempeñarse en una posición que nunca antes practicó.

Hoy en día, el "Cherokee" ha dejado atrás las caídas anímicas y los días inconformidad, y arropado por el plantel albiazul presume estar adaptado a sus funciones, e identificado con un club que se ha convertido en su máxima ilusión, donde espera quedarse muchos años de la mano del éxito deportivo.

Con total seguridad, el lateral albiazul dice que hoy ni la ola de violencia que registra la Sultana del Norte lo haría dejar a los Rayados, pues a dos años de su arribo ha logrado estabilidad, crecimiento y madurez profesional.

"He adquirido experiencia ante la adversidad, muchas veces me vi aquí muy abajo en muchos aspectos"

“He adquirido experiencia ante la adversidad, muchas veces me vi aquí muy abajo en muchos aspectos, pero también aquí es el lugar donde he salido adelante, tomas experiencia que antes no la había tenido”, menciona para Medio Tiempo, confesando su estatus actual.

“Me siento feliz y comprometido, es una realidad que he logrado encajar en este equipo, y quiero que esto dure mucho tiempo”.

-¿Te costó mucho integrarte a Monterrey?- “Sí, no había vivido esto donde estaba antes, no conocí la banca en el equipo donde estaba y de repente llegar aquí y vivir esas cosas, como jugador anímicamente te vas para abajo. “He vivido altibajos, pero siento que me han hecho más jugador que durante todo el  tiempo que estuve en otro lugar y me quedo con eso”.

Pérez cumplirá en el partido frente a los Pumas de la UNAM su juego número 100 en la Primera División, tras debutar el 8 de mayo del 2005. Señala que una cifra mucho mayor a ésta espera cumplir defendiendo los colores del cuadro regiomontano.

“He vivido las mejores y peores cosas de mi carrera y eso ha hecho que quiera muy rápido al Monterrey, ahora que cumplo esta cifra de 100 partidos en la Primera División, y aunque es sólo un número, eso refleja que tienes que luchar por objetivos más altos y espero cumplir 100 partidos, pero jugados aquí, e ir sumando cada vez más en esta institución".

Además de la posición, al pasar de ser carrilero en Puebla a jugar como lateral por derecha o izquierda bajo las órdenes de Víctor Manuel Vucetich, Sergio tuvo que modificar aspectos en su conducta, dejando en el pasado esos llamativos looks de cabello que solía mostrar mientras esttuvo en La Franja, y que incluso en su presentación como elemento albiazul aún lució al llegar con el pelo teñido de rubio.

"En Puebla era otro tipo de entrenador y otros objetivos, acá la institución es más seria y piensa en grande y por eso ya no lo hago (pintarse el cabello) y no sé si un día lo volvería a hacer”.

"Cherokee" describe la impresión que tiene del Monterrey durante poco más del año y medio que tiene de militar en él, subrayando el abismo que existe con su anterior escuadra, tanto dentro como fuera de la cancha.

"Allá vivimos toda clase de problemas (sueltos atrasados, pleitos y demandas entre los socios), sí afecta al jugador ver los problemas económicos y demás pleitos que traía la directiva, aunque tampoco es como mucha gente piensa que los futbolistas sólo jugamos por dinero, eso es mentira, incluso vimos que los jugadores del Atlas jugaron a pesar que les debían tres meses de sueldo. “Pero en Monterrey todo parece una mina de oro por cómo viajamos, la ropa deportiva que utilizamos, el lugar donde entrenamos, todo es de primera, y eso hace que los objetivos que tiene este equipo sean grandes y que cuando juegue sea también de primer nivel”.

Hablando precisamente de la comodidad de la que hoy disfruta, el jugador de 24 años platica sobre la dificultad que le implicó en un inicio pasar de ser un elemento de características ofensivas a uno de condiciones defensivas.

“Yo me siento muy cómodo jugando de carrilero derecho, pero aquí no jugamos con carrileros, y al principio sufrí mucho porque es como si nunca hubiera jugado futbol en mi vida, nunca antes había jugado la posición donde lo estoy haciendo aquí y, después de un año y medio puedo decir que me siento muy cómodo con la posición. “Me costó muchísimo trabajo porque allá en Puebla casi no defendía, y acá lo principal es defender, y en esa adaptación que he tenido tengo que mencionar al profe Vucetich, porque él lo ha vivido con otros jugadores y él fue el primero que me dijo que me tranquilizara, me dio minutos cuando no lo merecía, y gracias a él y con el paso del tiempo ya me siento muy cómodo en Monterrey, donde he ido de menos a más y aún me falta mucho por recorrer”.

Además del estratega, el camiseta número 24 señala al Capitán Luis Pérez como su mayor guía dentro de la escuadra del Cerro de la Silla.

“Luis aparte de ser un gran amigo y de que es un futbolista que lleva muchos años jugando en la Primera División, que suma mucha experiencia en la Selección Nacional, trabaja como si tuviera 17 años y no hubiera ni debutado, eso, yo estando en Puebla no se lo vi a nadie más, esas ganas de crecer y, aunque de lejos tú lo ves que está en lo más alto, él cree que puede llear más arriba, lo admiro, lo respeto y trato de seguir esa filosofía”.

-¿Cómo calificas el momento que vives con el Monterrey?- "Como cien por ciento adaptado en la posición que me han encomendado, adaptado a la ciudad y a un estadio que ya siento como mi casa después de pasar 12 años pisando una misma cancha (la del Estadio Cuauhtémoc). Cuando pisé el Tec y me puse la playera de Rayados me di cuenta que pesa mucho más a la que antes tenía (la del Puebla), la gente también me apretó un poquito cuando llegué porque pensó que podía dar más, y definitivamente pienso que éste es el equipo donde quiero permanecer por muchos años más”, dijo convencido el lateral albiazul, quien ante la UNAM cumplirá una cifra especial para cualquier futbolista, llegar a 100 batallas en el máximo circuito.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×