Rayados 0-1 Seattle… Tropiezo que enciende alertas

Hay derrotas que llegan a presionar en malos momentos, y ésa fue la que le ocurrió al Monterrey este martes, al caer 1-0 como local ante el Seattle Sounders, dentro la segunda fecha de la Liga de...
 Hay derrotas que llegan a presionar en malos momentos, y ésa fue la que le ocurrió al Monterrey este martes, al caer 1-0 como local ante el Seattle Sounders, dentro la segunda fecha de la Liga de Campeones de CONCACAF.  (Foto: Notimex)
Estadio Tecnológico, Monterrey, Nuevo León,... -
  • Caen albiazules en casa ante el conjunto de la MLS
  • Pierden invicto en Concachampions en la era Vucetich

Hay derrotas que cobran un peso mayor por el entorno en el que ocurren, y eso fue lo que le ocurrió al Monterrey este martes, al caer 1-0 como local ante el Seattle Sounders, dentro la segunda fecha de la Liga de Campeones de CONCACAF.

Una inédita cara del Monterrey en la era Vucetich apareció en la cancha del Tec, y Rayados perdió el invicto en el certamen internacional, donde es Campeón, pero donde en su accionar distó mucho de parecerlo.

Ahora sí las alertas en ámbar se encendieron en el plantel rayado, al sumar la cuarta derrota en los últimos seis compromisos, sazonando un futbol que no termina de llegar a los niveles acostumbrados, y que le valió algunos abucheos de su afición tras el silbatazo final.

Bastó un gol de un práctico equipo norteamericano para sentenciar lo que parecía una tarde de trámite para los albiazules, que ahora pone un grado de presión para los siguientes compromisos, empezando el sábado ante el Santos Laguna.

La Pandilla presentó un cuadro casi lleno de estelares, donde destacó el regreso del goleador chileno Humberto Suazo, haciendo mancuerna por primera vez en el semestre con su socio Aldo de Nigris.

Pero ni cerrando con el grueso de sus mejores hombres el equipo regio logró echar cuenta de una férrea defensiva estadunidense, que fue creciendo ante las fallas del conjunto anfitrión.

Monterrey aún no luce comprometido en el torneo internacional, al menos no tanto como aparece en la Liga, y se quedó con tres unidades en la Copa, cediendo la cima del Grupo D a su rival en turno, que llegó a seis con paso perfecto.

La falla rayada fue que no pisó el acelerador a fondo en el primer tiempo, y posteriormente, ya en desventaja, cuando quiso hacerlo, simplemente no supo hilvanar sus piezas para generar una jugada oportuna.

Fue así que tras varios avisos tímidos sobre la meta de Terry Boss, el plantel regio se vio en desventaja al minuto 38, en una pared rápida de Álvaro Fernández que se llevó por velocidad a Miguel Morales y Darvin Chávez y encaró a Jonathan Orozco, al que venció con un zapatazo de derecha, arriba, para el 1-0 que cambió la tónica del partido.

Monterrey tuvo en el novato Jesús Manuel Corona al mejor elemento de ofensiva, pero entre la inexperiencia y la falta de físico para pelear con los norteamericanos acabó vencido en cada avance que generó.

En el complemento Rayados apareció con una cara de mayor determinación para buscar los goles de la diferencia, pero sólo fue un coqueteo, ya que fue a menos al paso de los minutos.

Al 48' Aldo de Nigris, quien fue de los más entregados al frente, apareció solo en el área para puntear un centro de Cardozo, pero su remate fue débil y Boss lo atrapó recostando a la izquierda. Humberto Suazo exhibió descoordinación al repartir el juego en el frente, y fue De Nigris el que volvió a desbordar al 61', sólo que su centro fue rechazado por la defensa.

La más clara del partido la tuvo Suazo al 66', cuando De Nigris le ganó la pelota al portero Terry Boss y tocó una diagonal a la entrada de "Chupete", quien tenía la puerta abierta y de frente, pero tras dos intentos mandó el esférico por un lado del poste.

Vucetich se dio cuenta que requería de más para aspirar al resultado, y mandó al campo a Walter Ayoví sacrificando a Miguel Morales, y posteriormente envió al terreno de juego a Carreño quitando a Jesús Corona.

Pero el rival ya jugaba en el ritmo que quería, y al 79' Osvaldo Alonso perdonó el 2-0 visitante en una jugada donde se plantó frente a Orozco, pero quiso recortar y el balón se le escurrió por la meta cuando ya tenía el marco de frente.

El cansancio fue otro factor que pareció aquejar a Monterrey en el final, y en los últimos 10 minutos el equipo regio lució su peor cara, hasta que el árbitro Elmar Rodas decretó el final tras agregar cuatro minutos, insuficientes sin embargo para despertar a un Campeón que parece vivir un bache peligroso en un semestre donde llegó con los reflectores sobre sí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×