En San Luis inició la historia: Jesús 'Chapo' Sánchez

Aunque es el mismo jugador, bajito de estatura, dejó de ser aquél número 44 en los dorsales, recientemente rapado a la costumbre de los debutantes con el primer equipo.
Aunque es el mismo jugador, bajito de estatura, dejó de ser aquél número 44 en los dorsales, recientemente rapado a la costumbre de los debutantes con el primer equipo.
 Aunque es el mismo jugador, bajito de estatura, dejó de ser aquél número 44 en los dorsales, recientemente rapado a la costumbre de los debutantes con el primer equipo.
Guadalajara, Jalisco, México -
  • No fue una aparición como las que suelen darse para el jugador debutante, que normalmente entra de cambio

Aunque es el mismo jugador, bajito de estatura, dejó de ser aquél número 44 en los dorsales, recientemente rapado a la costumbre de los debutantes con el primer equipo. Hoy, a poco más de un año de iniciar su camino en el Máximo Circuito, Jesús “Chapo” Sánchez, vuelve a la tierra que lo vio debutar en la Primera División, el Estadio “Alfonso Lastras Ramírez”. No fue una aparición como las que suelen darse para el jugador debutante, que normalmente entra de cambio. El nacido en Caborca jugó desde el inicio del partido, y pronto se hizo sentir. Chivas llegaba a ese encuentro de la Jornada 3 del Apertura 2010 sin haber conseguido victorias en el torneo: una victoria y un empate eran los antecedentes a un irregular inicio, algo que, en el equipo de José Luis Real, parece una lejana y fría estadística. Corría el minuto 20’ del encuentro empatado a cero goles y Chivas tenía metido en su arco al cuadro de Ignacio Ambriz; una pelota que llegó de rebote tras pegar en el larguero fue rechazada desde la defensa, y tras un contrarremate de cabeza de algún compañero en la zaga, la pelota le quedó a modo al desconocido ‘44’ rojiblanco, controló e intentó patear de zurda, pero el esférico llegó a Marco Fabián, quien con un derechazo marcó el destino del partido, dando a Chivas la mínima ventaja, que terminaría por ser el resultado final. El “Chapo” fue el primero en intentar abrazar a Fabián de la Mora y el último en conseguirlo: partícipe directo del gol, la emoción lo inundó con una enorme sonrisa de oreja a oreja, más visible aún en un rostro desierto de cabello tras la rapada letal. A la postre, esa fue la primera victoria de Chivas en ese campeonato. En tal encuentro, el sonorense jugó sus primeros 90 minutos en la Primera División, siendo ese momento, y esa cancha -la cual visitará Chivas en su duelo de mañana, de la Jornada 7 del Apertura 2011-, históricos en la vida futbolística de Jesús, y quien recuerda con Medio Tiempo el proceso para llegar a Guadalajara desde el norte del país, región beisbolera por excelente, pero en la que prefirió mejor los tacos y la pelota a el bat, el guante y la gorra. “Estaba jugando en una Tercera División allá en Caborca, Sonora. Un amigo de allá, el profe ‘Chucho’ del Muro me dijo que había visorías en Chivas, decidí venir y gracias a Dios me quedé en la Segunda División y poco a poco fuimos escalando hasta llegar ahora a la Primera División”, dijo, abriendo así el baúl de los recuerdos. Hoy, a 385 días de su primer papel protagónico, habiendo convertido dos goles en Primera –ante Querétaro y Atlante-, agradece a José Luis Real, que fue quien lo va llevando de la mano en su proceso a la consolidación. “La verdad me siento muy contento y agradecido con la confianza que me dan mis compañeros y el ‘profe’, y tratando de aprovechar los minutos que me está dando, creo que lo estoy haciendo bien y quiero seguir por esa misma línea, seguir teniendo más minutos y participación. Si algo sabe el ‘profe’, es llevar bien a los jóvenes. En mi caso, me supo llevar poco a poco, de mi parte yo quiero seguir respondiéndole en la manera que él quiere”, agradeció. De entrada, supo aprovechar el hueco que dejó Xavier Báez tras su lesión, y a un año de distancia, parece que nadie le quita el puesto de titular.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×