A 10 años del recuerdo, el verdugo Tigre, Walter Silvani

A prácticamente 10 años de aquel partido y con el duelo en puerta, Walter Silvani habló con Medio Tiempo sobre el recuerdo de aquel tanto, aquel golazo que definió su carrera y lo llevó a ser uno...
A prácticamente 10 años de aquel partido y con el duelo en puerta, Walter Silvani habló con Medio Tiempo sobre el recuerdo de aquel tanto, aquel golazo que definió su carrera y lo llevó a ser uno de los hombres menos gratos en la memoria de Tigres.
 A prácticamente 10 años de aquel partido y con el duelo en puerta, Walter Silvani habló con Medio Tiempo sobre el recuerdo de aquel tanto, aquel golazo que definió su carrera y lo llevó a ser uno de los hombres menos gratos en la memoria de Tigres.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • 'Tigres sentía que le pertenecía el título y se lo quitamos'
  • Silvani aceptó que se arrepiente de la forma como festejó en el 'Volcán'
  • Actualmente es socio de un club de Segunda División de Uruguay

El silencio que invadió el "Volcán" la tarde del sábado 15 de diciembre del 2001 aún se mantiene en el recuerdo de la llamada mejor afición del país. Aquel día, los Tigres de Ricardo Ferretti saltaron a la cancha del Universitario para disputar su primera Final del futbol mexicano después de una larga espera que incluyó la tristeza de un descenso a la Primera "A".

Un marco esplendoroso y una afición con ganas de vivir una fiesta colmaron el estadio de los Tigres para la Final ante Pachuca, sin saber que el verdugo, el hombre que marcaría la historia de los felinos tenía guardada una auténtica genialidad para helar, prácticamente hacer sentir el Invierno 2001 sobre la cancha regia en la que Walter Silvani hizo uno de los grandes goles del futbol mexicano.

A prácticamente 10 años de aquel partido y con el duelo en puerta, Walter Silvani habló con Medio Tiempo sobre el recuerdo de aquel tanto, aquel golazo que definió su carrera y lo llevó a ser uno de los hombres menos gratos en la memoria de Tigres.

"El recuerdo es muy grato. A medida que va pasando el tiempo y dejas la actividad profesional vas tomando mayor dimensión y realidad de lo que significó porque Pachuca cumplía 100 años y fue la inauguración de la Universidad (del Futbol) y haberlo coronado con el título y contra un Tigres, que era fantástico, tiene más mérito. Cerramos un año espectacular para Pachuca", confiesa.

"De lo que me arrepiento es de haberme agarrado la cabeza porque se interpretó como que no podía creer el gol que había hecho"

No le cuesta trabajo recordar, es más acepta que aún puede tener la misma sensación que lo invadió en aquel minuto 71 del gran partido. Silvani narra la forma como marcó el mejor gol de su carrera y el que lo metió en la memoria de los miles de aficionados Tuzos que lo recuerdan en la Bella Airosa.

"Sin duda (fue el mejor gol de su carrera), fue un gol bonito y además por lo que significó. Fue una decisión de milésimas de segundo, nos tocó jugar la Final contra un equipazo y la estábamos pasando realmente mal. Estábamos aguantando el resultado, íbamos 1-0 abajo y con mi presencia de único referente de punta en el equipo".

"Fue una pelota que me tiró Yacuta a mitad de cancha y cuando la paré con el pecho, en principio era para aguantarla y darle desahogo al equipo, para que pudiera salir un poco. Cuando giré y la pelota picó, miré donde estaba el arquero, vi que estaba muy fuera del área y decidí pegarle con la fortuna de que la pelota se metió cruzada, pero si me preguntas si la quise poner ahí, estaba bastante lejos para tener tanta precisión", comenta entre risas el delantero pampero. Sin embargo, el otrora número 9 del Pachuca se reprocha la forma como festejó el tanto de su vida. Haberse tomado de la cabeza no fue la mejor opción para el pensamiento que intento transmitir.

"De lo que me arrepiento es de haberme agarrado la cabeza porque se interpretó como que no podía creer el gol que había hecho, pero era más como diciendo que estábamos jugando contra todo el estadio y ese gol enmudeció a todos y prácticamente sentenció la Final porque ya no quedaba tanto tiempo y fue como diciendo qué lío hice acá, pero fue una satisfacción tremenda", satisfacción que se hizo aún más grande por haberle quitado el título a los que pensaban que ya era de ellos.

"Se ha hecho una linda rivalidad porque después hubo otras Finales y salieron siempre partidos muy emocionantes, pero la realidad es que Tigres pensaba ese año que ese campeonato era de ellos y se lo quitamos", añadió.

Ahora tras casi una década de historia, el verdugo felino ya se retiró del futbol, estableció una empresa en Argentina y comienza a incursionar como dirigente del futbol. La relación con la Bella Airosa no se ha roto, hombres como Sánchez Yacuta y Alfredo Tena son los amigos que Silvani dejó en su paso por México.

"Tengo una empresa textil acá en Argentina y después tenemos un club en Uruguay que se llama Boston Rivers, que está en la Segunda División del futbol uruguayo. Casualmente jugamos la Final para ascender a Primera División y perdimos por penales. Junto a Martín Cardetti y Navarro Montoya hemos comprado al club y somos la primera sociedad anónima deportiva de Uruguay y ahí estamos desquitando el vicio del futbol".

"Hablo mucho con Sánchez Yacuta, con Alfredo Tena, me han quedado muchos amigos. No ha sido mucho tiempo el que estuve ahí, fue un año y medio pero fue bien intenso y yo tengo un gran recuerdo de mi paso por México", concluyó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×