Hernán Cristante vivió un cumpleaños agridulce

La noche fue agridulce para Hernán Cristante, quien cumplió 42 años, pero ni siquiera pudo terminar el encuentro dado que una lesión en el hombro izquierdo -aparentemente una luxación- que se dio...
La noche fue agridulce para Hernán Cristante, quien cumplió 42 años, pero ni siquiera pudo terminar el encuentro dado que una lesión en el hombro izquierdo -aparentemente una luxación- que se dio durante el primer tiempo, le obligó a abandonar.
 La noche fue agridulce para Hernán Cristante, quien cumplió 42 años, pero ni siquiera pudo terminar el encuentro dado que una lesión en el hombro izquierdo -aparentemente una luxación- que se dio durante el primer tiempo, le obligó a abandonar.  (Foto: José María Garrido)
Guadalajara, Jalisco, México -
  • En el festejo de sus 42 años salió lesionado de la clavícula

La noche fue agridulce para Hernán Cristante, quien cumplió 42 años, pero ni siquiera pudo terminar el encuentro dado que una lesión en el hombro izquierdo -aparentemente una luxación- que se dio durante el primer tiempo, le obligó a abandonar el terreno de juego para la segunda parte. "Lamentablemente se dio en un choque, no me agarran bien armado y salgo a buscar la pelota, rebota y me agarran mal parado, sin tener una buena inercia en el cuerpo y parece que es la clavícula. Los únicos que no ven eso son los árbitros, y si hablas, te multan, te dicen que eres tendencioso y que eres molesto", reconoció. "Quería salir en el segundo tiempo pero Héctor (Medrano, técnico de los Leones) me dijo que no valía la pena arriesgar" Inclusive, confesó que quería seguir dentro del encuentro pero el estratega de la Universidad de Guadalajara le pidió que no arriesgara más, estando tocado del hombro izquierdo. "Quería salir en el segundo tiempo pero Héctor (Medrano, técnico de los Leones) me dijo que no valía la pena arriesgar y que le diera la oportunidad a Sergio", expuso. Sin embargo, a pesar de que tanto el resultado como su estado físico fueron adversos en el Estadio Jalisco, prefiere quedarse con el cariño de su gente, que se acercó a la zona mixta del inmueble con una bandera en dedicatoria al guardameta, como felicitación y ánimo por su cumpleaños. "Me quedo con el cariño de mis amigos, de la gente que vino a saludarme, Silvina, la mamá de mis hijas, me quedo con eso, no con lo amargo. Incluso el equipo no jugó mal, creo que nos faltó ser un poquito más profundos pero las mejores situaciones las armamos nosotros y así es el futbol", sentenció.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×