Monterrey 2-0 Atlas… La Pandilla se niega a morir

Con goles de Humberto Suazo y Sergio Pérez, el Monterrey consiguió tres puntos de oro, en la búsqueda por clasfiicar a la Liguilla del Apertura 2011, tras derrotar a los rojinegros del Atlas 2-0.
Con goles de Humberto Suazo y Sergio Pérez, el Monterrey consiguió tres puntos de oro, en la búsqueda por clasfiicar a la Liguilla del Apertura 2011, tras derrotar a los rojinegros del Atlas 2-0.
 Con goles de Humberto Suazo y Sergio Pérez, el Monterrey consiguió tres puntos de oro, en la búsqueda por clasfiicar a la Liguilla del Apertura 2011, tras derrotar a los rojinegros del Atlas 2-0.  (Foto: Notimex)

Estadio Teconólogico, ante un lleno

  • Vencen regios de forma agónica a Rojinegros y mantienen esperanzas
  • El descenso sigue consumiendo al cuadro de Juan Carlos Chávez

Cuando Sergio Pérez se plantó solo frente a Miguel Pinto en tiempo de compensación, la respiración se contuvo un instante en la cancha del Tec. El zaguero albiazul tenía sólo unos segundos en el campo, pero no perdonó una descolgada letal de Humberto Suazo, para fusilar al arquero rojinegro y poner el 2-0 que anunciaba el regreso a la victoria. La estampa festiva desató en la tribuna, pero más con sabor a alivio que a dominio total. Instantes antes, un valiente equipo tapatío presionaba a La Pandilla buscando el empate, poniendo nerviosismo en el campo al hacer méritos frente a la meta de Orozco. Pero fue la contundencia y el oportunismo de los albiazules evitó la hombrada de los Zorros, en un triunfo que sabe a oro molido para el bando rayado, al catapultarlo de nuevo a la zona de Liguilla, y con el control de su destino en el cierre de calendario.

El grito triunfal del inmueble se dio hasta el minuto 92, sellando una noche de contrastes, ya que el derrotado se hunde dramáticamente en las arenas del descenso. La Pandilla prácticamente se jugaba el torneo ante el plantel jalisciense y con esa hambre encaró el compromiso, sin comparación a su propuesta del último Clásico. Y como apelando al refrán de ‘el que busca, encuentra’, esta vez el Monterrey fue un equipo con la manija del encuentro, intenso en la marca y veloz al frente. Salir ofensivo le redituó bien al plantel de Vucetich, quien se pareció por momentos al Superlíder y Campeón del 2010, para deleite de su afición. Con el resultado Monterrey llegó a 21 unidades, a dos puntos del segundo lugar general, el Santos, y con Pachuca y Atlante como rivales para definir su suerte. Atlas, en tanto, sigue sumido en el sótano general, con sólo 11 unidades y el agua hasta el cuello en los cocientes, donde pelea con Tijuana.

La noche arrojó un platillo que superó las expectativas en el campo, yendo de menos a más hasta cerrar de forma emotiva. Monterrey dejó de lado la famosa rotación, y con lo mejor de su repertorio tuvo para quitarle la pelota al Atlas, pero sufriendo para hacer una jugada ofensiva de precisión. El futbol de Atlas se limitó a dividir la esférica en el área rayada, y con eso tuvo para sacar un par de sustos por titubeos, teniendo en Arreola y Flavio Santos a sus elementos más activos. Fue así como tras un par de avisos de la visita, y con la tribuna pidiendo 'huevos', Suazo puso orden al 61’ en un desborde de César Delgado que terminó con un centro preciso a la cabeza del chileno, implacable para fusilar a Pinto por encima. El gol le trajo un momento de lucidez al campeón de Concacaf, y al 66’ ‘Chelito’ volvió a servirle a Suazo con peligro, y el andino disparó desde la media luna, pero apenas desviado del poste. Atlas se dio cuenta que se le iba la vida, y al 68’ Chávez sacó a Lucas Ayala para colocar a Luis Téllez, abriendo el campo en busca de agredir. El arrojo casi le cuesta el segundo a los rojinegros, ya que al 68’ Suazo tomó mal parada a la zaga y tocó al centro para ‘Chelito’, que sin marca disparó con potencia, pero la pelota reventó en el poste y regresó al campo para un contrarremate del 'Chupete' que salió débil a las manos del arquero. Fue entonces que vino la reacción y al 84’ se armó una melé en el área albiazul que acabó con un disparo de Santos, y Orozco sacó a córner, aunque los atlistas pedían penalti por una mano de Ricardo Osorio, quien se lanzó como portero a cortar, aunque el juez consideró que la jugada no fue intencional para salvación de los regiomontanos.

El duelo ya era de ida y vuelta, y Monterrey volvió a plantarse con peligro al 86’ con un centro de Ayoví que remató Santana de cabeza, pero Pinto se agigantó salvando dos veces en la raya lo que parecía el segundo. Atlas había mandando al campo a Mauricio Romero y Saúl Villalobos, y mandaba centros desde donde podía, elevando la temperatura en la incisiva presión. Vucetich puso a Carreño por Cardozo buscando presionar la salida y matar en alguna oportunidad. Y fue así que al 92’, con un tiro libre a favor, el cuadro rojinegro entregó la pelota y de ahí nació la puntilla rayada, cuando Suazo robó y se fue hasta el área, Carreño le devolvió de taquito y el andino le tocó a la entrada a Sergio Pérez, que con frialdad se acomodó y pateó de derecha arriba, con potencia, imposible para el arquero, liquidando la tarea. El árbitro Fernando Guerrero silbó el final al 94, y Monterrey rompió un ayuno de casi dos meses sin ganar en casa, dejando claro que pese a sus altibajos y sinsabores, no se le puede descartar para la Fiesta Grande. Hoy por lo pronto acaricia de nuevo el boleto.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×