Chivas a la 'colombiana'

El recurso que la dirigencia de Chivas ha tomado, de enviar a terapias a sus jugadores que no atraviesan buen momento ha arrojado buenos dividendos.
El recurso que la dirigencia de Chivas ha tomado, de enviar a terapias a sus jugadores que no atraviesan buen momento ha arrojado buenos dividendos.
 El recurso que la dirigencia de Chivas ha tomado, de enviar a terapias a sus jugadores que no atraviesan buen momento ha arrojado buenos dividendos.  (Foto: Notimex)
Guadalajara, Jalisco -
  • Con Luis Michel, son cinco jugadores que han acudido a terapia
  • Sólo uno de ellos abandonó el redil por la puerta de atrás

El recurso que la dirigencia de Chivas ha tomado, de enviar a terapias a sus jugadores que no atraviesan buen momento o que por alguna indisciplina ajena o relacionada con la cancha han incurrido en faltas al reglamento rojiblanco, han arrojado buenos resultados. El guardameta del Guadalajara, Luis Ernesto Michel, será el quinto jugador que forme parte de este tipo de ejercicios bajo la tutela de psicólogo, Claudio Naranjo. El primero que formó parte de dicho trabajo fue el delantero Omar Arellano, quien tras una prolongada racha sin poder anotar, fue el primer jugador que inauguró dichas terapias. Sin embargo, su recuperación no fue del todo inmediata en lo futbolístico, aunque en lo emocional, el jugador reconoció, tiempo después, que la recuperación en ese sentido fue automática, pues le ayudó a liberar la presión por no poder convertir. Otro delantero que también fue enviado a dichas terapias fue Ricardo Michel Vázquez, el cual recibió la estafeta en un momento complicado: Javier “Chicharito” Hernández recién había emigrado al futbol inglés y en un momento poco oportuno, se le ocurrió al dueño de Chivas, Jorge Vergara señalarlo como el heredero de Hernández. Condiciones tenía, así como talento, pero le faltó manejo de presión, por lo que también fue enviado a Colombia para tener su terapia. El resultado no fue el mejor esperado y tras su regreso, nunca logró consolidarse en Chivas.Fue enviado a jugar en divisiones inferiores, donde inclusive tuvo un desagradable episodio en público, al reclamarle a uno de los técnicos de Fuerzas Básicas a gritos, el porqué lo sacó de cambio en un duelo con el equipo Sub-20. El resultado final fue que lo cedieron al Querétaro. Marco Fabián fue el tercer futbolista del Guadalajara que conoció la clínica de Claudio Naranjo. Su momento futbolístico parecía estar estancado, no progresaba y tampoco había dado el salto definitivo que lo proyectara a ser lo que es hoy: la figura indiscutible del Guadalajara. Tras su paso por las terapias Gestalt, Marco Fabián le reconoció a Medio Tiempo, que su terapia consistió en recuperarse anímicamente tras el duro golpe que sufrió la familia Fabián de la Mora, hace muchos años, cuando su hermano Jonathan perdió la vida de forma violenta. El cuarto elemento del plantel rojiblanco fue, el que sin duda tuvo una recuperación más rápida y notoria. Erick “Cubo” Torres, delantero del plantel de Chivas, regresó a Colombia luego de que ya había visitado tierras cafeteras este mismo año, pero enfundado en los colores nacionales, representando a México en el Mundial Sub-20, donde no tuvo una buena actuación. Posteriormente a su regreso de Chivas, el manejo familiar, junto con el aspecto futbolístico estancó al “Cubo”, por lo cual, hace apenas un par de meses, Torres Padilla viajó a Colombia. A su regreso en el primer partido que apareció marcó dos goles frente a Estudiantes Tecos y en los dos partidos consecuentes, hizo dos goles más. Esa es la historia de los jugadores que han pasado por la clínica de desarrollo mental y terapia Gestalt del psicólogo, Claudio Naranjo. En la mayoría de los casos, el crecimiento se hizo evidente y Chivas espera que en el caso de Luis Michel también se haga válido el recurso.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×