Raúl Gutiérrez, los deseos del Campeón del Mundo

El recuerdo se fija en los últimos días de diciembre del 2010, aquellos en los que Raúl Gutiérrez meditaba los detalles de un combinado que ya imaginaba como Campeón del Mundo.
El recuerdo se fija en los últimos días de diciembre del 2010, aquellos en los que Raúl Gutiérrez meditaba los detalles de un combinado que ya imaginaba como Campeón del Mundo.
 El recuerdo se fija en los últimos días de diciembre del 2010, aquellos en los que Raúl Gutiérrez meditaba los detalles de un combinado que ya imaginaba como Campeón del Mundo.  (Foto: Juan Manuel Terán)
Ciudad de México -
  • "Con el título del mundo saldé una deuda personal"
  • El bacalao y los romeritos, platillos favoritos del "Potro"

Echa a andar la memoria. El recuerdo se fija en los últimos días de diciembre del 2010, aquellos en los que Raúl Gutiérrez meditaba los detalles de un combinado que ya imaginaba como Campeón del Mundo y que le daría la más grande alegría al futbol mexicano. El técnico Campeón del Mundial Sub-17 abrió las puertas de su casa para recibir a Medio Tiempo y a través de él, brindar con todos los aficionados que vibraron en aquella tarde del 10 de julio y de paso desearles un 2012 todavía mejor de lo que resultaron los últimos 12 meses. "Hace un año me imaginaba Campeón, eso sí. Después nunca puedes creer o visualizar que puede pasar, lo primero era pensar en ser Campeones, en encontrar la forma para lograrlo. Hace un año ya soñábamos en ser Campeones", dijo. A diferencia del año pasado cuando recibió el 2011 fuera de casa, Gutiérrez celebrará la llegada del 2012 en calidad de "local" y disfrutando del tradicional bacalao y los romeritos que son sus platillos favoritos, pero también con la satisfacción de haber saldado una deuda personal. "Lo mejor de todo es haberlo podido compartir con todo México porque yo tuve una celebración como jugador en el 93 cuando regresamos de Copa América, en un paseo que fue increíble y ahí me quedé en deuda con la gente porque pensaba que era impresionante como festejaban y sólo quedamos en segundo lugar. "Por eso saldé una deuda personal, el haber obtenido este campeonato fue una satisfacción doble de aquella vez con lo que esperaba la gente de nosotros y haberles podido cumplir esa parte, me deja más tranquilo. Es un sueño hecho realidad compartido con todo México", sentenció. LAS UVAS DEL"POTRO"

El "Potro" no dudó en recordar los últimos momentos del 2010, aquellos en los que las campanadas advierten la llegada de un nuevo ciclo y que despiden los últimos segundos del pasado reciente, esos en los que las uvas se convierten en deseos, muchas veces hechos realidad como sucedió en esta ocasión.

"Le dediqué como unas tres (uvas a ser Campeón del Mundo), por lo menos dos fueron para tener la posibilidad de obtener este campeonato", comentó entre risas al tiempo que calificó como imborrable el recuerdo. "Como entrenador es obvio (que es el mejor año), aunque he tenido la fortuna de ser Campeón en casi todos los proyectos que me han ofrecido, pero como entrenador el haber obtenido el título Sub-17 te marca, va a quedar imborrable, este 2011 fue muy bonito para todos", mencionó. LOS DESEOS PARA 2012 Ahora ya con la mente puesta en el siguiente reto que será alzar el título del mundo Sub-17 fuera de México, el timonel Campeón del orbe expresa sus deseos para el año venidero. "Siempre que haya salud, mucho amor, que les vaya bien en sus proyectos; y después vas más a lo personal, que nos vaya bien en el año que va a ser de intensa actividad para las Selecciones, que no se lesione nadie, que mis hijos sigan creciendo bien y pues serían esos en mi lista", finaliza para luego levantar la copa, cargar la medalla que lo acredita como el mejor del mundo a nivel infantil y esperar más éxitos en el 2012.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×