Como Cabañas, hay otros ‘milagros’ deportivos

El sueño de Salvador Cabañas se hizo realidad. Contra todo pronóstico el delantero paraguayo regresará a las canchas tras recibir un balazo en la cabeza, en un caso que se agrega a los grandes...
El sueño de Salvador Cabañas se hizo realidad. Contra todo pronóstico el delantero paraguayo regresará a las canchas tras recibir un balazo en la cabeza, en un caso que se agrega a los grandes milagros en la historia del deporte.
 El sueño de Salvador Cabañas se hizo realidad. Contra todo pronóstico el delantero paraguayo regresará a las canchas tras recibir un balazo en la cabeza, en un caso que se agrega a los grandes milagros en la historia del deporte.
Ciudad de México -
  • Automovilismo y ciclismo han sido parte de los milagros
  • Diversas enfermedades han provocado los "retiros"

El sueño de Salvador Cabañas se hizo realidad. Contra todo pronóstico el delantero paraguayo regresará a las canchas tras recibir un balazo en la cabeza, en un caso que se agrega a los grandes milagros en la historia del deporte.   ALEX ZANARDI El 15 de septiembre del 2001 marcó la vida del piloto italiano, Alex Zanardi. Aquella tarde en el EuroSpeedway de Lausitz, Alemania, el multicampeón de la serie Champ Car sufrió un accidente que estuvo a punto de terminar con su vida y para muchos su carrera, aunque para él no fue así. Durante la carrera en tierras europeas, Zanardi perdió el control de su vehículo y fue impactado por Alex Tagliani. El choque fue justo en las piernas del piloto, lo que provocó que le fueran amputadas ambas extremidades, pero no su ilusión por competir y manejar. Pasaron los años, llevó a cabo su rehabilitación y el milagro se volvió a cumplir. Zanardi volvió a correr en el Campeonato Europeo de Turismos y en 2006 se le presentó la oportunidad de girar un Fórmula 1 lo que redondeó un impensado regreso a las pistas.   ALBERTO CONTADOR El ciclista español sufrió en 2004 un grave accidente en la Vuelta a Asturias ocasionado por una cavernoma cerebral. Mientras se disputaba la primera etapa de la competición, los ojos se le pusieron en blanco y comenzó a sufrir convulsiones, producto de una cavermola cerebral. El ciclista tuvo una fuerte caída y tras cinco horas de operación, le pusieron dos placas de titalio y 70 grapas en su cuero cabelludo de oreja a oreja. En 2005, Contador volvió a subirse a una bicicleta y ganó la primer competición que disputó, el Tour Down Under, en Australia. Después de eso, su carrera ha seguido en progreso, ganando en tres ocasiones el Tour de France y en dos el Giro de Italia.   LANCE ARMSTRONG Fue en 1996 cuando el ciclista más exitoso en la historia del deporte se encontró con su prueba más importante. Ese año, Lance Armstrong fue diagnosticado con cáncer de testicular que incluía metástasis en los pulmones y en el cerebro, por lo que más allá de su carrera, su vida estaba en peligro. Tras un tratamiento que incluyó que le extirparan uno de los testículos, Armstrong volvió a subirse a una bicicleta en 1998. Sin embargo, la fuerza mental y el convencimiento del Director del equipo US Postal en el que competía lo llevaron a tomar parte del Tour de Francia en 1999. Pese a que todo estaba en su contra, el ciclista estadounidense terminó por llevarse el título en ese año, y que a la postre representaría el primero de siete consecutivos.   MONIQUE VAN DER VORST Uno de los casos más asombrosos es el de la holandesa Monique van der Vorst, quien era una destacada atleta de hockey sobre pasto a los 13 años, pero siempre se torcía un tobillo. Se le realizó una operación para corregir el problema pero todo salió mal al grado de que no podía mover la pierna, incluso al año siguiente tampoco la otra pierna. A los 15 años redescubrió la alegría por competir, al disputar una carrera de manociclo. Compitió en los Juegos Paralímpicos de Beijing 2008 y ganó dos medallas de Plata, a pesar de haber sido atropellada meses antes por un automóvil. Curiosamente fue con otro accidente que la recuperación de sus piernas comenzó. Un ciclista la chocó por detrás en una carrera. El impacto la arrojó al suelo, y sus piernas empezaron a moverse con espasmos. Monique logró ponerse de pie y a pesar de ver frustrada su ilusión de competir en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, una nueva luz se presentó en su camino. En noviembre de 2011, el equipo Rabobank anunció que Van der Vorst se integraría a sus filas para competir de manera profesional.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×