Invasión Rayada en el campo del Estadio Tecnológico

Todo era paz y fiesta en las tribunas del ITESM hasta que se desbordó la pasión al invadir el terreno de juego justo cuando los suplentes bajo la mirada de Víctor Vucetich realizaban los últimos...
Todo era paz y fiesta en las tribunas del ITESM hasta que se desbordó la pasión al invadir el terreno de juego justo cuando los suplentes bajo la mirada de Víctor Vucetich realizaban los últimos ejercicios.
 Todo era paz y fiesta en las tribunas del ITESM hasta que se desbordó la pasión al invadir el terreno de juego justo cuando los suplentes bajo la mirada de Víctor Vucetich realizaban los últimos ejercicios.  (Foto: Alejandro Martínez)
Monterrey, Nuevo León, México -
  • Los aficionados ingresaron al campo cuando estaba por culminar el entrenamiento

Aprovechando el puente del Aniversario de la Constitución Mexicana, la afición rayada acudió en gran proporción, más de 10 mil aficionados, que se dieron cita para apoyar en el Tecnológico al equipo de sus amores.   Favor de actualizar flashplayer

Todo era paz y fiesta en las tribunas del ITESM hasta que se desbordó la pasión al invadir el terreno de juego justo cuando los suplentes bajo la mirada de Víctor Vucetich realizaban los últimos ejercicios.   El caos se desató  en uno de los últimos accesos de numerado, donde por la rampas la gente  empezó a brincarse al terreno de juego para estar ahí justo donde juegan sus ídolos todos los sábados, dos guardias en ese acceso poco pudieron hacer para evitarlo.   Debido a la poca seguridad, en principio solo 10 elementos de la Policía Municipal, más aproximadamente menos 20 elementos de Seguridad Privada, el caos tardó en calmarse hasta que tuvieron que reforzar la zona con 40 elementos más de la Municipal de Monterrey. Los suplentes eran los únicos que estaban todavía en el campo cuando la pasión Rayada se desbordó, Humberto “Chupete” Suazo estaba con ellos y fue rodeado por la multitud y recorrió todo el campo dejándose querer. El andino tardó aproximadamente  10 minutos en realizar su trayecto hacia los vestidores, el chileno tropezó en un instante pero se levantó sin problemas, el público no se cansaba de apapacharlo. La gente rayada en el campó se divertía en grande, no dejaba de tomarse fotos o videos, hasta algunos hinchadas tomaron posesión de las porterías, lugar que hicieron idóneo para  ondeaban sus banderas. Para destacar, el grueso de la Barra de la Adicción, fueron los únicos que no fueron parte de esta invasión ya que se quedaron en la tribuna cantando y viendo todo desde lejos. Darío Carreño fue otro jugador de los que no se escapó del cariño de la gente ya que también por más de 25 minutos la afición lo abordó y el les correspondió el afecto brindándoles fotos y autógrafos para el recuerdo. Pese a todo el desorden que hubo no se reportó ningún lesionado, solamente sí hubo dos aficionados menores de edad que fueron detenidos por haber rayado una portería.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×