El Estadio Omnilife no pesa

Lejos de que el Estadio Omnilife se pudiera convertir en toda una fortaleza, un bastión del territorio tapatío en el cual los rivales dieran por descontados los tres puntos, dejándolos para los...
Lejos de que el Estadio Omnilife se pudiera convertir en toda una fortaleza, un bastión del territorio tapatío en el cual los rivales dieran por descontados los tres puntos, dejándolos para los dueños de la casa, esto se ha vuelto poco probable.
 Lejos de que el Estadio Omnilife se pudiera convertir en toda una fortaleza, un bastión del territorio tapatío en el cual los rivales dieran por descontados los tres puntos, dejándolos para los dueños de la casa, esto se ha vuelto poco probable.  (Foto: Notimex)
Guadalajara, Jalisco, México -
  • La nueva casa del Guadalajara no pesa a su favor

Lejos de que el Estadio Omnilife se pudiera convertir en toda una fortaleza, un bastión del territorio tapatío en el cual los rivales dieran por descontados los tres puntos, dejándolos para los dueños de la casa, esto se ha vuelto, cada vez más, en algo que sigue siendo poco probable.

El próximo 20 de este mes Chivas estará cumpliendo seis meses sin poder ganar un partido oficial en su nuevo estadio, que en julio próximo cumplirá sus dos años de vida.

Como lo vaticinara el técnico de Monarcas, Tomás Boy, al señalar en días anteriores que la cancha sintética “termina afectándole más a Chivas que a los rivales”, pareciera que este síndrome se está cumpliendo y cada juego que pasa es una oportunidad que el Guadalajara pierde para imponer sus condiciones en su nuevo estadio.

La última vez que el Rebaño Sagrado logró ganar en su propio inmueble, fue justamente al equipo que le acaba de derrotar en la Liga, los Rayados del Monterrey, el 20 de agosto del 2011, cuando José Luis Real todavía dirigía los destinos de los Rojiblancos.

Después de aquella victoria, han transcurrido seis meses, y seis partidos oficiales -cinco de Liga y uno de Copa Santander Libertadores- en que el Rebaño Sagrado no logra hacer pesar su nueva casa.

Si bien es cierto que, al tomar las riendas del equipo, el anterior estratega, Fernando Quirarte, pudo llevar a Chivas a la victoria jugando como local, pero eso ocurrió cuando tuvo un éxodo de regreso al Estadio Jalisco, durante el periodo en el que el Omnilife se encontraba ocupado por los Juegos Panamericanos del año anterior.

En su breve mudanza al Jalisco, Chivas ganó dos partidos, y perdió uno, además de empatar en ese mismo estadio frente al Atlas, donde jugó como visitante en lo administrativo.

Pero a su regreso, tres empates y tres derrotas -entre las cuales se contabiliza el empate en la Copa Santander Libertadores, ante el Deportivo Quito- es lo que Chivas ha podido sembrar, sin conseguir reencontrarse con la victoria jugando como local.

El hecho es que desde que Chivas ganó su último encuentro en el imponente estadio del Periférico, se fueron dos técnicos, y han transcurrido casi seis meses desde que los Rojiblancos no saben lo que es festejar la obtención de los tres puntos en su inmueble, que tuvo un costo mayor a los dos mil millones de pesos y que a pesar de la gran inversión, no juega su papel en la localía del equipo más popular del país.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×