Permanecer, el reto de Ricardo La Volpe

A los 60 años de edad, Ricardo La Volpe llega al Atlante para intentar reverdecer. El argentino tendrá como principal reto rescatar al equipo azulgrana del fondo de la Tabla del Descenso,...
 A los 60 años de edad, Ricardo La Volpe llega al Atlante para intentar reverdecer. El argentino tendrá como principal reto rescatar al equipo azulgrana del fondo de la Tabla del Descenso, imaginarlo en Liguilla y aguantar ahí el año.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • En los últimos seis años, La Volpe ha sido contratado por siete equipos
  • Al Atlante llega por un año, lapso que tras el 2006 sólo cumplió con el Monterrey

A los 60 años de edad, Ricardo La Volpe llega al Atlante para intentar reverdecer. Quien hiciera Campeón a los Potros en 1993 tendrá como principal reto rescatar al equipo azulgrana del fondo de la Tabla del Descenso, imaginarlo en Liguilla, pero sobre todo aguantar ahí el año para el que fue contratado. El récord del “Bigotón” en los últimos seis años está lleno de episodios inconclusos: 88 días duró con Boca Juniors, apenas 14 partidos en Banfield, con Vélez Sarsfield estuvo seis meses, además de que con la Selección de Costa Rica no duró ni un año, a pesar de que el objetivo era que llegara a Brasil 2014. Además, con Monterrey apenas cumplió el año y en Atlas 11 meses para buscar otros horizontes donde le cumplieran las exigencias. “Sabe mucho pero no se comunica bien con los jugadores y eso genera mal ambiente. Te trataba mal, pero por suerte nadie reaccionó”, expresó uno de sus pupilos en Banfield, Diego de Souza, cuando la salida del “Bigotón” estaba por confirmarse en diciembre del 2011. Con 29 años de carrera como entrenador, el argentino ha reconocido que su ideal ahora es ser directivo pero que todavía no le han ofrecido el puesto. CON ESE DESEO ALTERNO LLEGA AL ATLANTE La Volpe fue un Director Técnico prematuro, ya que debutó en los banquillos apenas a los 31 años de edad, cuando en 1983 le encomendaron al Oaxtepec, equipo en el que apenas se había retirado como jugador y donde fue compañero de Luis Fernando Tena y Víctor Manuel Vucetich. Tras dirigir dos años al equipo morelense tuvo su primera oportunidad con los Potros en 1988, pero sólo duró un año porque emigró a Chivas y luego al Querétaro para volver al Atlante en 1991 y durar ahí hasta 1996. Un paso frustrante por el América antecedió a sus grandes épocas con Atlas y luego con Toluca para de ahí llegar a la Selección Mexicana y permanecer todo el ciclo mundialista hasta Alemania 2006. Sin embargo, después de la Copa del Mundo comenzó su declive porque en Boca Juniors, que tomó a medio Apertura 2006, se le fue el título que los Xeneizes tenían en la bolsa, cuando contaban con cuatro puntos de ventaja con seis por disputarse. De Vélez renunció a tres jornadas de que terminara el Apertura 2007 argentino por falta de resultados, pero de inmediato encontró acomodo en el Monterrey, del que partió al año por diferencias económicas, una semana antes de arrancar el Clausura 2009. Esta última campaña la dirigió en Atlas, pero se fue 11 meses después de poco éxito, tras conseguir sólo 39 puntos de 96 posibles. Del combinado “tico” dijo adiós al justificar falta de entendimiento y dificultades para desarrollar su proyecto, mientras que en Banfield le dieron las gracias tras dejar al equipo en el último lugar de la Tabla. “Aprendí a no tirarme al agua, al final fui un tarado al agarrar a este equipo”. Con esa frase se despidió del "Taladro", equipo que en 1971 lo debutó como portero, posición que desempeñaba, aunque como tercera opción, cuando fue Campeón del Mundial Argentina 1978. Precoz en cada uno de sus últimos clubes, La Volpe tiene el reto de aguantar el año que fue contratado por el Atlante y quizás aspirar a permanecer por más tiempo para demostrar que, efectivamente, aprendió a no tirarse al agua.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×