Efraín Juárez sigue los pasos de Hugo Sánchez y Luis García

La llegada de Efraín Juárez al América tiene tintes históricos de una negociación que hace desempolvar la memoria.
 La llegada de Efraín Juárez al América tiene tintes históricos de una negociación que hace desempolvar la memoria.
Ciudad de México -
  • Efraín también surgió de la Cantera de los Pumas, se fue a Europa y en su regreso al futbol mexicano se viste de americanista
  • Enrique Borja, García Aspe Braulio Luna y Adolfo Ríos, otros jugadores que jugaron para Pumas y América

La llegada de Efraín Juárez al América tiene tintes históricos de una negociación que hace desempolvar la memoria. Si bien hombres como Enrique Borja, Alfonso Portugal, Braulio Luna, Raúl Salinas, Cristian Ramírez, Oswaldo Castro, entre otros ya han vestido ambas camisetas, la forma como Juárez llega a las Águilas sólo ha sido precedida por dos hombres. Hugo Sánchez y Luis García tienen la característica de haber surgido de las Fuerzas Básicas de los Pumas, haber emigrado al futbol europeo y luego regresar a México para enfundarse en la playera azulcrema, libreto que hoy se repite con la llegada de Efraín Juárez a Coapa. Tras jugar cinco campañas en los Pumas, lograr dos títulos de Liga y un campeonato de goleo, Hugo Sánchez Márquez emigró al futbol europeo para firmar con el Atlético de Madrid en la temporada 1981-82 donde comenzó a forjar la historia del que hasta el momento es, el mejor jugador mexicano en la historia. Cuatro temporadas con los colchoneros le valieron para llegar al Real Madrid, escuadra con la que participó entre la campaña 1985-86 y 1991-92, es decir, siete temporadas en las que se convirtió en "Pentapichichi" e impuso récord de goles en una temporada. Fue en el verano de 1992 cuando Hugo Sánchez arregló su regreso al futbol mexicano para enrolarse en las filas del América, equipo con el que participó sólo una temporada, consiguiendo 11 goles en 29 partidos para luego regresar a España con el Rayo Vallecano en lo que sería el comienzo del final de su carrera. Luis García Postigo vivió lo mismo. El delantero mexicano jugó en el cuadro universitario entre 1986 y 1991 para luego llegar al Atlético de Madrid en donde jugó dos temporadas y ser cedido a la Real Sociedad de San Sebastián, club con el que sólo estuvo un año. Tras cumplir tres campañas en España, García Postigo regresó a México con las Águilas del América, equipo con el que participó entre 1995 y 1997. Si bien la historia de Alberto García Aspe es muy similar no se fue al futbol de otro país directamente de los Pumas. El volante zurdo surgió de la cantera auriazul para luego pasar a los Rayos del Necaxa y tras una buena Copa del Mundo en 1994 ser prestado al River Plate de Argentina. Tras la experiencia de seis meses en el futbol sudamericano, el “Beto” regresó a México con el Necaxa y tras dos años ser traspasado al América para jugar cuatro torneos entre 1997 y 1999. Efraín Juárez llegará al América tras dos años fuera del balompié azteca, pues luego del Mundial de Sudáfrica 2010 el ex jugador de los Pumas fue vendido al Celtic de Glasgow, con quien firmó tres años, pero no pudo consolidarse por lo que fue prestado un año al Zaragoza de España bajo el mando de Javier Aguirre. Tras seis meses en los que el cuadro maño se ubicó en la última posición de la Liga ibérica y la salida del “Vasco” Aguirre, el préstamo de Juárez fue rescindido para habilitar la plaza de extracomunitario que ocupaba por lo que debió regresar al cuadro escocés con el simplemente no tuvo participación, a pesar de haber ganado el título. Hugo y Luis García no brillaron como en su momento la dirigencia americanista esperaba, ahora Efraín tratará de lograr lo que ninguno de ellos hizo en su regreso al balompié nacional: ser campeón con las Águilas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×